Sa­queo a igle­sia

Pulso - - Opinion -

He­mos vis­to con es­pan­to­sa in­cre­du­li­dad la nue­va cru­ci­fi­xión de Je­su­cris­to, arras­tra­do des­de el in­te­rior de su tem­plo a la ca­lle pa­ra pa­tear­lo, es­cu­pir­lo y tras­qui­lar su ima­gen sa­gra­da, to­do en el mar­co de una “mar­cha pa­cí­fi­ca” que otra vez abo­ga­ba por los de­re­chos es­tu­dian­ti­les. El nue­vo mi­nis­tro del In­te­rior, Ma­rio Fer­nán­dez, que se di­ce hom­bre de fe, pe­ro tam­bién re­mar­can­do que por so­bre cual­quier otra se­ñal es­tá cua­dra­do con el Go­bierno iz­quier­dis­ta de Ba­che­let, re­ba­tió las crí­ti­cas pe­rio­dís- ti­cas enal­te­cien­do el “de­re­cho de la ciu­da­da­nía a ex­pre­sar­se”. Ma­la par­ti­da de Fer­nán­dez. Es­ta nue­va cru­ci­fi­xión no es la mis­ma del Gól­go­ta, sino en el co­ra­zón de San­tia­go de Chi­le, don­de un Go­bierno pu­si­lá­ni­me ha ve­ni­do co­pian­do las prác­ti­cas de Pon­cio Pi­la­tos. En sus dos años de ges­tión no ha sa­bi­do res­pon­der con re­cie­dum­bre a las ac­cio­nes vio­len­tis­tas de es­tu­dian­tes en­ca­pu­cha­dos, so­lo la­var­se las ma­nos. Co­mo chi­leno me aver­güen­za vi­vir en un país sin Dios ni ley, don­de gru­púscu­los son am­pa­ra­dos en de­tri­men­to de una na­ción en­te­ra. Me aver­güen­za que el res­to del mun­do nos ta­che co­mo los nue­vos lin­cha­do­res y pro­fa­na­do­res del ser om­ni­po­ten­te que op­tó por mo­rir en la cruz pa­ra sal­var a los pe­ca­do­res. Al­fre­do Ba­rra Pe­rio­dis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.