OCDE va­lo­ró los re­sul­ta­dos de la re­for­ma a las pen­sio­nes del pri­mer go­bierno de Ba­che­let

En su in­for­me de pers­pec­ti­vas de ne­go­cios y fi­nan­zas, pu­bli­ca­do es­ta ma­dru­ga­da, el or­ga­nis­mo des­ta­ca la re­for­ma chi­le­na y bri­tá­ni­ca par­ti­cu­lar­men­te por los ajus­tes que per­mi­tie­ron en las tablas de mor­ta­li­dad.

Pulso - - ECONOMIA&DINERO - FRAN­CIS­CA GUE­RRE­RO G.

— “La re­for­ma a las pen­sio­nes del 2008 en Chi­le pro­vee un ejem­plo de có­mo una re­gu­la­ción ex­ter­na im­pac­ta en la mez­cla de­mo­grá­fi­ca de la po­bla­ción pen­sio­na­ria”. Así par­te el re­cua­dro del in­for­me de OCDE don­de se des­ta­can la re­for­ma na­cio­nal y la del Reino Uni­do al sis­te­ma de pen­sio­nes.

En su in­for­me “Pers­pec­ti­vas de Ne­go­cios y Fi­nan­zas 2016”, el or­ga­nis­mo mul­ti­la­te­ral in­di­ca que la re­for­ma im­ple­men­ta­da du­ran­te la pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let “in­cre­men­ta de ma­ne-

¿Qué pa­sa? Un in­for­me de la OCDE pu­bli­ca­do hoy des­ta­có la re­for­ma al sis­te­ma de pen­sio­nes de 2008 en Chi­le, so­bre to­do por su im­pac­to en las tablas de mor­ta­li­dad.

¿Qué otros atri­bu­tos des­ta­ca? El do­cu­men­to ase­gu­ra que los cam­bios per­mi­tie­ron in­cre­men­tar la co­ber­tu­ra del sis­te­ma a los seg­men­tos de me­no­res in­gre­sos en Chi­le. ra efec­ti­va la co­ber­tu­ra del sis­te­ma de pen­sio­nes pa­ra los seg­men­tos de me­no­res in­gre­sos de la po­bla­ción, au­men­tan­do drás­ti­ca­men­te la pro­por­ción de pen­sio­nis­tas de ba­jos in­gre­sos”.

El do­cu­men­to agre­ga que “es­tá cla­ro que es­ta afluen­cia de pen­sio­nis­tas de ba­jos in­gre­sos ten­dría el efec­to de re­du­cir la es­pe­ran­za de vi­da me­dia de to­da la po­bla­ción pen­sio­nis­ta”.

Pe­ro los elo­gios no aca­ban en la im­ple­men­ta­ción de la re­for­ma ha­ce ocho años. La OCDE tam­bién des­ta­ca las ac­tua­li­za­cio­nes de las tablas de mor­ta­li­dad en 2014 y 2015, ya que per­mi­ten re­fle­jar de me­jor ma­ne­ra los cam­bios en la mor­ta­li­dad ex­pe­ri­men­ta­das por la po­bla­ción na­cio­nal.

La en­ti­dad di­ri­gi­da por An­gel Gu­rría tam­bién in­di­ca

Las ac­tua­li­za­cio­nes de las tablas de mor­ta­li­dad en 2014 y 2015 tam­bién son des­ta­ca­das, por­que re­fle­jan de me­jor ma­ne­ra los cam­bios ex­pe­ri­men­ta­dos en el país. que “las re­cien­tes li­ber­ta­des de pen­sio­nes con­ce­di­das en el Reino Uni­do son un ejem­plo com­ple­men­ta­rio de có­mo una re­gu­la­ción po­ten­cial­men­te cam­bia la de­mo­gra­fía de la ren­ta vi­ta­li­cia en el fu­tu­ro”. En el in­for­me ex­pli­can que “has­ta 2014, 75% de los ac­ti­vos acu­mu­la­dos en un plan de con­tri­bu­cio­nes de­fi­ni­do re­que­rían efec­ti­va­men­te de una ren­ta vi­ta­li­cia. Es­te re­qui­si­to fue re­mo­vi­do en 2014, re­sul­tan­do en una caí­da dra­má­ti­ca de las ven­tas de ren­tas vi­ta­li­cias”.

