7 Con­se­jos pa­ra que es­pa­cios pe­que­ños se vean más gran­des

Hay zo­nas del ho­gar que son más es­tre­chas. Pa­ra que se vean más es­pa­cio­sas, una bue­na op­ción es re­ubi­car ob­je­tos, ju­gar con la ilu­mi­na­ción y ele­gir cier­tos co­lo­res que pro­du­cen un efec­to vi­sual de am­pli­tud. Aquí algunos tips.

Pulso - - Evasion - MACARENA ZARHI C.

3 Mue­bles trans­pa­ren­tes

Dar algunos to­ques a los mue­bles, con ele­men­tos que de­jan ver a tra­vés de ellos, es per­fec­to pa­ra pro­vo­car una sen­sa­ción de con­ti­nui­dad en los es­pa­cios, di­ce Daniela Vi­lesky, de The De­co Jour­nal. Lo in­tere­san­te es que vi­sual­men­te pa­re­cie­ra que los mue­bles no es­tu­vie­ran ahí.

Una me­sa de vi­drio y unas si­llas de po­lí­me­ros de bue­na ca­li­dad y trans­pa­ren­tes son la so­lu­ción per­fec­ta pa­ra las ha­bi­ta­cio­nes pe­que­ñas. In­clu­so, los mue­bles gran­des se ven li­ge­ros y no amon­to­nan vi­sual­men­te el es­pa­cio.

2 Es­tan­te­rías de libros en pa­re­des 1 La im­por­tan­cia a la ho­ra de ilu­mi­nar los es­pa­cios

La luz es im­por­tan­te, sobre to­do en los lu­ga­res re­du­ci­dos. “Si un rin­cón no es­tá bien ilu­mi­na­do es un es­pa­cio per­di­do”, ex­pli­ca la de­co­ra­do­ra de in­te­rio­res Ama­lia Gó­mez, de Ai­res. Pa­ra es­to, se recomienda usar una com­bi­na­ción de fo­cos y lám­pa­ras de dis­tin­tos to­nos que no sólo ase­gu­ran que el es­pa­cio es­té bien ilu­mi­na­do, sino que tam­bién da elegancia y cla­ri­dad. Es bá­si­co no uti­li­zar gran­des lám­pa­ras, es­pe­cial­men­te si los te­chos son ba­jos. Tam­bién se pue­de pro­bar con fo­cos que se di­ri­jan la luz ha­cia las pa­re­des y el te­cho, ya que crean es­pa­cio y al­tu­ra.

Las es­tan­te­rías usa­das pa­ra libros pue­den ser una es­tra­te­gia efec­ti­va aal di­vi­dir el es­pa­cio, así co­mo pa­ra ppro­por­cio­nar una sen­sa­ción de am­pli­pli­tud. Al­gu­nas de ellas son fle­xi­bles, por llo que per­mi­ten cam­biar la de­co­ra­ción­ción fá­cil­men­te.fá “Los li­bre­ros, por ejem­plo,plo, son un ítem ideal pa­ra es­tos ca­sos. Apren­der­der a or­den ar­loor­de­nar­los pa­ra que se vean ho­mo­gé­neos es bá­bá­si­co.i EEs­te tru­co es muy sencillo y fun­cio­nal, in­clu­so, con los que se ins­ta­lan del pi­so al te­cho, que se ven enor­mes, per­mi­tien­do así que to­do el es­pa­cio de la ha­bi­ta­ción se per­ci­ba de esa for­ma”, di­ce Gó­mez.

4 La ga­nan­cia de un es­pe­jo en la pa­red

Es una de las téc­ni­cas que se usa­ban an­ti­gua­men­te en las ha­bi­ta­cio­nes, ya que los es­pa­cios se ven con­si­de­ra­ble­men­te más gran­des.

Ade­más de la am­pli­tud, la luz re­bo­ta. “Se pue­de pro­bar col­gan­do un over­si­zed en vez de una obra de ar­te, co­mo por ejem­plo, uno re­don­do o bien, ha­cer una ga­llery wall con va­rios de ellos en dis­tin­tos ta­ma­ños y for­mas”, ex­pli­ca Vi­lesky.

Ade­más de ver­se ele­gan­tes, le da­rán un to­que más atrac­ti­vo al lu­gar, sobre to­do si son es­pe­jos an­ti­guos con mar­cos de pla­qué o pla­ta.

6 Acen­tuar las pa­re­des o te­chos

Des­ta­can­do una o va­rias pa­re­des con un co­lor más in­ten­so, se crea­rá un vo­lu­men muy útil pa­ra las ha­bi­ta­cio­nes pe­que­ñas. “Se pue­de usar pa­pel ta­piz con diseños flo­ra­les o pin­tar­las de al­gún co­lor fuer­te. De acuer­do con uno de los mi­tos más co­mu­nes sobre las ha­bi­ta­cio­nes pe­que­ñas, el te­cho de­be ser siem­pre blan­co. Sin em­bar­go, si es de un co­lor más os­cu­ro y fuer­te, es sor­pren­den­te el efec­to”, ex­pli­ca Gó­mez. Aun­que mu­chos di­cen que los to­nos cla­ros agran­dan los es­pa­cios, un co­lor en una pa­red o te­cho da un con­tras­te de am­pli­tud.

5 To­nos cla­ros pa­ra las pa­re­des y cor­ti­nas

Los to­nos cá­li­dos son bá­si­cos pa­ra la de­co­ra­ción de las pa­re­des, el te­cho, el pi­so y pa­ra to­dos los mue­bles en ge­ne­ral. “Una bue­na idea es col­gar una ba­rra de cor­ti­nas lo más cer­ca del te­cho pa­ra que cuel­guen has­ta el sue­lo. Es­to ayu­da­rá a que se vean ele­gan­tes y ha­rá que la ven­ta­na vi­sual­men­te luz­ca más an­cha y alta”, ex­pli­ca Gó­mez. En es­te ca­so, es me­jor es­co­ger el co­lor de las cor­ti­nas idén­ti­co al de las pa­re­des. Ade­más, no tie­nen que ser de­ma­sia­do grue­sas y pe­sa­das.

7 Cua­dro XL en una pa­red

Una bue­na op­ción pa­ra de­co­rar pa­re­des es es­co­ger cua­dros de gran ta­ma­ño. Un óleo o lá­mi­na pe­que­ña en un mu­ro de más ta­ma­ño pue­de en­co­ger el es­pa­cio. “En cuan­to a las agru­pa­cio­nes de cua­dros pe­que­ños que es­tán tan de mo­da, es me­jor que sea uno gran­de y de pre­fe­ren­cia un pai­sa­je. Si la pa­red es pe­que­ña, es bueno ge­ne­rar un im­pac­to vi­sual con un cua­dro que dis­trai­ga. El efec­to tie­ne un gran re­sul­ta­do”, di­ce Vi­lesky.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.