Reid so­bre Chi­le: “Es el atar­de­cer de es­ta pre­si­den­cia”

¿Có­mo lo ve? ¿La ba­ja par­ti­ci­pa­ción se de­be al vo­to vo­lun­ta­rio?

Pulso - - Actualidad & Politica -

eva­lua­ción, con­si­de­ran­do que ya se ha vis­to a al­gu­nos mi­nis­tros caer por co­rrup­ción?

—Em­pe­zó mal. Te­mer es un hom­bre del Con­gre­so y for­mó su ga­bi­ne­te pen­san­do só­lo en la arit­mé­ti­ca par­la­men­ta­ria, en lo cual él es un ex­per­to, pe­ro sin pen­sar en te­mas más am­plios, co­mo la ne­ce­si­dad de un Go­bierno de re­pre­sen­tar a un país (con re­pre­sen­ta­ción de mu­je­res y mu­la­tos). La vul­ne­ra­bi­li­dad de su par­ti­do (PMDB) por las in­ves­ti­ga­cio­nes del es­cán­da­lo La­va Ja­to es evi­den­te, con la sa­li­da de tres mi­nis­tros en un mes (dos de su par­ti­do). Di­cho eso, ha nom­bra­do un equi­po eco­nó­mi­co muy com­pe­ten­te. Ade­más, él tie­ne más de­seo y po­si­bi­li­dad de lo­grar la apro­ba­ción de re­for­mas en el Con­gre­so, co­mo el con­trol del gas­to y las pen­sio­nes. Hay se­ña­les de que la re­ce­sión es­tá em­pe­zan­do a per­der fuer­za. Se­rá muy im­por­tan­te si el Go­bierno lo­gra do­tar de su­fi­cien­te con­fian­za a los in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos pa­ra que vuel­van a in­ver­tir. La eco­no­mía po­dría es­tar em­pe­zan­do a re­cu­pe­rar­se pa­ra fin de año. Pa­ra esa fe­cha la in­fla­ción va a es­tar ba­jan­do y el ban­co cen­tral po­drá em­pe­zar a re­du­cir las ta­sas de in­te­rés.

¿El Go­bierno de Te­mer se con­fir­ma­rá des­pués del pro­ce­so de jui­cio de la Pre­si­den­ta Rous­seff?

—To­do de­pen­de­rá del trans­cur­so de la in­ves­ti­ga­ción La­va Ja­to. No des­car­ta­ría que si el Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral, ve que el Go­bierno es­tá muy cuestionado, anu­le la elec­ción de 2014 y con­vo­que una nue­va, so­bre to­do si sur­ge evi­den­cia só­li­da –que has­ta aho­ra no ha sur­gi­do- de que Te­mer mis­mo es­tu­vie­ra in­vo­lu­cra­do en fi­nan­cia­mien­to ile­gal o fue be­ne­fi­cia­rio.

¿Có­mo se va a desa­rro­llar el te­ma del im­peach­ment?

—Lo más pro­ba­ble es que el se­na­do vo­te por el im­peach­ment, pe­ro hay al­gu­nos se­na­do­res que es­tán ex­pre­san­do du­das en pú­bli­co, lo que en Bra­sil se ve co­mo un in­ten­to de ob­te­ner fa­vo­res con la ad­mi­nis­tra­ción de Te­mer, pe­ro lo más pro­ba­ble es que Dil­ma no re­gre­se. Aho­ra, hay un 30% del país que es­tá en con­tra del im­peach­ment y esa par­te es bas­tan­te or­ga­ni­za­da (sin­di­ca­tos y mo­vi­mien­tos so­cia­les). Pe­ro di­cho eso, con el pa­sar del tiem­po y una vez que se vea im­po­si­ble que Dil­ma re­gre­se, el país se adap­ta­rá a la si­tua­ción. Un Go­bierno que no tie­ne man­da­to de las ur­nas tie­ne una des­ven­ta­ja.

¿Qué fac­to­res tie­nen po­ten­cial de ser des­es­ta­bi­li­za­do­res pa­ra la re­gión en el se­gun­do se­mes­tre?

— To­dos es­ta­rán mi­ran­do las elec- cio­nes en EEUU. El ries­go de que Do­nald Trump ga­ne se­ría muy ne­ga­ti­vo pa­ra la re­gión. Esa es la po­si­ble sor­pre­sa prin­ci­pal. Por otra par­te, siem­pre hay que mi­rar a Chi­na; a co­mien­zos de año ha­bía te­mo­res de una des­ace­le­ra­ción abrup­ta en Chi­na. Eso ha men­gua­do, pe­ro hay que man­te­ner un ojo. Y el jue­ves va­mos a ver si el Reino Uni­do si­gue en la Unión Eu­ro­pea o no, y si hay un vo­to por sa­lir -que fe­liz­men­te aho­ra se ve me­nos pro­ba­ble-, eso va a me­ter a la UE co­mo un to­do en un pro­ce­so de mu­cha in­cer­ti­dum­bre.

¿Có­mo im­pac­ta­ría eso en La­ti­noa­mé­ri­ca?

—En dos ma­ne­ras. Ten­dría un im­pac­to eco­nó­mi­co ne­ga­ti­vo en to­da Eu­ro­pa has­ta que se es­ta­blez­ca cuá­les se­rían las nue­vas re­glas de in­ter­cam­bio y ha­bría que ver si otros paí­ses em­pie­zan a que­rer sa­lir tam­bién de la Unión, por­que aun­que ha­bi­tual­men­te el eu­ro­es­cep­ti­cis­mo es al­to en Reino Uni­do, ha cre­ci­do bas­tan­te en otros paí­ses. Por otro la­do, que­da­ría en du­da si el mo­de­lo de in­te­gra­ción eu­ro­pea, que mu­chos in­vo­can en Amé­ri­ca La­ti­na en la re­tó­ri­ca, tie­ne fu­tu­ro o no.

