BCE to­ma res­guar­dos pa­ra el Brexit y ya dis­po­ne de una ma­cro in­yec­ción de li­qui­dez

El avan­ce en las en­cues­tas de la op­ción a fa­vor de la sa­li­da del Reino Unido de la Unión Eu­ro­pea tie­ne en pá­ni­co a los mercados. La vo­la­ti­li­dad se dis­pa­ró en el vie­jo con­ti­nen­te, con caí­das su­pe­rio­res al 2% en va­rias de las bol­sas eu­ro­peas.

Pulso - - Portada - F.GUE­RRE­RO - AGEN­CIAS El bund, con­si­de­ra­do un ac­ti­vo de re­fu­gio por ex­ce­len­cia, que­bró el um­bral por primera vez en la his­to­ria.

¿Qué pa­sa? El BCE se pre­pa­ra, en coor­di­na­ción con el Ban­co de In­gla­te­rra, pa­ra una in­yec­ción abun­dan­te de li­qui­dez en ca­so de un “Brexit” o sa­li­da bri­tá­ni­ca de la UE, de ma­ne­ra de ase­gu­rar la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra del vie­jo con­ti­nen­te.

¿Por qué ha pa­sa­do? El mer­ca­do ya es­tá in­quie­to y el BCE pre­vé que an­te el “Brexit” se in­cre­men­ta­ría la de­man­da de eu­ros en­tre las en­ti­da­des bri­tá­ni­cas, que las re­ser­vas del Ban­co de In­gla­te­rra se­rían in­ca­pa­ces de sa­tis­fa­cer. — Los bri­tá­ni­cos van a vo­tar a fa­vor de la sa­li­da del Reino Unido de la EU de acuer­do a las úl­ti­mas cua­tro en­cues­tas pu­bli­ca­das es­ta se­ma­na y el mer­ca­do ya en­tró en pá­ni­co. El ín­di­ce de vo­la­ti­li­dad en Eu­ro­pa acu­mu­la cin­co jor­na­das con­se­cu­ti­vas al al­za, con un avan­ce de 64,18% y el ro­jo se apo­de­ra de los ta­ble­ros del vie­jo con­ti­nen­te a ca­si una se­ma­na de que los bri­tá­ni­cos acu­dan a las ur­nas.

Ayer el Eu­ro Stoxx 50 ba­jó 1,97% en me­dio de re­tro­ce­sos su­pe­rio­res al 2% en las bol­sas de Pa­rís, Frank­furt y Mi­lán, en­tre otras.

De es­ta ma­ne­ra el prin­ci­pal in­di­ca­dor bur­sá­til eu­ro­peo com­ple­ta cin­co días a la ba­ja, acu­mu­lan­do un des­cen­so de 8,01%. En ese pe­rio­do la bol­sa lon­di­nen­se ha ce­di­do 9,48% y la ma­dri­le­ña, otra de las más des­fa­vo­re­ci­das, ha caí­do 8,63%, que­dan­do en su ni­vel más ba­jo des­de fe­bre­ro del año pa­sa­do.

To­do es­to en me­dio del ál­gi­do de­ba­te en el Reino Unido. Ayer los opo­si­to­res del par­ti­do la­bo­ris­tas se ma­ni­fes­ta­ron en apo­yo a la op­ción de per­ma­ne­cer en el blo­que eu­ro­peo, pe­ro quie­nes es­tán a fa­vor de una sa­li­da re­ci­bie­ron el fuer­te es­pal­da­ra­zo del The Sun, el dia­rio más leí­do en idio­ma in­glés, que en su edi­to­rial se­ña­ló ta­jan­te­men­te: “de­be­mos li­brar­nos de la dic­ta­du­ra de Bru­se­las”.

Fren­te a es­te es­ce­na­rio, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo ha de­ci­di­do no que­dar­se de bra­zos cru­za­dos y ges­tó un plan de con­tin­gen­cia pa­ra evi­tar que una even­tual sa­li­da de UK ha­ga tem­blar los ci­mien­tos del sis­te­ma fi­nan­cie­ro eu­ro­peo.

