Va­lo­ra­ción de es­pa­cios de par­ti­ci­pa­ción

Du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da he­mos si­do tes­ti­gos del sur­gi­mien­to de mu­chos otros com­po­nen­tes, su­ma­men­te va­lo­ra­dos por los co­la­bo­ra­do­res, y que con­for­man el lla­ma­do “sa­la­rio emocional”.

Pulso - - Opinion -

HA­CE AL­GU­NOS días co­no­ci­mos los re­sul­ta­dos del Pri­mer Ín­di­ce de Va­lo­ra­ción So­cial en Chi­le 2016, rea­li­za­do por el Cen­tro de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Chi­le y la Fun­da­ción Chi­le+Hoy. Se tra­ta de un im­por­tan­te es­tu­dio que pro­fun­di­za en la per­cep­ción que tie­nen los chi­le­nos acer­ca de las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil (OSC) y que, en­tre otras co­sas, en­tre­ga va­lio­sos da­tos pa­ra co­no­cer más so­bre có­mo nos agru­pa­mos, qué ti­po de or­ga­ni­za­cio­nes nos mo­ti­van y de qué ma­ne­ra par­ti­ci­pa­mos en ellas.

De acuer­do con el Ma­pa de las Or­ga­ni­za­cio­nes de la So­cie­dad Ci­vil 2015, que se ci­ta en es­te es­tu­dio, en Chi­le exis­ten 234.502 en­ti­da­des que for­man par­te de es­te ter­cer sec­tor, lo que de­mues­tra que en nues­tro país go­za­mos de al­tos ín­di­ces de aso­cia­ti­vi­dad -su­peran­do in­clu­so a Es­ta­dos Uni­dos y Aus­tra­lia, si ha­ce­mos la com­pa­ra­ción que con­si­de­ra la po­bla­ción to­tal de ca­da país.

De lo an­te­rior po­de­mos in­fe­rir que en­tre los chi­le­nos sí exis­te coope­ra­ción y que so­mos ca­pa­ces de agru­par­nos en el en­torno de la so­cie­dad ci­vil pa­ra lo­grar un ob­je­ti­vo.

Sin em­bar­go, se­gún es­te mis­mo in­for­me, en los úl­ti­mos do­ce me­ses so­lo un 6,2% de las per­so­nas en­cues­ta­das par­ti­ci­pó de ma­ne­ra “in­vo­lu­cra­da” o “ac­ti­va” en al­gu­na or­ga­ni­za­ción de so­cie­dad ci­vil y ser vo­lun­ta­rio fue ape­nas la pe­núl­ti­ma for­ma de par­ti­ci­pa­ción en­tre di­ver­sas ca­te­go­rías, con 13,3% de los en­cues­ta­dos. Es de­cir, nos aso­cia­mos pe­ro no nos com­pro­me­te­mos.

¿Qué ob­te­ne­mos de es­to? Una im­por­tan­te pre­mi­sa: si bien hay in­te­rés por par­te de las per­so­nas por or­ga­ni­zar­se por un de­ter­mi­na­do fin, fi­nal­men­te no lo con­cre­tan, y pro­ba­ble­men­te uno de los fac­to­res in­flu­yen­tes pa­ra es­te cua­dro es que aún nos fal­ta mu­cho por con­cien­ti­zar so­bre có­mo ope­ra una ac­ti­vi­dad de vo­lun­ta­ria­do y cuá­les son los enor­mes be­ne­fi­cios que pue­de te­ner, tan­to pa­ra las per­so­nas co­mo pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y las com­pa­ñías en di­ver­sos as­pec­tos.

Es­ta es, sin du­da, una ta­rea pen­dien­te que de­be ser asu­mi­da por las em­pre­sas, por­que los tra­ba­ja­do­res de hoy ya no son los mis­mos que ha­ce unos años, cuan­do el prin­ci­pal mo­ti­va­dor era el sa­la­rio mo­ne­ta­rio. Du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da he­mos si­do tes­ti­gos de la apa­ri­ción de mu­chos otros com­po­nen­tes su­ma­men­te va­lo­ra­dos por los co­la­bo­ra­do­res y que con­for­man el ya fa­mo­so “sa­la­rio emocional”.

En es­te sen­ti­do, es­tu­dios re­cien­tes so­bre res­pon­sa­bi­li­dad so­cial em­pre­sa­rial (RSE) y vo­lun­ta­ria­do cor­po­ra­ti­vo in­di­can que las per­so­nas se in­tere­san ca­da vez más por par­ti­ci­par en ac­cio­nes de apo­yo a la co­mu­ni­dad, pues cons­ti­tu­yen ins­tan­cias cla­ve pa­ra la cons­truc­ción de com­pro­mi­so, sen­ti­do de per­te­nen­cia, repu­tación cor­po­ra­ti­va y for­ta­le­ci­mien­to de equi­pos, en­tre otras co­sas.

No ha­ga­mos oí­dos sor­dos a es­ta ex­ce­len­te no­ti­cia que nos ma­ni­fies­ta la gran va­lo­ra­ción que tie­nen hoy las per­so­nas por aso­ciar­se con otras y coope­rar jun­tas en una de­ter­mi­na­da cau­sa.

La in­ten­ción, al pa­re­cer, es­tá. So­lo nos fal­ta avan­zar más en ge­ne­rar es­pa­cios efec­ti­vos de par­ti­ci­pa­ción, de ma­ne­ra que per­so­nas, ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, com­pa­ñías y or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil po­da­mos coope­rar de la mano pa­ra en­fren­tar los gran­des desafíos de Chi­le. Y eso, es ta­rea de to­dos.

La au­to­ra es ge­ren­te ge­ne­ral de Uni­ted Way Chi­le.

ALE­JAN­DRA FUENZALIDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.