Pri­me­ra Mi­ra­da La re­gla del

Pulso - - Intro - JO­SÉ TO­MÁS VALENTE— In­ves­ti­ga­dor Cla­pes UC

DA­NIEL Kah­ne­man, si­có­lo­go y Pre­mio No­bel de Eco­no­mía, pu­bli­có en 1993 un tra­ba­jo ti­tu­la­do “Cuan­do más do­lor es pre­fe­ri­ble que me­nos do­lor”. En el tra­ba­jo, Kah­ne­man y coau­to­res ex­pli­ca­ban que so­me­tie­ron a un gru­po de per­so­nas a dos ex­pe­rien­cias des­agra­da­bles. En la pri­me­ra, te­nían que me­ter una mano al agua fría (14°C) por 60 se­gun­dos. En la se­gun­da, te­nían que me­ter la otra a un agua igual de fría por 60 se­gun­dos, pe­ro lue­go de­jar­la 30 se­gun­dos adi­cio­na­les mien­tras se­cre­ta­men­te una man­gue­ra ca­len­ta­ba el agua has­ta 15°C. ¿Cuál de las dos ex­pe­rien­cias des­agra­da­bles hu­bie­ran pre­fe­ri­do re­pe­tir us­te­des? Sor­pren­den­te­men­te, la ma­yo­ría de los par­ti­ci­pan­tes eli­gie­ron re­pe­tir la ex­pe­rien­cia de 90 se­gun­dos, aun cuan­do es­ta re­que­ría 30 se­gun­dos más de do­lor. ¿Por qué? Kah­ne­man ex­pli­ca que las per­so­nas eli­gen es­ta al­ter­na­ti­va por­que tie­nen una me­jor me­mo­ria de ella. Con­clu­sión que so­por­ta lo que lla­man “la re­gla del clí­max y el fi­nal” ( una heu­rís­ti­ca si­co­ló­gi­ca que se­ña­la que las per­so­nas juz­gan sus ex­pe­rien­cias ba­sán­do­se en sus (mo­men­tos más in­ten­sos) y la sen­sa­ción ex­pe­ri­men­ta­da al fi­nal, en vez de por

peaks —por peak-end ru­le),

el pro­me­dio de los mo­men­tos que vi­vie­ron. Son mu­chos los es­tu­dios que ava­lan es­ta re­gla del y lo in­tere­san­te es que no so­la­men­te es apli­ca­ble a es­tos ex­pe­ri­men­tos ex­tra­va­gan­tes, sino a nues­tra vi­da, a la po­lí­ti­ca y a los ne­go­cios. Usual­men­te ve­mos co­mo en los con­cier­tos los ar­tis­tas to­can las me­jo­res can­cio­nes al fi­nal o co­mo las no­ve­las po­li­cia­les re­suel­ven los mis­te­rios en las úl­ti­mas pá­gi­nas. En el mun­do de los ne­go­cios, el eco­no­mis­ta bri­tá­ni­co Tim Har­ford con­ta­ba co­mo al­gu­nos res­tau­ran­tes pa­ra me­jo­rar sus re­se­ñas en en vez de me­jo­rar su ofer­ta cu­li­na­ria ha­bían em­pe­za­do a dar re­ga­los a sus clien­tes al fi­nal de la co­mi­da. En la vi­da amo­ro­sa, por otro la­do, la re­gla en­se­ña a no de­s­es­pe­ran­zar­se si la ci­ta va mal, un buen fi­nal pue­de so­bre­po­ner­se a mu­chos mo­men­tos dis­cre­tos. En cuan­to a la po­lí­ti­ca, mu­chos al ver la des­apro­ba­ción de la Pre­si­den­ta afir­man que el Go­bierno va a pa­sar a la his­to­ria por su ba­ja apro­ba­ción; sin em­bar­go, se­gún la re­gla del la me­mo­ria no es­tá com­pues­ta por el pro­me­dio de la apro­ba­ción de ca­da mo­men­to de su man­da­to, sino por los clí­max y por el fi­nal, un fi­nal que es­tá to­da­vía por de­fi­nir­se.

Trip Ad­vi­sor peak-end peak-end, @jt­va­len­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.