Pri­me­ra Mirada Li­de­raz­go en­ca­pu­cha­do

Pulso - - Intro - AL­BER­TO LÓPEZ-HER­MI­DA— Aca­dé­mi­co Uni­ver­si­dad de los An­des

T—por

RAS LO ocu­rri­do el 21 de ma­yo den­tro del Con­gre­so y en las ca­lles de Val­pa­raí­so, ha que­da­do en evi­den­cia que nun­ca an­tes des­de recuperada la de­mo­cra­cia he­mos es­ta­do tan huér­fa­nos de li­de­raz­go. Y es­to lo so­bre­lle­va, par­ti­cu­lar­men­te, nues­tra ju­ven­tud, esa que na­ció en el me­jor mo­men­to del país y que, al no po­der -ni que­rer- ima­gi­nar­se lo que vi­vie­ron sus abue­los, se con­for­ma con pro­ta­go­ni­zar epi­so­dios ais­la­dos más que por vol­car­se a hil­va­nar bio­gra­fías sig­ni­fi­ca­ti­vas. No hay per­so­na, ni mo­men­to, ni lu­gar que pa­rez­ca más po­de­ro­so que el ca­pri­cho im­pú­ber dis­fra­za­do de re­bel­día ideo­ló­gi­ca que con­ta­gia a par­te de nues­tros jó­ve­nes. El uni­for­ma­do de fies­ta, el lu­to na­cio­nal por la muer­te de un ex Pre­si­den­te o un mo­nu­men­to na­cio­nal son hoy opor­tu­ni­da­des pa­ra el ba­ru­llo más que pa­ra el amor a la Pa­tria. No hay Día del Pa­tri­mo­nio que bo­rre el que un gru­po de ado­les­cen­tes en­tre a La Mo­ne­da en­cu­brien­do su iden­ti­dad pa­ra ma­ni­fes­tar­se en el co­ra­zón de un país que -al me­nos en los pa­pe­les- si­gue sien­do fuer­te­men­te pre­si­den­cia­lis­ta y re­pu­bli­cano. Es la de­mos­tra­ción em­pí­ri­ca de una pér­di­da ab­so­lu­ta del res­pe­to, pe­ro a la vez la mues­tra cla­ra de una sen­sa­ción ab­so­lu­ta de im­pu­ni­dad. Pa­ra mu­chos de esos efe­bos, las imá­ge­nes del Pa­la­cio co­mo es­ce­na­rio de una ba­ta­lla en­tre com­pa­trio­tas a co­mien­zos de los 70 de­ben ser de igual va­lía que las del úl­ti­mo vi­deo­jue­go de mo­da. La res­pon­sa­bi­li­dad de se­me­jan­te va­cío, des­de lue­go, no es ex­clu­si­va de esos mo­zos. Las se­ña­les que se les han da­do son con­fu­sas. Mien­tras la Pre­si­den­ta da­ba cuen­ta del es­ta­do de la Na­ción, dos dipu­tados de esos que quie­ren es­tar en to­das y que­dar bien con to­dos, lle­ga­ron ja­dean­do, lue­go de par­ti­ci­par de la mis­ma ma­ni­fes­ta­ción que de­ja­ría un com­pa­trio­ta muer­to, nin­gún res­pon­sa­ble con­de­na­do, pe­ro mi­les de tweets llo­ro­sos de par­te de las au­to­ri­da­des, co­mo si ser tren­ding to­pic de­vol­vie­ra los la­ti­dos del co­ra­zón a Eduardo La­ra. Los ros­tros cu­bier­tos no pa­re­cen ser el ma­yor de los pro­ble­mas. Pa­re­cen ser­lo esos co­ra­zo­nes en­ca­pu­cha­dos que le te­men a en­fren­tar res­pon­sa­bi­li­da­des y to­le­rar de­be­res. El es­ce­na­rio es­tá ser­vi­do pa­ra la irrup­ción de nue­vos li­de­raz­gos que ha­brá que ana­li­zar en de­ta­lle. Lo ocu­rri­do con Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca en los úl­ti­mos días exi­ge efec­ti­va­men­te exa­mi­nar la au­ten­ti­ci­dad de ini­cia­ti­vas per­so­na­les de quie­nes no tie­nen más vir­tud que la de ha­ber apro­ve­cha­do la co­di­cia cie­ga de la Nue­va Ma­yo­ría.

@al­ber­to­pe­dro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.