Ali­men­ta­ción la­bo­ral

Pulso - - Opinion -

El dia­rio se re­ser­va el de­re­cho de se­lec­cio­nar, ex­trac­tar y ti­tu­lar los co­rreos pu­bli­ca­dos. Se­gún el úl­ti­mo in­for­me de pre­cios de la ali­men­ta­ción en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be rea­li­za­do por la FAO, nues­tro país pre­sen­tó un al­za del 5,3% en el pre­cio de es­ta ca­nas­ta, com­pa­ran­do fe­bre­ro de 2015 con fe­bre­ro del año en cur­so. Es­te es­ce­na­rio im­pac­ta di­rec­ta­men­te en la ali­men­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res, ya que se­gún ci­fras de un es­tu­dio rea­li­za­do por Eden­red y la con­sul­to­ra Pra­xis, el va­lor del me­nú eco­nó­mi­co de al­muer­zo pa­ra los tra­ba­ja­do­res tu­vo un in­cre- men­to de 15% a ni­vel na­cio­nal. Da­do lo an­te­rior, re­sul­ta fun­da­men­tal que las em­pre­sas to­men con­cien­cia so­bre la im­por­tan­cia de in­cor­po­rar y otor­gar el be­ne­fi­cio de ali­men­ta­ción pa­ra sus tra­ba­ja­do­res. To­mar ac­cio­nes con­cre­tas y le­gis­lar en es­ta ma­te­ria, sin lu­gar a du­das fa­vo­re­ce­rá tan­to a em­pre­sas co­mo tra­ba­ja­do­res. Phi­lip­pe Ble­con Di­rec­tor ge­ne­ral Eden­red Chi­le me­jor del amor a la pa­tria. Prat. Con ese so­lo ape­lli­do, con el sim­ple he­cho de ha­ber si­do nie­to del hé­roe, pa­re­cie­ra que don Jor­ge es­ta­ba obli­ga­do a di­fun­dir y prac­ti­car un na­cio­na­lis­mo de raíz. Pe­ro nun­ca es así, co­mo por au­to­ma­tis­mo ge­né­ti­co, ya que ca­da per­so­na de­be ac­tua­li­zar esa po­ten­cia­li­dad que lle­va en su san­gre. Jor­ge Prat lo hi­zo con to­da con­se­cuen­cia, qui­zá muy cons­cien­te de que a quien más se le pi­de es a quien más lle­va por he­ren­cia una car­ga y una po­ten­cia. Pre­si­den­te de la Ju­ven­tud Con­ser­va­do­ra, por­ta­liano, fun­da­dor de la re­vis­ta El Es­tan­que­ro y del dia­rio Mun­do Li­bre, or­ga­ni­za­dor y pri­mer pre­si­den­te del Ban­co del Es­ta­do, mi­nis­tro de Ha­cien­da, pre­can­di­da­to pre­si­den­cial, Jor­ge Prat me­re­ce ser re­es­tu­dia­do, dis­cu­ti­dos de nue­vo sus tex­tos, re­cor­da­da y de­ba­ti­da su fa­mo­sa sen­ten­cia de los años 60: en el fu­tu­ro de Chi­le so­lo veía a los co­mu­nis­tas o los mi­li­ta­res. Cuan­do don Jor­ge es­ti­mó que su que­ri­do Par­ti­do Con­ser­va­dor no era ya com­ple­ta­men­te fiel a sus prin­ci­pios, no du­dó en aban­do­nar­lo y lan­zar­se a la aven­tu­ra de ini­ciar una nue­va or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca, pa­ra se­guir sir­vien­do a Chi­le. No te­nía cier­ta­men­te afa­nes me­siá­ni­cos, por­que cuan­do lo es­ti­mó opor­tuno, con­cu­rrió con su nue­vo par­ti­do a la con­for­ma­ción de un re­fe­ren­te aún más in­clu­si­vo, el Par­ti­do Na­cio­nal. Ahí en esa nue­va de­ci­sión es­tá pre­sen­te una lec­ción do­ble: que en la vi­da pú­bli­ca hay que ser muy ge­ne­ro­sos pa­ra abrir bre­chas y muy ge­ne­ro­sos, por igual, pa­ra con­fluir en pro­yec­tos co­mu­nes. Gon­za­lo Ro­jas Sán­chez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.