Así, sos­tie­nen que “la sa­li­da del mer­ca­do de la ren­ta vi­ta­li­cia pro­ba­ble­men­te se­rá im­pul­sa­da por los in­di­vi­duos que tie­nen me­nos be­ne­fi­cios del se­gu­ro de lon­ge­vi­dad que pro­veen las ren­tas vi­ta­li­cias y por quie­nes tie­nen me­nos ex­pec­ta­ti­vas de vi­da. Aque­llos in­di­vi­duos pro­ba­ble­men­te pro­vie­nen de los seg­men­tos de la po­bla­ción de más ba­jos in­gre­sos”.

PERS­PEC­TI­VAS GLO­BA­LES. En su aná­li­sis de los sis­te­mas fi­nan­cie­ros y la pro­duc­ti­vi­dad glo­bal la OCDE in­di­có que “la eco­no­mía mun­dial es­tá atra­pa­da en­tre dos vien­tos en con­tra: la re­ver­sión en la pe­sa­da in­ver­sión en com­mo­di­ties du­ran­te el sú­per ci­clo: y una re­cu­pe­ra­ción en “for­ma de L” en las eco­no­mías avan­za­das, cau­sa­da por las se­cue­las de la cri­sis fi­nan­cie­ra y la in­ter­ac­ción de la re­re­gu­la­ción con ta­sas de interés ba­jas y ne­ga­ti­vas”.

Ade­más, el in­for­me ase­gu­ra que la “fa­ci­li­dad mo­ne­ta­ria ha al­can­za­do sus lí­mi­tes en tér­mi­nos de es­tí­mu­lo pa­ra la ma­yor par­te de la eco­no­mía mun­dial”.

De acuer­do a la en­ti­dad “el me­jor es­ce­na­rio se­ría uno en el que el cre­ci­mien­to ba­jo de la pro­duc­ti­vi­dad agre­ga­da en el pe­río­do pos­te­rior a la cri­sis me­jo­re”, pa­ra lo cual se re­quie­ren “re­for­mas es­truc­tu­ra­les en una am­plia ga­ma de sec­to­res”, que re­duz­can “la frag­men­ta­ción que di­fi­cul­ta el ren­di­mien­to del ne­go­cio y la pro­duc­ti­vi­dad”.

En ese mar­co, la OCDE sub­ra­ya que la in­ves­ti­ga­ción y

desa­rro­llo (I +D) es uno de los más im­por­tan­tes con­tri­bu­yen­tes al au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad.

En con­se­cuen­cia, plan­tea que “la po­lí­ti­ca pú­bli­ca tie­ne un pa­pel im­por­tan­te en la pro­mo­ción de la mis­ma. In­cen­ti­vos fis­ca­les, in­clui­das las po­lí­ti­cas fis­ca­les, de­ben di­ri­gir­se a las ba­rre­ras, obs­tácu­los o si­ner­gías es­pe­cí­fi­cas pa­ra fa­ci­li­tar el desea­do ni­vel de in­ver­sión en I + D y las in­no­va­cio­nes”.

Es­pe­ci­fi­can que cual­quier in­cen­ti­vo tri­bu­ta­rio de­be con­si­de­rar “las po­lí­ti­cas ge­ne­ra­les de im­pues­tos de ca­da país”, ade­más se de­ben com­bi­nar con “po­lí­ti­cas de in­no­va­ción y de I+D más am­plias” y sub­ra­yan que “más ac­ti­vi­dad de I+D en un país no se tra­du­ce ne­ce­sa­ria­men­te en un au­men­to glo­bal de in­no­va­ción si se tra­ta de la trans­fe­ren­cia de un país a otro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.