Los tres fac­to­res que man­ten­drán al­ta la vo­la­ti­li­dad en los mer­ca­dos emer­gen­tes es­te mes

Jun­to con los pró­xi­mos su­ce­sos en ma­te­ria in­ter­na­cio­nal, el in­te­rés de los in­ver­sio­nis­tas en los mer­ca­dos emer­gen­tes po­dría cam­biar por a una nue­va eta­pa de cam­bios.

Pulso - - Economia & Dinero - CA­TA­LI­NA GÖPEL

El desem­pe­ño de Bra­sil se ve afec­ta­do in­ter­na­men­te por la vo­la­ti­li­dad po­lí­ti­ca, su­ma­do a ex­ter­na­li­da­des. —Junio se­rá un mes agi­ta­do pa­ra los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, ya que una se­rie de acon­te­ci­mien­tos se su­man a la per­ma­nen­te ame­na­za de Chi­na pa­ra las eco­no­mías emer­gen­tes. La po­ten­cial sa­li­da de Gran Bre­ta­ña de la Unión Eu­ro­pea, o Bre­xit, de­ter­mi­na­ción que se co­no­ce­rá en un par de se­ma­nas, jun­to con la pró­xi­ma reunión de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de la Fed, don­de EEUU po­dría su­bir nue­va­men­te su ta­sa de in­te­rés, son los prin­ci­pa­les ries­gos que afec­ta­rían las eco­no­mías de es­tos mer­ca­dos.

Un análisis de la con­sul­to­ra Ca­pi­tal Eco­no­mics so­bre las ame­na­zas mun­dia­les pa­ra los mer­ca­dos emer­gen­tes se­ña­ló que si bien las ac­cio­nes, los bo­nos y las di­vi­sas de es­tas eco­no­mías se han es­ta­bi­li­za­do en los úl­ti­mos días, tras al­gu­nos des­cen­sos en las úl­ti­mas se­ma­nas por la re­vi­sión de los in­ver­sio­nis­tas de sus ex­pec­ta­ti­vas in­ter­na­cio­na­les, son hoy es­tos tres fac­to­res: la Fed, Bre­xit y Chi­na los que po­drían ha­cer os­ci­lar tem­po­ral­men­te a los mer­ca­dos emer­gen­tes es­te mes.

¿Qué ha pa­sa­do? Los mer­ca­dos emer­gen­tes en­fren­tan im­por­tan­tes desafíos es­te mes, que po­drían tra­du­cir­se en una al­ta vo­la­ti­li­dad.

¿Por qué ha pa­sa­do? Su­ma­do a los ha­bi­tua­les ries­gos que re­pre­sen­ta un chi­na des­ace­le­ra­da, se su­ma la po­si­bi­li­dad de una al­za de ta­sas en Es­ta­dos Uni­dos y la vo­ta­ción del Bré­xit.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? Una con­ti­nua ines­ta­bi­li­dad y un po­si­ble éxo­do de in­ver­sio­nis­tas fren­te a la ame­na­zas in­ter­na­cio­na­les pa­ra los emer­gen­tes. ta­sas de fon­dos fe­de­ra­les lle­ga­rán a al­can­zar en­tre 2,25% y 2,50% a fi­nes de 2017 y se es­pe­ra un fuer­te au­men­to del ren­di­mien­to del bono del Te­so­ro a 10 años a cer­ca de 3% a fi­nes de 2017 y de 2% al fi­nal de es­te año”, se­gún la con­sul­to­ra.

Es­ta in­ter­na­li­za­ción del cam­bio por par­te de la Fed es al­go que ha mo­vi­do a los mer­ca­dos en de­sa­rro­llo, vi­si­ble en una apre­cia­ción del dó­lar. Por ejem­plo, el pe­so chi­leno se apre­ció en los úl­ti­mos años de cer­ca de $500 has­ta $700 en­tre las ex­pec­ta­ti­vas de au­men­to de ta­sas en EEUU.

La Fed, que mue­ve a los mer­ca­dos con ca­da dis­cur­so de Ja­net Ye­llen, re­fle­ja ndo la vo­la­ti­li­dad de los mer­ca­dos emer­gen­tes, y un per­sis­ten­te ci­clo de apre­cia­ción del dó­lar se­gui­rá per­mean­do a los mer­ca­dos en de­sa­rro­llo, se re­uni­rá el pró­xi­mo 14 y 15 de junio. De au­men­tar la ta­sa, ve­ría­mos es­te mes de­pre­cia­cio­nes de ti­po de cam­bio de mo­ne­das emer­gen­tes, así co­mo sa­li­das de flu­jo que po­drían re­vi­vir te­mo­res por caí­das en la bol­sa.

