Wi­lliams Dá­vi­la, dipu­tado: “Ma­du­ro ya no pue­de ta­par el sol con un de­do”

Pulso - - En Portada - F.GUE­RRE­RO FRAN­CIS­CA GUE­RRE­RO G.

— Par­te de las ra­zo­nes que im­pul­sa­ron la in­vo­ca­ción de la Car­ta De­mo­crá­ti­ca en Ve­ne­zue­la tie­nen que ver con el per­sis­ten­te re­tra­so del re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio por par­te del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral (CNE) y en me­dio de la cri­sis su pre­si­den­ta, Ti­bi­say Lu­ce­na, op­tó por via­jar a Pe­rú co­mo miem­bro de una mi­sión de ob­ser­va­do­res pa­ra la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral.

“Sa­tis­fe­cha por el re­ci­bi­mien­to que nos han brin­da­do en nues­tra pa­tria her­ma­na del Pe­rú. En­tre­la­zan­do nues­tra de­mo­cra­cia en Amé­ri­ca La­ti­na”, ex­pre­só Lu­ce­na en Twit­ter, tras su arri­bo a Lima.

La vi­si­ta to­mó por sor­pre­sa a los pe­rua­nos. De he­cho uno de sus par­la­men­ta­rios, Jorge del Castillo, cues­tio­nó la le­gi­ti­mi­dad de la ob­ser­va­do­ra. “No pue­den man­dar­nos a una ob­ser­va­do­ra de pro­ce­sos elec­to­ra­les tan cues­tio­na­da. Ella es­tá cues­tio­na­da por un frau­de en el vo­to elec­tró­ni­co”, in­di­có.

La si­tua­ción obli­gó el pro­nun­cia­mien­to de la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Pro­ce­sos Elec­to­ra­les (ONPE) de Pe­rú, que emi­tió un co­mu­ni­ca­do in­di­can­do que ellos “tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad cons­ti­tu­cio­nal de or­ga­ni­zar el pro­ce­so elec­to­ral y no es par­te de sus fun­cio­nes con­vo­car a las mi­sio­nes de ob­ser­va­ción in­ter­na­cio­nal”.

To­do es­to a po­cos días de la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del do­min­go, en las que se en­fren­ta­rán Kei­ko Fu­ji­mo­ri y Pedro Pa­blo Kuczyns­ki, dos can­di­da­tos con pro­gra­mas eco­nó­mi­cos que tie­nen tran­qui­los a los mer­ca­dos.

Sin em­bar­go, las ten­sio­nes en la so­cie­dad pe­rua­na se sien­ten en las ca­lles, par­ti­cu­lar­men­te con las ma­ni­fes­ta­cio­nes en con­tra de la hi­ja del en­car­ce­la­do ex pre­si­den­te, Al­ber­to Fu­ji­mo­ri.

Pe­se a es­to, Kei­ko lle­ga co­mo fa­vo­ri­ta a la rec­ta fi­nal, luego de que las úl­ti­mas en­cues­tas le die­ran una ven­ta­ja más am­plia fren­te al can­di­da­to de la coa­li­ción Pe­rua­nos por el Kam­bio.

ONPE. La au­to­ri­dad elec­to­ral pe­rua­na tu­vo que acla­rar que ellos no eli­gen a los ob­ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les. — Los ojos de to­do el mun­do es­tán pues­tos en Ve­ne­zue­la y no hay for­ma de que el pue­blo que­de ais­la­do, ase­gu­ra el dipu­tado ve­ne­zo­lano opo­si­tor Wi­lliams Dá­vi­la, quien va­lo­ra la in­ter­ven­ción de la OEA, que pa­ra él re­pre­sen­ta el es­pa­cio más le­gí­ti­mo pa­ra el diá­lo­go en Amé­ri­ca.

¿Qué le ha pa­re­ci­do la reac­ción del pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro an­te la Car­ta De­mo­crá­ti­ca?

— Es­ta es una he­rra­mien­ta del de­re­cho ame­ri­cano y el go­bierno la quie­re es­tig­ma­ti­zar co­mo si se tra­ta­ra de un ins­tru­men­to de in­je­ren­cia e in­ter­ven­ción. El Pre­si­den­te di­jo que iba a de­man­dar a la di­rec­ti­va de la Asam­blea Na­cio­nal por trai­ción a la pa­tria y por­que es­ta­ba usur­pan­do sus fun­cio­nes en ma­te­ria de po­lí­ti­ca ex­te­rior.

La de­ter­mi­na­ción de la OEA lla­mó la aten­ción a ni­vel mun­dial, ¿cam­bia por sí so­la el pa­no­ra­ma?

— Lo que se es­tá plan­tea­do es sim­ple­men­te con­vo­car al Con­se­jo Per­ma­nen­te, con lo que se pro­du­ce un de­ba­te po­lí­ti­co, por­que ya hoy día la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal es­tá preo­cu­pa­da por lo que es­tá su­ce­dien­do en Ve­ne­zue­la. Es un te­ma que tras­cien­de. El G7, la Unión Eu­ro­pea, el Va­ti­cano, el Mer­co­sur, paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos, in­clu­so paí­ses que no es­tán de acuer­do con lo que no­so­tros planteamos, co­mo algunos del AL­BA o Chi­na, to­dos es­tán si­guien­do lo que pa­sa en Ve­ne­zue­la.

