Lo­re­na Fries, no di­vi­da más a Chi­le,

¿En­ten­de­rá la se­ño­ra Fries que ella se ha cons­ti­tui­do en una per­so­na in­gra­ta? No la quie­re ni un so­lo ca­ra­bi­ne­ro en Chi­le. Su per­so­na en­ca­be­za­ría cual­quier ran­king de per­so­na­jes inamis­to­sos.

Pulso - - Front Page - por An­drés Mon­te­ro

EL INDH (Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos) es un or­ga­nis­mo del Es­ta­do, di­ri­gi­do por Lo­re­na Fries, abo­ga­da de la Uni­ver­si­dad de Chi­le -que es­tu­dió con cré­di­to fis­cal aun­que sus pa­dres eran aco­mo­da­dos-, na­ci­da en Sui­za, mi­li­tan­te so­cia­lis­ta, con sa­la­rio men­sual de más de $7 mi­llo­nes más viá­ti­cos. Se con­si­de­ra fe­mi­nis­ta y se­gún de­cla­ró a La Ter­ce­ra en 2013, pa­ra su fa­mi­lia ella es “la ove­ja ne­gra”. Los úl­ti­mos me­ses han es­ta­do pla­ga­dos de ac­tua­cio­nes del INDH en las cua­les se ha cri­ti­ca­do el ac­cio­nar de Carabineros de Chi­le. La iz­quier­da du­ra tie­ne a una alia­da pa­ra “de­nun­ciar” atro­pe­llos a los “de­re­chos hu­ma­nos” de so­lo un sec­tor de la sociedad.

Es­te ins­ti­tu­to pre­ten­de lle­var a Chi­le a “es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les” en ma­te­ria de DDHH. La se­ño­ra Fries es una per­so­na que ge­ne­ra al­tos ni­ve­les de re­cha­zo en la ma­yo­ría de la po­bla­ción. En efec­to, Carabineros de Chi­le ha de­bi­do so­por­tar du­ran­te un lar­go pe­río­do ofen­sas, in­com­pren­sio­nes y fal­tas de res­pe­to. Co­mo Carabineros de Chi­le es un or­ga­nis­mo no de­li­be­ran­te de­pen­dien­te de la au­to­ri­dad política, no pue­de de­fen­der­se de­bi­da­men­te, pues es­tá fren­te a un en­te acu­sa­dor que no res­pe­ta có­di­gos mí­ni­mos de dis­cre­ción. ¿En­ten­de­rá la se­ño­ra Fries que ella se ha cons­ti­tui­do en una per­so­na in­gra­ta? No la quie­re ni un ca­ra­bi­ne­ro en Chi­le. La gen­te del cam­po, so­bre to­do de la Arau­ca­nía, ha si­do tes­ti­go de un dis­cur­so par­cial del INDH -so­lo mo­ri­ge­ra­do en los úl­ti­mos días-, en es­pe­cial en lo re­fe­ri­do a ocu­pa­cio­nes ile­ga­les y vio­len­tas di­ri­gi­das mu­chas ve­ces por ex­tran­je­ros y am­pa­ra­das o jus­ti­fi­ca­das por la iz­quier­da. En con­se­cuen­cia, en el cam­po chi­leno a Fries tam­po­co la quie­ren. En las ciu­da­des, víc­ti­mas de la de­lin­cuen­cia, el INDH ha si­do siem­pre más de­fen­sor de los de­re­chos de los de­lin­cuen­tes que de las víc­ti­mas, sen­sa­ción com­par­ti­da por la ma­yo­ría de la po­bla­ción. Por lo an­te­rior, la gen­te co­mún de las ciu­da­des y pue­blos que quie­re vi­vir en paz tam­po­co le tie­ne ca­ri­ño a la se­ño­ra Fries. Es­te ciu­da­dano res­pe­tuo­sa­men­te le re­co­mien­da que al fi­na­li­zar su pe­río­do al man­do del INDH, y coin­ci­dien­do con su vo­ca­ción de res­pe­to a los DDHH, ella po­dría ex­plo­rar opor­tu­ni­da­des pro­fe­sio­na­les en Su­dán o en So­ma­lía, paí­ses don­de los DDHH son vio­la­dos a dia­rio con con­se­cuen­cias de­vas­ta­do­ras.

La ma­yo­ría de las en­cues­tas de opi­nión ubi­ca cons­tan­te­men­te a Carabineros de Chi­le co­mo una de las ins­ti­tu­cio­nes más res­pe­ta­das y queridas. En con­tras­te, su per­so­na en­ca­be­za­ría cual­quier ran­king re­fe­ri­do a per­so­na­jes inamis­to­sos y que ge­ne­ran gran di­vi­sión y re­cha­zo den­tro de Chi­le. Cier­ta­men­te, us­ted es li­bre de vi­vir en Chi­le o en cual­quier otro país, a di­fe­ren­cia de quie­nes vi­vían has­ta ha­ce no mu­cho en los paí­ses tras la Cor­ti­na de Hie­rro, no muy le­jos de su Sui­za na­tal y di­ri­gi­dos por je­rar­cas de su mis­ma ideo­lo­gía so­cia­lis­ta.

Su nom­bre ha so­na­do fuer­te co­mo po­si­ble pri­me­ra sub­se­cre­ta­ria de DDHH, lo que de con­cre­tar­se se­ría un fuer­te gol­pe a nues­tra con­vi­ven­cia in­ter­na y a quie­nes na­ci­mos en es­ta tie­rra y ad­mi­ra­mos el tra­ba­jo si­len­cio­so y mu­chas ve­ces in­com­pren­di­do de nues­tros carabineros. Co­mo es­ta­mos en un país li­bre, gra­cias a nues­tras FFAA y de Or­den, si us­ted no desea cam­biar de re­si­den­cia a otro país, po­dría en­trar de lleno en la política y pos­tu­lar a al­gún car­go de elec­ción po­pu­lar, pe­ro por fa­vor no di­vi­da más a Chi­le des­de el INDH. Cuan­do uno ejer­ce un car­go pú­bli­co, co­mo res­pon­sa­ble de un or­ga­nis­mo au­tó­no­mo, con con­se­je­ros de ori­gen trans­ver­sal, la pru­den­cia es esen­cial. En su ca­so, se­ño­ra Fries, us­ted ha des­cui­da­do la for­ma y el fon­do. Las reac­cio­nes de mi­les es­tán a la vis­ta.

AN­DRÉS MON­TE­RO J.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.