Al­tos fun­cio­na­rios de la má­xi­ma au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria eu­ro­pea se­ña­la­ron a Reuters que el 24 de ju­nio, un día des­pués de la vo­ta­ción, el BCE ha­rá una de­cla­ra­ción, ase­gu­ran­do de for­ma ro­tun­da que “ha­rá lo que sea ne­ce­sa­rio pa­ra man­te­ner una li­qui­dez ade­cua­da en los mercados”. Se­rá en ese mo­men­to cuan­do el or­ga­nis­mo ex­pli­que su plan pa­ra con­te­ner los mie­dos y re­for­zar la con­fian­za en­tre los in­ver­sio­nis­tas.

La ru­ta de ac­tua­ción del BCE, coor­di­na­do con el Ban­co de In­gla­te­rra, pa­sa­ría por abrir lí­neas ili­mi­ta­das pa­ra el in­ter­cam­bio de li­bras y eu­ros a un ti­po de cam­bio prees­ta­ble­ci­do, se­gún Reuters.

De pro­du­cir­se el hi­po­té­ti­co triun­fo del “Brexit”, el BCE pre­vé que, an­te la es­pe­ra­da de­pre­cia­ción de la li­bra, se in­cre­men­te no­ta­ble­men­te la de­man­da de eu­ros en­tre las en­ti­da­des bri­tá­ni­cas que las re­ser­vas del Ban­co de In­gla­te­rra se­rían in­ca­pa­ces de sa- tis­fa­cer. La pro­vi­sión de fon­dos adi­cio­na­les en eu­ros a los ban­cos des­pués de la vo­ta­ción so­bre el fu­tu­ro de UK ali­via­ría la pre­sión so­bre los ban­cos y ayu­da­ría a cal­mar los mie­dos de los mercados fi­nan­cie­ros.

NO ES LA PRIMERA VEZ. La en­ti­dad ya pu­so en mar­cha me­di­das de es­te ti­po. Du­ran­te la cri­sis fi­nan­cie­ra y tras los aten­ta­dos de 2001 en EEUU — La cre­cien­te po­si­bi­li­dad de que el Reino Unido aban­do­ne la Unión Eu­ro­pea, la nu­la in­fla­ción de la zo­na eu­ro, la caí­da de las bol­sas y la po­lí­ti­ca hi­per­la­xa del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo han lle­va­do el prin­ci­pal ac­ti­vo de deu­da de la zo­na eu­ro a ta­sas ne­ga­ti­vas. El bono ale­mán, que em­pe­zó el año con un ren­di­mien­to de 0,63%, ayer ca­yó por de­ba­jo del 0% por primera vez en la his­to­ria.

Los in­ver­sio­nis­tas bus­can te­rreno se­gu­ro en un mo­men­to de in­cer­ti­dum­bres ex- tre­ma, con el re­fe­ren­do so­bre el “Brexit” a la vuel­ta de la es­qui­na y la reunión de dos días del Co­mi­té Fe­de­ral de Mer­ca­do Abier­to de la Re­ser­va Fe­de­ral, que de­ja­ría es­ta­ble la ta­sa de in­te­rés es­ta­dou­ni­den­se.

La deu­da ger­ma­na com­ple­ta de es­te mo­do una ca­rre­ra ba­jis­ta ini­cia­da cuan­do arran­ca­ron las com­pras de deu­da del BCE, en las que ad­qui­rió ac­ti­vos, in­clu­so, con ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos. Las ad­qui­si­cio­nes de deu­da pri­va­da han agu­di­za­do la pre­sión so­bre el bund y, es­tos días, la caí­da de la Bol­sa ha con­ver­ti­do a la deu­da ale­ma­na en el re­fu­gio de los in­ver­sio­nis­tas de la ren­ta va­ria­ble.

“Na­die com­pra bo­nos a es­tos ren­di­mien­tos pensando en la ren­ta­bi­li­dad”, ase­gu­ró a Bloom­berg Jus­si Hil­ja­nen, res­pon­sa­ble de ma­cro y ren­ta fi­ja de SEB en Estocolmo. “La de­man­da por ac­ti­vos re­fu­gio se ha vis­to im­pul­sa­da por el Brexit y por los mie­dos acer­ca del cre­ci­mien­to”.

Las preo­cu­pa­cio­nes se han vis­to re­fle­ja­das en el yen ja­po­nés, otro ac­ti­vo re­fu­gio, que tre­pó a su ni­vel más al­to des­de oc­tu­bre de 2014, y tam­bién en el fran­co sui­zo que es­tá má­xi­mos de tres me­ses. AGEN­CIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.