Y pa­ra to­dos los gus­tos

Pulso - - Evasion - Un re­por­ta­je de MA­CA­RE­NA ZARHI C.

POMERIGGIO es co­mo su­mer­gir­se en una ta­ber­na en al­gún rincón de Ita­lia, so­bre to­do por la se­lec­ción de pro­duc­tos de ese país. Hoy es el úni­co bar de moz­za­re­lla de La­ti­noa­mé­ri­ca y es­tá ubi­ca­do en la plan­ta ba­ja de Ca­saCos­ta­ne­ra. El lu­gar ha si­do un acier­to, pues a la ho­ra de al­muer­zo y en la no­che que­dan po­cas me­sas va­cías.

El res­tau­ran­te no só­lo ofre­ce co­mi­da ita­lia­na, qui­sie­ron tam­bién re­co­rrer di­fe­ren­tes zo­nas geo­grá­fi­cas de Europa, apos­tan­do por una co­ci­na me­di­te­rrá­nea. En la car­ta só­lo hay cin­co ti­pos de pre­pa­ra­cio­nes en car­nes, cua­tro de pes­ca­dos y tres de pas­tas y arro­ces. El fuer­te son la ta­blas, en­tre ellas, la más em­ble­má­ti­ca es la “Pomeriggio spe­cia­le con moz­za­re­lla clá­si­ca”, que con­tie­ne to­ma­te cherry con pes­to de la ca­sa, dos cor­tes de ce­ci­nas de pros­ciut­to, sa­la­me fe­lino y tro­zos de gra­na pa­dano($14.500).

Si de bu­rra­ta se tra­ta, la fun­di­da so­bre sal­sa de se­tas sil­ves­tres con un to­que de acei­te de tar­tu­fo ($12.800), es la fa­vo­ri­ta de mu­chos clien­tes. “Pri­me­ro se pre­pa­ra la sal­sa y la bu­rra­ta se in­tro­du­ce so­bre Crè­me brû­lée Los pos­tres vie­nen en re­ci­pien­tes es­pe­cia­les, y el sa­bor que lo­gra el pas­te­le­ro es per­fec­to. Una muy bue­na for­ma de ter­mia­nar la co­mi­da.

el pla­to y con el mis­mo ca­lor se fun­de”, ex­pli­ca Er­nes­to Flo­res, chef del res­tau­ran­te.

En los fon­dos, las car­nes son una bue­na op­ción. En­tre ellas es­tá el sal­tim­boc­ca, un fi­le­te de ter­ne­ra or­gá­ni­ca, pros­ciut­to, sal­via y moz­za­re­lla fres­ca so­bre una ca­ma de ta­glia­te­lle ($8.500). El asa­do de ti­ra co­ci­na­do por va­rias ho­ras acom­pa­ña­do de pa­pas cha­lo­ta al opor­to mez­cla­das con otras port nouf ($9.900) es un hit.

En los pes­ca­dos, ade­más Lan­gos­ti­nos sal­tea­dos a la man­te­qui­lla con ajo y a las fi­nas hier­bas con en­sa­la­di­ta del huer­to y fru­ta asa­da de la es­ta­ción.

del con­grio, pez de ro­ca y el sal­món ahu­ma­do, es­te res­tau­ran­te ofre­ce lan­gos­ti­nos atlán­ti­cos en man­te­qui­lla con ajo y hier­bas fres­cas con fru­ta de la es­ta­ción y en­sa­la­di­ta del huer­to ($8.900).

Tam­bién hay va­rios ti­pos de en­sa­la­das bas­tan­te con­tun­den­tes, ade­más de una se­lec­ción de moz­za­re­llas y bu­rra­tas que se acom­pa­ñan con pa­té de la ca­sa, ce­ci­nas gour­met, ver­du­ras, que­sos, pes­ca­do y ma­ris­cos. Lo in­tere­san­te es que en es­te lu­gar

el clien­te pue­de ar­mar su pro­pia ta­bla.

Pa­ra acom­pa­ñar es­tas de­li­cias, Pomeriggio cuen­ta con una car­ta que in­te­gra una bue­na va­rie­dad de eti­que­tas y ce­pas na­cio­na­les con otras que traen des­de el ex­tran­je­ro.

Los pos­tres son obli­ga­ción en es­ta ex­pe­rien­cia ita­lia­na. En­tre ellos re­co­men­da­mos uno muy bien lo­gra­do : crè­me brû­lée de ri­ca- ri­ca ($3.800) o una pan­na cot­ta ser­vi­da en un re­ci­pien­te bas­tan­te es­pe­cial ($3.500).

El res­tau­ran­te no só­lo ofre­ce co­mi­da ita­lia­na. Tam­bién re­co­rre di­fe­ren­tes zo­nas geo­grá­fi­cas del Me­di­te­rrá­neo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.