36.500.000

Pulso - - Actualidad & Politica -

—La coa­li­ción elec­to­ral pac­ta­da en­tre Pa­blo Igle­sias, Uni­dos Po­de­mos, y el lí­der de Iz­quier­da Uni­da, Al­ber­to Gar­zón, pue­de te­ner efec­tos ma­yo­res, ade­más de al­te­rar el equi­li­brio de fuer­zas en­tre la iz­quier­da es­pa­ño­la.

La ma­sa crí­ti­ca de vo­tos que acu­mu­la, un 26% se­gún el son­deo preelec­to­ral de Me­tros­co­pia rea­li­za­do pa­ra El País, le per­mi­te re­co­ger su­fra­gios en mu­chas cir­cuns­crip­cio­nes y au­men­tar con­si­de­ra­ble­men­te sus es­ca­ños. No so­lo su­pera al Par­ti­do So­cia­lis­ta Obre­ro Español (PSOE) co­mo se­gun­da fuer­za. De­bi­li­ta al Par­ti­do Po­pu­lar (PP) y a Ciu­da­da­nos, que con por­cen­ta­jes si­mi­la­res o su­pe­rio­res a los de pa­sa­do 20 de di­ciem­bre, pier­den dipu­tados. El blo­que de iz­quier­das, en unas elec­cio­nes mar­ca­das por la po­la­ri­za­ción, sa­le re­for­za­do: Uni­dos Po­de­mos y lo so­cia­lis­tas ro­za­rían jun­tos la ma­yo­ría ab­so­lu­ta.

La es­tra­te­gia del des­em­pa­te, im­pul­sa­da por el PP y Uni­dos Po­de­mos al nin­gu­near al PSOE y a Ciu­da­da­nos y pre­sen­tar es­tas elec­cio­nes co­mo una ba­ta­lla en­tre dos ex­tre­mos, so­lo pa­re­ce ha­ber be­ne­fi­cia­do a la for­ma­ción de Pa­blo Igle­sias. El Par­ti­do Po­pu­lar si­gue sien­do la fuer­za más vo­ta­da se­gún el son­deo de Me­tros­co­pia (29%), pe­ro con un por­cen­ta­je de vo­tos prác­ti­ca­men­te idén­ti­co al del 20 de di­ciem­bre El can­di­da­to de Uni­dos Po­de­mos a la Pre­si­den­cia del Go­bierno español, Pa­blo Igle­sias.

¿Qué pa­sa? El do­min­go se ha­rán las nue­vas elec­cio­nes ge­ne­ra­les en Es­pa­ña, tras la in­con­clu­sa vo­ta­ción de di­ciem­bre, en la que nin­gún par­ti­do ob­tu­vo una ma­yo­ría ab­so­lu­ta.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? La coa­li­ción de Iz­quier­da Uni­da y Po­de­mos, lla­ma­da Uni­dos Po­de­mos, le es­ta­ría arre­ba­tan­do el se­gun­do lu­gar al PSOE, que, en tan­to, po­dría pa­sar a ser la ter­ce­ra fuer­za cla­ve pa­ra las ne­go­cia­cio­nes.

(28,7%). Una vic­to­ria con un mar­gen pe­que­ño, en re­la­ción a la es­ti­ma­ción de es­ca­ños que se le atri­bu­ye: 114, nue­ve me­nos que los que ob­tu­vo en di­ciem­bre.

La coa­li­ción for­ma­da por Po­de­mos e Iz­quier­da Uni­da, sin em­bar­go, con­so­li­dó e in­clu­so au­men­tó en unas dé­ci­mas la se­gun­da po­si­ción, se­gún el son­deo. Uni­dos Po­de­mos lo­gra arre­ba­tar al PSOE el li­de­raz­go de la iz­quier­da y pue­de con­se­guir al­go más: tras­la­dar a los so­cia­lis­tas la mis­ma no­che del 26 de ju­nio, de con­fir­mar­se es­tos re­sul­ta­dos, una no­ta­ble pre­sión an­te la