BRE­XIT. Si UK aban­do­na la Unión Eu­ro­pea, las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas no se ha­rán es­pe­rar pa­ra la quin­ta eco­no­mía más im­por­tan­te del mun­do. Tam­bién se po­drían ge­ne­rar pro­ble­mas en un con­tex­to de in­cer­ti­dum­bre re­gu­la­to­ria, ya que el po­si­cio­na­mien­to de Lon­dres co­mo en­te en ser­vi­cios fi­nan­cie­ros que­da­ría en ries­go. Otro po­si­ble da­ño pa­ra la UE, se­gún ana­lis­tas, es que per­de­ría a uno de sus miem­bros más re­le­van­tes y de rá­pi­do cre­ci­mien­to en Europa, lo que po­ten­cial­men­te me­nos­ca­ba­ría la cohe­sión de la zo­na eu­ro y la exa­cer­ba­ción de con­ti­nua ines­ta­bi­li­dad de la mo­ne­da mun­dial.

Si la li­bra se de­pre­cia, au­men­ta­ría el dó­lar afec­tan­do a mo­ne­das emer­gen­tes fren­te a la es­ta­dou­ni­den­se. Es­to, pa­ra Al­fre­do Cou­ti­ño, eco­no­mis­ta pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca de Moody’s, ge­ne­ra­ría una re­ti­cen­cia de los in­ver­sio­nis­tas ya que re­pre­sen­ta­ría una pér­di­da cam­bia­ria du­ran­te una eta­pa tur­bu­len­ta. Y en ca­so de que la op­ción de de­jar la UE triun­fe, ha­bría un éxo­do tem­po­ral de ac­ti­vos.

LA AME­NA­ZA CHI­NA. La ra­len­ti­za­ción de Chi­na si­gue sien­do un fo­co de ries­go glo- bal, a me­di­da que el país lle­va a ca­bo un cam­bio en su com­po­si­ción de cre­ci­mien­to de ex­por­ta­ción e in­ver­sio­nes a pa­sos in­ter­nos, cam­bio que por lo de­más no ha si­do fá­cil de rea­li­zar. El con­su­mo in­terno cre­ce más len­to que las im­por­ta­cio­nes y la in­ver­sión por lo que per­sis­te el ries­go de un des­ba­lan­ce en el mer­ca­do.

Da­da la frá­gil ba­se de con­fian­za, se es­pe­ra que la ines­ta­bi­li­dad si­ga sien­do te­ma do­mi­nan­te, im­pul­sa­da por la di­ver­gen­cia y preo­cu­pa­ción de los es­fuer­zos en el go­bierno chino pa­ra es­ti­mu­lar su eco­no­mía, que po­dría afec­tar el ajus­te de cuen­tas en la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y el sis­te­ma fi­nan­cie­ro mun­dial. A jui­cio de Ro­bert Wood ana­lis­ta pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na de la Uni­dad de In­te­li­gen­cia del The Eco­no­mist, “las pers­pec­ti­vas pa­ra los mer­ca­dos emer- gen­tes si­guen sien­do po­bres, da­da la ba­ja de la de­man­da en Oc­ci­den­te y Chi­na”. La ma­la ges­tión en po­lí­ti­ca ge­ne­ra­li­za­da pa­ra Wood, ge­ne­ra­rá un ma­yor ries­go geo­po­lí­ti­co y ba­jas en tér­mi­nos de in­ter­cam­bio pa­ra los tra­ba­ja­do­res de pro­duc­tos bá­si­cos.

Pa­ra, Bra­sil, uno de los prin­ci­pa­les paí­ses del gru­po emer­gen­te, las ame­na­zas in­ter­na­cio­na­les es­ta­rían fuer­te­men­te in­fluen­cia­das por la pér­di­da de con­fian­za en el pro­ce­so po­lí­ti­co en que se en­cuen­tran. De ha­ber un cam­bio, se bus­ca­ría una ma­ne­ra de re­cons­truir y re­cu­pe­rar la con­fian­za tan­to en el mer­ca­do in­terno co­mo en de los ex­tran­je­ros, lo que ele­va­ría la vo­la­ti­li­dad más que en otros mer­ca­dos emer­gen­tes. Y en la re­gión, por el pe­so de Bra­sil en cuan­to a flu­jo de mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, po­dría ha­ber con­ta­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.