Es­pa­ña: Ra­joy se de­fien­de con da­tos eco­nó­mi­cos en de­ba­te

Las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de Es­pa­ña se re­pe­ti­rán el pró­xi­mo do­min­go 26 de ju­nio.

Pulso - - Actualidad&politica -

Los cua­tro in­ten­ta­rán for­mar go­bierno el 26J. —El úni­co de­ba­te de ca­ra a la elec­ción en Es­pa­ña del 26 de ju­nio, en­tre los lí­de­res de los cua­tro gran­des par­ti­dos que op­tan a ser pre­si­den­te del go­bierno his­pano, vio más que un in­ter­cam­bio real de pro­pues­tas una se­rie de re­pro­ches di­ri­gi­dos a Ma­riano Ra­joy por su ma­ne­jo eco­nó­mi­co.

Des­de las in­ter­ven­cio­nes ini­cia­les nin­guno de los re­pre­sen­tan­tes del PSOE, Uni­dos Po­de­mos y Ciu­da­da­nos es­ca­ti­mó crí­ti­cas a los re­sul­ta­dos que, en su opi­nión, ha de­pa­ra­do la po­lí­ti­ca de austeridad y ajus­tes lle­va­da a ca­bo por el PP.

La ex­tre­ma di­fe­ren­cia en­tre el vo­lu­men de con­tra­tos que se fir­man en la ac­tua­li­dad de ca­rác­ter tem­po­ral y los que son fi­jos fue pues­ta co­mo ejem­plo de pre­ca­rie­dad y po­bre­za pa­ra in­clu­so aque­llos que cuen­tan con un em­pleo. Así se lo re­cor­da­ron al pre­si­den­te en fun­cio­nes tan­to Pa­blo Igle­sias co­mo Al­bert Ri­ve­ra y Pe­dro Sán­chez.

Pre­ca­rie­dad, po­bre­za y de­sigual­dad fue­ron tres de los con­cep­tos más re­pe­ti­dos a lo lar­go del pri­mer blo­que en el que se di­vi­dió el de­ba­te. Co­mo an­tí­do­to a es­ta si­tua­ción, las tres fuer­zas po­lí­ti­cas hoy en la opo­si­ción coin­ci­die­ron en que se­rá ne­ce­sa­rio ele­var el suel­do mí­ni­mo, de­ro­gar as­pec­tos cla­ve de la re­for­ma la­bo­ral y crear un nue­vo mar­co con­trac­tual y de re­la­cio­nes la­bo­ra­les pa­ra en­men­dar los efec­tos de tan­to re­cor­te.

¿Y có­mo reac­cio­nó Ma­riano Ra­joy? Al igual que fue­ron pre­vi­si­bles los ata­ques, lo fue su res­pues­ta. El lí­der del PP se mos­tró tranquilo y des­pa­chó los ata­ques con ci­fras y más ci­fras. Que si an­tes de su lle­ga­da a La Mon­cloa se des­truían 1.400 pues­tos de tra­ba­jo al día, aho­ra se crean más de 1.500, que si el 75% de los tra­ba­ja­do­res cuen­ta con un con­tra­to es­ta­ble, que si la fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral atrae in­ver­sio­nes. Y co­mo tam­bién ha­bían he­cho sus con­trin­can­tes, reite­ró lo que ha­rá si vuel­ve a te­ner res­pon­sa­bi­li­da­des de go­bierno: “Se pue­den crear otros dos mi­llo­nes de em­pleos en la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra y vol­ve­ré a ba­jar los im­pues­tos”. El pre­si­den­te ad­mi­tió que las co­sas no es­tán bien, pe­ro sí me­jor de co­mo se las ha­bía en­con­tra­do, sien­do re­cri­mi­na­do por sus ad­ver­sa­rios por pro­me­ter que ba­ja­ría el IRPF y el IVA en 2011, pa­ra des­pués su­bir­los. CINCODIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.