po­si­bi­li­dad real de que las fuer­zas de iz­quier­da su­ma­das se acer­quen a la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Me­tros­co­pia atri­bu­ye a Uni­dos Po­de­mos una es­ti­ma­ción de 93 es­ca­ños, 22 más que los que ob­tu­vie­ron en­tre los dos, pe­ro por se­pa­ra­do, en di­ciem­bre pa­sa­do. Jun­to a los 82 es­ca­ños que el mis­mo son­deo otor­ga al PSOE (ocho me­nos que en di­ciem­bre), su­ma­rían 175 dipu­tados. Es­ta­rían a un es­ca­ño de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta, y sin nin­gu­na ne­ce­si­dad de te­ner que con­tar con las for­ma­cio­nes in­de­pen­den­tis­tas.

El PSOE ha rea­li­za­do una

cam­pa­ña a la de­fen­si­va que no le ha per­mi­ti­do avan­zar en su ex­pec­ta­ti­va de vo­to. Pe­dro Sán­chez ha vis­to des­di­bu­ja­do su pa­pel al te­ner que res­pon­der a tres es­tra­te­gias en su con­tra; la po­la­ri­za­ción crea­da por el PP y Po­de­mos, que le arrin­co­na­ba; la apro­pia­ción sin com­ple­jos por par­te de Igle­sias de la eti­que­ta de la so­cial­de­mo­cra­cia; y las acu­sa­cio­nes de in­de­fi­ni­ción an­te su re­sis­ten­cia a re­ve­lar qué pac­tos pre­fie­re tras las elec­cio­nes. Co­mo con­se­cuen­cia, ape­nas ha va­ria­do su es­ti­ma­ción de vo­to en los su­ce­si­vos son­deos y, con un apo­yo del 20,5%, pier­de in­clu­so un pun­to y me­dio res­pec­to del re­sul­ta­do que ob­tu­vo en di­ciem­bre.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, más allá de las con­se­cuen­cias in­ter­nas en el par­ti­do que un re­sul­ta­do así pue­dan pro­vo­car, los so­cia­lis­tas se pue­den con­ver­tir, des­de su ter­ce­ra po­si­ción, en la fuer­za cen­tral de la que de­pen­da cual­quier op­ción de for­mar un Go­bierno.

CIU­DA­DA­NOS SU­MA ME­NOS. Al­bert Ri­ve­ra ha pro­ta­go­ni­za­do una cam­pa­ña ofen­si­va, pa­ra man­te­ner la re­le­van­cia de Ciu­da­da­nos y no per­der, a su vez, el es­pa­cio de la cen­tra­li­dad que sus vo­tan­tes tan­to apre­cian. No le ha ido mal en ese sen­ti­do. Me­tros­co­pia le atri­bu­ye una es­ti­ma­ción de vo­to del 14,5%, unas dé­ci­mas más que en di­ciem­bre. Y si­gue sien­do el lí- Son apro­xi­ma­da­men­te los vo­tan­tes lla­ma­dos a las elec­cio­nes del do­min­go 26 de ju­nio en Es­pa­ña.

der más apre­cia­do, des­pués del su­yo pro­pio, en­tre los vo­tan­tes del Par­ti­do Po­pu­lar y del Par­ti­do So­cia­lis­ta.

Sin em­bar­go, Ri­ve­ra su­fre co­mo el PP los efec­tos que Uni­dos Po­de­mos pro­vo­ca en el re­par­to de es­ca­ños: con me­jor re­sul­ta­do, el son­deo le atri­bu­ye un dipu­tado me­nos que en di­ciem­bre. Y so­bre to­do, la pér­di­da de pe­so par­la­men­ta­rio del PP y del PSOE que la en­cues­ta va­ti­ci­na ha­ce que la in­fluen­cia de Ciu­da­da­nos a la ho­ra de in­ten­tar sa­car ade­lan­te una in­ves­ti­du­ra pue­da ser, en es­ta oca­sión, mu­cho me­nor. A so­lo días de la re­pe­ti­ción de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les en Es­pa­ña, el Par­ti­do Po­pu­lar de Ma­riano Ra­joy se man­tie­ne co­mo fa­vo­ri­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.