El go­bierno de Ma­du­ro ya no pue­de ta­par el sol con un de­do y es­con­der la reali­dad de lo que es­tá pa­san­do en Ve­ne­zue­la, por­que el de­ba­te ya es uni­ver­sal. Es un de­ba­te sobre los de­re­chos hu­ma­nos, lo que tie­ne una ca­te­go­ría de uni­ver­sal, que va mu­cho más allá de esos con­cep­tos de so­be­ra­nías es­tric­tas y ab­so­lu­tis­tas que te­nían an­tes las na­cio­nes.

La car­ta de­mo­crá­ti­ca se in­ser­ta en es­te de­ba­te. No es me­nor que sea la pri­me­ra vez que en la OEA in­vo­can el ar­tícu­lo 20.

¿Qué es­pe­ra con­cre­ta­men­te a par­tir de la Car­ta De­mo­crá­ti­ca?

— A par­tir del de­ba­te que se dé en el Con­se­jo Per­ma­nen­te se to­ma­rán de­ci­sio­nes que de­be­rán ser vo­ta­das pa­ra ac­ti­var me­ca­nis­mos de­mo­crá­ti­cos, mi­sio­nes especiales de la OEA, pa­ra que ven­gan a ver lo que pa­sa en el país co­mo pa­só an­tes en Pa­ra­guay. Si esas ges­tio­nes di­plo­má­ti­cas no dan re­sul­ta­do, el me­ca­nis­mo es­ta­ble­ce la con­vo­ca­to­ria de una se­sión ex­tra­or­di­na­ria de la asam­blea ge­ne­ral de la OEA donde se va a re­que­rir otro ti­po de vo­ta­ción pa­ra de­fi­nir las san­cio­nes, co­mo se­ría la vo­ta­ción de la sus­pen­sión del país de la OEA.

Hay que sub­ra­yar que no es­ta­mos ha­blan­do de un me­ca­nis­mo de in­je­ren­cia, de in­ter­ven­cio­nis­mo mi­li­tar. De eso no se tra­ta aun­que el go­bierno quie­ra que así lo crea la opi­nión pú­bli­ca, lle­ván­do­la a ese dis­cur­so cho­vi­nis­ta que en el fon­do ocul­ta la reali­dad de las vio­la­cio­nes de los de­re­chos so­cia­les, ci­vi­les y po­lí­ti­cos del país.

¿Le preo­cu­pa una sus­pen­sión de Ve­ne­zue­la de la OEA que ter­mi­ne por ais­lar país?

— El que se aís­la es el go­bierno, no el pue­blo de Ve­ne­zue­la. Hay que te­ner cla­ro que es­ta­mos lu­chan­do por los de­re­chos hu­ma­nos. Se aís­la la cla­se bu­ro­crá­ti­ca que es­tá ac­tual­men­te en el país, no Ve­ne­zue­la. La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal es­tá res­pal­dan­do a los ve­ne­zo­la­nos.

¿Es opor­tu­na la in­ter­ven­ción de la OEA o lle­ga al­go tar­de?

— Es muy im­por­tan­te la pre­sen­cia de la OEA en es­ta si­tua­ción, por­que pa­ra no­so­tros es el diá­lo­go ins­ti­tu­cio­nal de Amé­ri­ca.

Yo no sé por qué el go­bierno de Ma­du­ro le tie­ne fo­bia, cuan­do se tra­ta de un or­ga­nis­mo que tie­ne sus raí­ces en el pen­sa­mien­to bo­li­va­ria­nos. Ade­más, hay que te­ner pre­sen­te que no es sólo la OEA. Es UNA­SUR, la CELAC, son to­dos los or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les, re­gio­na­les y su­bre­gio­na­les, es­tán ex­pre­san­do su preo­cu­pa­ción por la si­tua­ción de Ve­ne­zue­la.

¿El go­bierno to­ma­rá no­ta de las pre­sio­nes po­lí­ti­cas que pe­san sobre su go­bierno?

— Es­tá cla­ro que Ma­du­ro se de­be­ría preo­cu­par de las ra­zo­nes por las cua­les to­do el mun­do le es­tá se­ña­lan­do sus erro­res. El pro­ble­ma es que él no quie­re co­rre­gir ni en­de­re­zar la si­tua­ción, sino que quie­re lle­var al país ha­cia un des­gas­te ma­yor.

¿Cuá­les son las ma­te­rias fun­da­men­ta­les en las que es­pe­ra más pre­sión de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal?

— Que se con­vo­que el re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio aho­ra ya y que se abran las com­puer­tas de la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria, por­que hay ofre­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les y el go­bierno los tie­ne tran­ca­dos. En ter­cer lu­gar, que con­jun­ta­men­te en­tre el po­der Eje­cu­ti­vo y Le­gis­la­ti­vo se mo­di­fi­que la de­sig­na­ción y la es­truc­tu­ra del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia. Tam­bién que a la co­mi­sión de la ver­dad se in­cor­po­re un al­to co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das. En quin­to lu­gar que el de­ba­te po­lí­ti­co se de den­tro de los pa­rá­me­tros in­ter­na­cio­na­les. Finalmente, que ha­ya un for­ta­le­ci­mien­to del diá­lo­go en­tre to­dos no­so­tros.

AIS­LA­MIEN­TO “Se aís­la el go­bierno, no el pue­blo ve­ne­zo­lano. Es­ta­mos ha­blan­do de DDHH”.

REAC­CIÓN DE MA­DU­RO “No quie­re co­rre­gir ni en­de­re­zar la si­tua­ción. Quie­re lle­var al país ha­cia un des­gas­te ma­yor”.

PRIO­RI­DA­DES “Que con­vo­quen al re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio y que se abran puer­tas de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.