Cas­ti­go tri­bu­ta­rio a in­ver­sión so­cial

Pulso - - Opinion - IG­NA­CIO LARRAECHEA

EL PA­RA­DIG­MA de la sos­te­ni­bi­li­dad se va plas­man­do ca­da vez con ma­yor fuer­za en las gran­des com­pa­ñías. Y es­to sig­ni­fi­ca que el pro­pó­si­to de los ne­go­cios se es­tá re­for­mu­lan­do: de bus­car so­lo la ren­ta­bi­li­dad de los ac­cio­nis­tas va mu­tan­do al ob­je­ti­vo de ge­ne­rar va­lor con y pa­ra los dis­tin­tos sta­kehol­ders. Es­to ex­pli­ca por­qué hoy los di­rec­to­rios es­tán tan preo­cu­pa­dos de op­ti­mi­zar la “in­ver­sión so­cial” pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las co­mu­ni­da­des que cons­ti­tu­yen su en­torno. En es­te nue­vo es­ce­na­rio, co­mien­za a apa­re­cer co­mo anacró­ni­co el cri­te­rio tra­di­cio­nal de “gas­to ne­ce­sa­rio pa­ra pro­du­cir ren­ta” que ma­ne­ja el SII pa­ra de­fi­nir el tra­ta­mien­to tri­bu­ta­rio de cier­tos gas­tos. Cuan­do pre­do­mi­na­ba el con­cep­to fi­lan­tró­pi­co de RSE, pa­re­cía nor­mal que el apor­te de una em­pre­sa a un pro­yec­to so­cial fue­ra tra­ta­do de igual ma­ne­ra que una do­na­ción per­so­nal del due­ño de la em­pre­sa, es de­cir, “pe­na­li­za­do” con un im­pues­to úni­co de 35%, im­pues­to que au­men­ta­rá a 40% a par­tir de 2017. Por el con­tra­rio, ba­jo el pa­ra­dig­ma de la sos­te­ni­bi­li­dad, las ac­cio­nes im­ple­men­ta­das en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad apun­tan al co­re bu­si­ness. Ac­tual­men­te, las em­pre­sas so­lo pue­den be­ne­fi­ciar­se en el ca­so de do­na­cio­nes efec­tua­das ba­jo al­gu­na de las le­yes es­pe­cia­les de do­na­ción que es­ta­ble­cen fran­qui­cias o be­ne­fi­cios tri­bu­ta­rios pa­ra el do­nan­te o de al­gu­nas nor­mas tran­si­to­rias. Co­mo co­mu­ni­dad de em­pre­sas com­pro­me­ti­das con el desa­rro­llo sos­te­ni­ble, en Ac­ción as­pi­ra­mos a ini­ciar un diá­lo­go con las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes orien­ta­do a bus­car pun­tos de acuer­do so­bre es­ta ma­te­ria, en aras de mo­der­ni­zar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Tam­bién es ne­ce­sa­rio in­sis­tir en que, des­de la mirada de la sos­te­ni­bi­li­dad, las em­pre­sas no bus­can con es­to un tra­ta­mien­to tri­bu­ta­rio que pre­mie cual­quier gas­to de ma­ne­ra in­dis­cri­mi­na­da. Por el con­tra­rio, es­ta con­ver­sa­ción de­be apun­tar al co­mún ob­je­ti­vo de in­cen­ti­var una in­ver­sión so­cial efec­ti­va por par­te de las em­pre­sas, com­pro­me­ti­da con im­pac­tos con­cre­tos y en el mar­co de una ac­ti­va co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da que in­vo­lu­cre a las em­pre­sas, a los or­ga­nis­mos del Es­ta­do y a las co­mu­ni­da­des.

El au­tor es ge­ren­te ge­ne­ral de Ac­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.