Pri­me­ra Mi­ra­da Desafío de di­ver­si­dad en di­rec­to­rios

Pulso - - Intro - ALE­JAN­DRA ARAN­DA— So­cia fun­da­do­ra de Hu­ma­ni­tas Global Exe­cu­ti­ve Search

L—por

A HI­PÓ­TE­SIS de que la di­ver­si­dad apor­ta va­lor a las ins­ti­tu­cio­nes y a la so­cie­dad mis­ma es­tá de­mos­tra­da una y otra vez en to­do el mun­do. Sin em­bar­go, con preo­cu­pa­ción ve­mos que las or­ga­ni­za­cio­nes no es­tán tan cons­cien­tes de ello, to­da vez que en sus di­rec­to­rios y go­bier­nos cor­po­ra­ti­vos la di­ver­si­dad no es una ca­rac­te­rís­ti­ca im­pe­ran­te. Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas se co­no­cie­ron los di­rec­to­res re­clu­ta­dos por las em­pre­sas IPSA y el pa­no­ra­ma pa­re­ce que no va a cam­biar en el cor­to pla­zo: to­dos con tra­yec­to­rias, per­fi­les edu­ca­cio­na­les y so­cio­eco­nó­mi­cos si­mi­la­res. Ade­más, va­rios de ellos son ex au­to­ri­da­des de go­bierno o ex con­se­je­ros del Ban­co Cen­tral. In­clu­so, uno po­dría aven­tu­rar que mu­chos se to­pa­ron en el co­le­gio o la uni­ver­si­dad, lo que ya nos ha­bla de un círcu­lo bas­tan­te re­du­ci­do y ho­mo­gé­neo. No es el ob­je­ti­vo en ab­so­lu­to des­me­re­cer los mé­ri­tos de ca­da uno de es­tos di­rec­to­res. Sin du­da se tra­ta de per­so­nas con ca­pa­ci­da­des pro­ba­das y per­fec­ta­men­te idó­neas pa­ra ocu­par un si­llón de director. El pun­to es si exis­te o no un com­ple­men­to a es­te ti­po de per­fil, y es ahí don­de se ve que te­ne- mos un desafío por in­cluir ma­yor di­ver­si­dad. En es­ta dis­cu­sión sue­le sur­gir el te­ma so­bre la ne­ce­si­dad de con­tar con ma­yor pre­sen­cia fe­me­ni­na en al­tos car­gos. Una reali­dad que ya es­tá más que de­mos­tra­da con ci­fras y en la que, ob­via­men­te, de­be­mos avan­zar. Pe­ro aún que­da un de­ba­te de fon­do y es qué en­ten­de­mos por di­ver­si­dad. Al me­nos, la reali­dad lo­cal de­mues­tra que el gé­ne­ro no lo es to­do: los per­fi­les de las mu­je­res que ac­tual­men­te ocu­pan car­gos en los go­bier­nos cor­po­ra­ti­vos lo­ca­les son bas­tan­te si­mi­la­res a los de los hom­bres. Pe­ro si ve­mos más allá del gé­ne­ro y la cul­tu­ra, po­de­mos te­ner una vi­sión más am­plia del con­cep­to. La di­ver­si­dad, en es­te ca­so, se de­be en­ten­der co­mo di­ver­si­dad de per­fi­les, tra­yec­to­rias, ca­rre­ras, vi­sio­nes, creen­cias, et­cé­te­ra. En la me­di­da que to­me­mos la mi­sión de con­for­mar di­rec­to­rios más di­ver­sos en un sen­ti­do am­plio y pro­fun­do, po­dre­mos ge­ne­rar un am­bien­te más pro­pi­cio pa­ra ge­ne­rar va­lor en las or­ga­ni­za­cio­nes y pre­pa­rar­las pa­ra in­ser­tar­se y desen­vol­ver­se exi­to­sa­men­te en un mun­do ca­da vez más com­ple­jo, cam­bian­te y de­man­dan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.