Las du­das que en­cien­den las so­cie­da­des off sho­re de Serrano

En los pa­pe­les de Pa­na­má tam­bién fi­gu­ra An­drés Vi­cu­ña, co­mo com­pra­dor del pa­que­te ac­cio­na­rio de Deportes la Ca­le­ra que es­ta­ba a nom­bre de Serrano.

Pulso - - Portada - MA­XI­MI­LI­ANO VI­LLE­NA

— Son va­rios mi­les de mi­llo­nes de pe­sos , se­gún se es­pe­cu­la, con los que se ha­bría que­da­do To­más Serrano Pa­rot, ex con­tro­la­dor de la fa­lli­da co­rre­do­ra de Bol­sa Rai­mun­do Serrano Mac Au­lif­fe, pe­ro de los cua­les nun­ca se han te­ni­do pis­tas con­cre­tas. Has­ta aho­ra.

El pa­sa­do 9 de ju­nio, Ci­per Chi­le re­ve­ló que en­tre los clien­tes “top” de Mos­sack Fon­se­ca (Moss­fon) se en­con­tra­ba Serrano, quien des­de 2001 a 2009 creó sie­te so­cie­da­des off sho­re con el es­tu­dio de abo­ga­dos pa­na­me­ños, dos de las cua­les per­ma­ne­cie­ron ac­ti­vas cin­co años des­pués de que es­ta­lla­ra el ca­so que hoy lo tie­ne con­de­na­do a 15 años de pri­sión.

¿Qué ha pa­sa­do? En­tre 2001 y 2009, To­más Serrano creó sie­te so­cie­da­des off sho­re con el es­tu­dio de abo­ga­dos pa­na­me­ño, dos de las cua­les per­ma­ne­cie­ron ac­ti­vas cin­co años des­pués de que es­ta­lla­ra el ca­so que hoy lo tie­ne con­de­na­do a 15 años de pri­sión.

¿Por qué ha pa­sa­do? En 2015, To­más Serrano fue con­de­na­do a pri­sión por es­ta­fa reite­ra­da y uso in­de­bi­do de cus­to­dias, lo que im­pli­có el frau­de de $12.000 mi­llo­nes a cer­ca de 350 clien­tes de la fa­lli­da intermediaria.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? Va­rios de los afec­ta­dos por la es­ta­fa ana­li­zan la si­tua­ción, pues en su mo­men­to no fue acep­ta­da la so­li­ci­tud de con­ge­lar bie­nes que Serrano man­te­nía en Mia­mi.

En 2015, To­más Serrano fue con­de­na­do a pri­sión por es­ta­fa reite­ra­da y uso in­de­bi­do de cus­to­dias, lo que im­pli­có el frau­de de $12.000 mi­llo­nes a cer­ca de 350 clien­tes de la fa­lli­da intermediaria. Se­gún Ci­per, el 27 de abril de 2009 se creó en Is­las Vír­ge­nes la última de las sie­te so­cie­da­des que la co­rre­do­ra Rai­mun­do Serrano Mac Au­lif­fe ges­tio­nó a tra­vés de Moss­fon: Kel­ter Ma­na­ge­ment Corp, 18 días an­tes de que es­ta­lla­ra el es­cán­da­lo.

El me­dio in­di­ca, ade­más, que el 17 de mar­zo de 2014 los eje­cu­ti­vos de Mos­sack Fon­se­ca en Pa­na­má se en­te­ra­ron a tra­vés de sus re­pre­sen­tan­tes en Chi­le, de que sus clien­tes Serrano y Jorge Fuen­za­li­da eran pro­ta­go­nis­tas de uno de los frau­des fi­nan­cie­ros más bu­lla­dos de los úl­ti­mos años, y que de­ja­ban de re­pre­sen­tar a las so­cie­da­des.

Serrano de­cla­ró en la SVS en ma­yo de 2009 que “es un mal en­ten­di­do y se va a acla­rar”, lo que des­de lue­go nun­ca ocu­rrió. Tam­bién de­cla­ró que la so­cie­dad Ac­cent Tra­ding, con se­de en las Is­las Vír­ge­nes Bri­tá­ni­cas y que fi­gu­ra­ba co­mo la prin­ci­pal con­tra­par­te en las transac­cio­nes con la co­rre­do­ra, era de un clien­te im­por­tan­te no re­la­cio­na­do.

