Nou­riel Rou­bi­ni y el Ca­pi­ta­lis­mo de Es­ta­do

En opi­nión de es­te columnista, el Go­bierno se es­tá mo­vien­do ya sin mu­cha di­la­ción ha­cia el la­do os­cu­ro.

Pulso - - Trader -

LA se­ma­na pa­sa­da es­tu­vo en Chi­le Nou­riel Rou­bi­ni, en vi­si­ta aus­pi­cia­da por Sco­tia­bank. Ade­más de reunio­nes “ofi­cia­les” con au­to­ri­da­des de go­bierno, Rou­bi­ni dic­tó una con­fe­ren­cia en Ca­sa­pie­dra, en la que ade­más par­ti­ci­pa­ron en un co­lo­quial de­ba­te pos­te­rior los eco­no­mis­tas Fe­li­pe La­rraín y Jo­sé de Gre­go­rio.

Re­vi­san­do mis apun­tes de la con­fe­ren­cia des­ta­co tres co­sas: 1) Rou­bi­ni se mues­tra muy con­fia­do en el fu­tu­ro de Chi­na, in­di­can­do que ba­jo sus más pe­si­mis­tas pro­yec­cio­nes Chi­na no de­be­ría cre­cer por de­ba­jo del 5,5% en los pró­xi­mos años, con 5% co­mo pi­so ab­so­lu­to; 2) en ge­ne­ral, se mues­tra op­ti­mis­ta res­pec­to de Chi­le, no de­ma­sia­do crí­ti­co de las re­for­mas en cur­so, aun­que sí ha­ce la ad­ver­ten­cia res­pec­to de la ten­den­cia al “ca­pi­ta­lis­mo de Es­ta­do”, con­cep­to al que no re­fe­ri­re­mos más ade­lan­te, y 3) a pe­sar del ni­vel de amis­tad que tra­sun­ta­ban La­rraín y De Gre­go­rio, y del diá­lo­go sal­pi­ca­do de chis­tes cru­za­dos (y al­gu­nos in­ter­nos) que man­te­nían, se de­ja­ba ver un po­co de esa pe­lea chi­ca a la que es­ta­mos la­men­ta­ble­men­te acos­tum­brán­do­nos en Chi­le.

En re­la­ción al sta­te ca­pi­ta­lism se­ría in­tere­san­te ha­ber po­di­do pre­gun­tar­le a Nou­riel en qué par­te de la es­ca­la se es­tá mo­vien­do el Go­bierno de Ba­che­let se­gún sus per­cep­cio­nes. Es­to por­que en los pa­pers en que se tra­ta es­te con­cep­to hay un ran­go que los eco­no­mis­tas de re­nom­bre con­si­de­ran más bien po­si­ti­vo, pe­ro hay un ex­tre­mo que con­si­de­ran ne­ga­ti­vo.

En opi­nión de es­te columnista, el Go­bierno se es­tá mo­vien­do ya sin mu­cha di­la­ción ha­cia el la­do os­cu­ro. Ve­mos al­gu­nos ejem­plos me­nos da­ñi­nos y más bien en la es­fe­ra de la pro­mo­ción de in­ver­sión en cam­pos don­de los ca­pi­ta­les pri­va­dos se mue­ven con más cau­te­la, co­mo las in­cur­sio­nes de ENAP o Cor­fo en al­gu­nos nue­vos ne­go­cios. Pe­ro tam­bién hay ejem­plos preo­cu­pan­tes; en­tre es­tos ca­be men­cio­nar la idea, ya pro­mo­vi­da ca­si a he­cho con­su­ma­do, de la AFP es­ta­tal; las cuan­tio­sas in­ver­sio­nes anun­cia­das pa­ra Te­le­vi­sión Na­cio­nal, la cre­cien­te es­ta­ti­za­ción del sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio (don­de la nue­va re­for­ma con­fun­de lo pú­bli­co con lo es­ta­tal), y los na­cien­tes lla­ma­dos a es­ta­ti­zar el Tran­san­tia­go (lo que en la prác­ti­ca sig­ni­fi­ca más bien ins­ti­tu­cio­na­li­zar la ab­sor­ción de las pér­di­das ori­gi­na­das en una idea de ori­gen ab­so­lu­ta­men­te es­ta­tal).

Es de es­pe­rar que es­te con­cep­to de ca­pi­ta­lis­mo de Es­ta­do no se trans­for­me en nues­tro país en un eu­fe­mis­mo pa­ra una cre­cien­te es­ta­ti­za­ción del país.

El au­tor es so­cio de In­vec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.