¿Se re­fie­re al Mer­co­sur o Alian­za del Pacífico, o a to­dos en ge­ne­ral?

—En ge­ne­ral, mu­chos po­lí­ti­cos de Amé­ri­ca La­ti­na quie­ren co­piar el mo­de­lo eu­ro­peo, por lo me­nos en su re­tó­ri­ca, aun­que en la prác­ti­ca no lo ha­cen por­que na­die es­tá dis­pues­to a com­par­tir so­be­ra­nía. Pe­ro el te­ma es que, si Bre­xit pa­sa -y es­pe­ro que no ocu­rra-, pon­dría en cues­tión si la idea de que el mun­do ca­mi­na ha­cia uno en que los es­ta­dos na­cio­nes que­den su­pe­ra­dos, o si el es­ta­do na­ción si­gue vi­vi­to y co­lean­do. —Mé­xi­co, Bra­sil, Ar­gen­ti­na y más re­cien­te­men­te, Pe­rú. To­dos esos paí­ses han ocu­pa­do las pá­gi­nas de la co­lum­na Be­llo, que es­cri­be Mi­chael Reid se­ma­na a se­ma­na en The Eco­no­mist. Pe­ro Chi­le se ha vis­to au­sen­te en el úl­ti­mo tiem­po. Al­go que po­dría in­ter­pre­tar­se co­mo una se­ñal po­si­ti­va, con­si­de­ran­do que su ácida plu­ma es se­gui­da muy de cer­ca por los lí­de­res de nues­tro país y que ha­bi­tual­men­te no de­ja in­di­fe­ren­te a na­die. En su vi­sión, el im­pul­so re­for­mis­ta ha per­di­do fuer­za y plan­tea que la par­ti­ci­pa­ción es un desafío pa­ra las au­to­ri­da­des en to­do el mun­do.

¿Cuá­les son sus prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes so­bre Chi­le?

— Mi en­ten­der des­de le­jos –por­que no he es­ta­do en Chi­le ha­ce más de un año- es que el im­pul­so re­for­mis­ta de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let se ha de­bi­li­ta­do mu­cho. La aten­ción es­ta­rá en las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y que al fi­nal del ve­rano que vie­ne la aten­ción se cen­tra­rá en la cam­pa­ña elec­to­ral pre­si­den­cial. Es el atar­de­cer de es­ta pre­si­den­cia y no se ve se­ña­les de una re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca sig­ni­fi­ca­ti­va.

Lue­go de las pri­ma­rias mu­ni­ci­pa­les rea­li­za­das el do­min­go, mu­chos pu­sie­ron en du­da que se man­ten­ga el vo­to vo­lun­ta­rio.

— Los ciu­da­da­nos tie­nen el de­re­cho de vo­tar si quie­ren vo­tar y de no vo­tar si no quie­ren vo­tar. No pien­so que de­ba ser un te­ma de obli­ga­to­rie­dad. Ob­via­men­te en la de­mo­cra­cia, el que no vo­ta, pier­de el de­re­cho de que­jar­se. A ve­ces la gen­te no vo­ta no por­que es­té tan des­con­ten­ta, tam­po­co. Pue­de ha­ber mu­chos mo­ti­vos, o pue­de ha­ber una in­di­fe­ren­cia que si es muy ge­ne­ra­li­za­da pue­de ser pe­li­gro­so. Pe­ro com­pe­te a los po­lí­ti­cos y a la so­cie­dad ci­vil in­cul­car ma­yor en­tu­sias­mo.

¿Có­mo se lo­gra?

— En to­do el mun­do es­tá pa­san­do, por mo­ti­vos com­ple­jos, so­bre to­do en los paí­ses desa­rro­lla­dos, co­mo con­se­cuen­cia de la cri­sis eco­nó­mi­ca de 2007-2008 y sus se­cue­las so­cia­les por un la­do, y por otro la­do, el fi­nal de la gue­rra fría tra­jo fe­liz­men­te un de­bi­li­ta­mien­to de la ideo­lo­gía, en­ton­ces eso ha­ce que la ta­rea de los po­lí­ti­cos sea más di­fí­cil: la gen­te tie­ne me­nos fi­de­li­dad par­ti­da­ria. Pe­ro to­da­vía en la de­mo­cra­cia hay op­cio­nes, hay dis­cre­pan­cias le­gí­ti­mas so­bre las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Es un desafío pa­ra los po­lí­ti­cos con­ven­cer a los ciu­da­da­nos de que es así, e in­cen­ti­var a los ciu­da­da­nos, de­vol­ver­les la ilu­sión de que se pue­den cam­biar las co­sas a tra­vés de la po­lí­ti­ca de­mo­crá­ti­ca.

“La preo­cu­pa­ción es has­ta qué pun­to el Go­bierno in­te­ri­no de Te­mer lo­gra es­ta­ble­cer cre­di­bi­li­dad”.

“No des­car­ta­ría que si el Tri­bu­nal Su­pre­mo Elec­to­ral de Bra­sil ve a un go­bierno muy cuestionado, anu­le la elec­ción de 2014”.

“To­do in­di­ca que el Pre­si­den­te Ma­du­ro no quie­re ne­go­ciar pa­ra que ha­ya un re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio es­te año”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.