Pa­ra al­gu­nos de los afec­ta­dos por la es­ta­fa, las fechas re­ve­la­das en el re­por­ta­je son cla­ve y po­drían ga­ti­llar nue­vas ac­cio­nes. Un ejem­plo de ello, es que du­ran­te el jui­cio con­tra Serrano Pa­rot se so­li­ci­tó con­ge­lar tres te­rre­nos ad­qui­ri­dos por el co­rre­dor de bol­sa en 2007 en Mia­mi, EEUU, a un va­lor de com­pra de US$ 56.000, US$ 525.000 y US$340.000. No obs­tan­te, nun­ca se to­mó la de­ci­sión de con­ge­lar­los.

Se su­ma que has­ta 2014 exis­tían dos so­cie­da­des ac­ti­vas, Fe­bre­ro 2015. La Se­gun­da Sa­la de fe­bre­ro de la Cor­te Su­pre­ma de­cla­ró inad­mi­si­ble el re­cur­so de nu­li­dad in­ter­pues­to en enero por To­más Serrano, el que bus­ca­ba de­jar sin efec­to la sen­ten­cia dic­ta­da en di­ciem­bre de 2014 por el Cuar­to Tri­bu­nal Oral en lo Pe­nal de San­tia­go. años en los que el eje­cu­ti­vo a pe­sar de es­tar ba­jo pri­sión pre­ven­ti­va se­guía ma­ne­jan­do par­te de sus ne­go­cios. Fuen­tes de la in­dus­tria de la mi­ne­ría se­ña­lan que se­guía ofre­cien­do el por­cen­ta­je que de­ten­ta­ba en So­cie­dad Le­gal Mi­ne­ra Li­tio, de la Sie­rra Olla­da de Ma­ri­cun­ga, la cual a su jui­cio va­lía US$200 mi­llo­nes.

En su de­cla­ra­ción an­te la fis­ca­lía, Ernesto De Val se­ña­ló que las ac­cio­nes de la mi­ne­ra se ad­qui­rie­ron a tra­vés de Los Cho­ros, Po­wer & Gas, tí­tu­los que per­ma­ne­cie­ron has­ta 2008 cuan­do Serrano “dis­pu­so el tras­pa­so de las ac­cio­nes mi­ne­ras de la si­guien­te for­ma: 10 pa­ra To­más Serrano, 14 pa­ra su ma­dre Ana María Pa­rot, y 4 pa­ra ca­da una de las si­guien­tes per­so­nas: pa­ra mí a tí­tu­lo de ho­no­ra­rios adeu­da­dos, Jorge Fuen­za­li­za, Va­le­ria Serrano y Ro­sa­rio Serrano. Así per­ma­ne­cen has­ta el día de hoy”.

Si bien Serrano ha­bría tras­pa­sa­do la pro­pie­dad, en la in­dus­tria se­ña­lan que en los úl­ti­mos me­ses ha­bría vuel­to a la car­ga pa­ra tra­tar de des­ha­cer­se de la com­pa­ñía.

Se su­ma que re­cién en agos­to de 2015 un gru­po de em­pre­sa­rios ex­tran­je­ros ad­qui­rió más del 50% de la pro­pie­dad de Unión La Ca­le­ra (DLC), club de­por­ti­vo con­tro­la­do has­ta en­ton­ces por el pro­pio Serrano.

En los pa­pe­les de Pa­na­má tam­bién fi­gu­ran An­drés Vi­cu­ña Es­ca­la, Se­bas­tían De Re­men­te­ría Vi­de­la y Jorge Fuen­za­li­da Ba­rra­za, ya sea co­mo apo­de­ra­dos o di­rec­to­res de las dis­tin­tas so­cie­da­des crea­das en los pa­raí­sos fis­ca­les. Fuen­tes co­no­ce­do­ras del ca­so se­ña­lan que el mis­mo Vi­cu­ña apa­re­cía tam­bién co­mo com­pra­dor del pa­que­te ac­cio­na­rio de Deportes la Ca­le­ra (que es­ta­ba a nom­bre de Serrano y/o sus so­cie­da­des de in­ver­sión y Jorge Fuen­za­li­da), tras­pa­so que fi­gu­ra, se­gún el ac­ta de ac­cio­nis­tas del 26 de agos­to de 2015 , co­mo so­li­ci­ta­do el 22 de abril de ese año me­dian­te una com­pra a Inv. Los Acan­tos Li­mi­ta­da, en la cual Serrano te­nía 90%. Es­to, cuan­do ya es­ta­ba con­de­na­do por la jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.