De­ba­te por re­ajus­te del sa­la­rio mí­ni­mo

El Go­bierno pa­re­ce en­ca­mi­nar­se ha­cia un al­za den­tro de los pa­rá­me­tros es­ta­ble­ci­dos por la co­mi­sión ase­so­ra que con­vo­có el pro­pio Eje­cu­ti­vo, lo que es una bue­na se­ñal de lar­go pla­zo.

Pulso - - Opinion -

EL RE­AJUS­TE del suel­do mí­ni­mo ri­ge a par­tir del 1 de ju­lio, ra­zón por la cual los tiem­pos de ne­go­cia­ción son re­la­ti­va­men­te más ajus­ta­dos que los tra­di­cio­na­les. El Go­bierno, apa­ren­te­men­te con apo­yo de los par­la­men­ta­rios, se orien­ta a pro­po­ner un re­ajus­te del sa­la­rio mí­ni­mo en el mar­co de los pa­rá­me­tros fi­ja­dos por la co­mi­sión ase­so­ra que con­vo­có el pro­pio Eje­cu­ti­vo.

En­tre las prin­ci­pa­les me­di­das su­ge­ri­das, la co­mi­sión apun­tó a re­du­cir el por­cen­ta­je de asa­la­ria­dos que vi­ve en si­tua­ción de po­bre­za (7%) a la mi­tad, en una dé­ca­da. Pa­ra ello, se­ña­lan que “el es­ce­na­rio más rea­lis­ta im­pli­ca que en los pró­xi­mos diez años el sa­la­rio mí­ni­mo suba en pro­me­dio 2,2% real, es de­cir, des­con­tan­do la in­fla­ción de ca­da año, mien­tras que los sub­si­dios mo­ne­ta­rios se de­ben in­cre­men­tar anual­men­te, en pro­me­dio, en 1,4%”.

La de­ci­sión del Eje­cu­ti­vo es una bue­na se­ñal, ya que ofre­ce un con­tex­to de lar­go pla­zo pa­ra el de­ba­te y si­túa el pro­ble­ma en una pers­pec­ti­va de ob­je­ti­vos: la re­duc­ción pla­ni­fi­ca­da de la po­bre­za.

Mien­tras más téc­ni­ca sea la dis­cu­sión (el sa­la­rio mí­ni­mo en sí mis­mo ya ge­ne­ra gran agi­ta­ción en­tre eco­no­mis­tas or­to­do­xos y he­te­ro­do­xos), re­sul­ta­rá más con­ve­nien­te en un cua­dro de des­ace­le­ra­ción, de subida del des­em­pleo y, por tan­to, de ra­len­ti­za­ción en el au­men­to real de re­mu­ne­ra­cio­nes del con­jun­to de los tra­ba­ja­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.