Pro­vo­can­do es­ce­na­rios de des­con­fian­za

Qui­zá fue in­ge­nuo es­pe­rar que tras la cri­sis eu­ro­pea y de EEUU ya no que­da­ran du­das de que las con­fian­zas jue­gan un rol cla­ve.

Pulso - - Opinion - FRAN­CIS­CO JAVIER GARRIDO

na­die le que­da­ra du­da al­gu­na de que las jue­gan un pa­pel pro­ta­gó­ni­co y cen­tral en las eco­no­mías lo­ca­les y glo­ba­les. Ta­les con­fian­zas se re­cons­tru­yen de mo­do pau­sa­do y son im­pre­ci­sas en los re­sul­ta­dos: la evi­den­cia no mues­tra an­te­ce­den­tes de lo que po­dría­mos lla­mar una pro­por­cio­na­li­dad de re­cu­pe­ra­ción de confianza en to­das las in­dus­trias, lo que mues­tra un da­ño per­ma­nen­te y sig­ni­fi­ca­ti­vo, so­bre to­do en los paí­ses y com­pa­ñías de me­nor ta­ma­ño.

Pe­ro aun cuan­do las au­to­ri­da­des de los paí­ses ma­ni­fies­ten un ac­to de lu­ci­dez tar­día y cai­gan en cuen­ta en for­ma tar­día pa­ra acep­tar que la va­ria­ble “confianza” es el eje de las ex­pli­ca­cio­nes pa­ra las caí­das de las in­ver­sio­nes, ya que las in­ver­sio­nes son en gran me­di­da el mo­tor de la reac­ti­va­ción y es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de los paí­ses, qui­zá se pue­dan es­pe­rar agen­das rea­lis­tas y ob­je­ti­vos con­cre­tos (ni si­quie­ra acep­ta­bles, tan so­lo pa­ra in­cor­po­rar­los a los su­pues­tos y pla­nes de re­sul­ta­dos de nues­tras com­pa­ñías, asu­mien­do de una vez el ti­po de es­ce­na­rios y en qué aguas se es­ta­rá dis­pues­to o no a na­ve­gar.

Al ob­ser­var las se­ña­les que los in­for­mes y me­dios glo­ba­les es­pe­cia­li­za­dos del sec­tor eco­nó­mi­co em­pre­sa­rial nos ofre­cían des­de ini­cios de 2015, cen­tra­dos en una cons­tan­te dis­cur­si­va que man­tu­vo es­pe­cial én­fa­sis en las dua­li­da­des

con­fian­zas con­cre­tos)

“confianza/des­con­fian­za” y “reac­ti­va­ción/des­ace­le­ra­ción”, ha­bría si­do a lo me­nos mio­pe el no con­si­de­rar las vo­ces de los ac­to­res de pri­me­ra lí­nea en ma­te­rias de cre­di­bi­li­dad so­cial (re­pre­sen­tan­tes de ca­da uno de los gru­pos de po­der y pre­sión exis­ten­tes en to­da so­cie­dad mo­der­na), que lla­ma­ban a con­si­de­rar las con­di­cio­nes que se es­ta­ban ges­tan­do. Pe­ro a ni­vel lo­cal, las au­to­ri­da­des es­ta­ban de­ma­sia­do ocu­pa­das en de­mos­trar que es­ta­ban ha­cien­do la prác­ti­ca, go­ber­nan­do con sus me­dio­cres re­clu­ta­mien­tos y desafian­do el sen­ti­do co­mún. es­truc­tu­ra dis­cur­si­va re­tor­ci­da y an­ti­cua­da (como aque­lla que re­za que el pro­ble­ma es más bien de las con­di­cio­nes “ex­ter­nas” y no in­ter­nas), tan­to la so­cie­dad como el mer­ca­do lo­cal cons­tru­yen su día a día a par­tir de una de las variables más es­ta­bles y co­ti­dia­nas: la por­fia­da reali­dad, con sus ele­men­tos y pro­pie­da­des que de­ben ser es­cla­re­ci­dos en los di­se­ños es­tra­té­gi­cos y de es­ce­na­rios de cor­to, me­diano y lar­go pla­zo (lo que de­be ocu­rrir con sa­lud, edu­ca­ción, crea­ción de em­pleo, pen­sio­nes, I+D y for­ma­ción, en­tre las prin­ci­pa­les variables).

So­bre es­tas con­di­cio­nes los di­rec­ti­vos pú­bli­cos y pri­va­dos de­ben ac­cio­nar y di­ri­gir aten­dien­do sus di­ver­sos ni­ve­les de pre­pa­ra­ción y ex­pe­rien­cia, lo que les per­mi­te to­mar de­ci­sio­nes y des­ti­nar ener­gía al mo­de­la­mien­to de ten­den­cias ajustadas a sus es­tra­te­gias y ne­go­cios. Es por ello que

la so­la in­for­ma­ción no es su­fi­cien­te pa­ra la acer­ta­da to­ma de de­ci­sio­nes,

ya que aun cuan­do se ten­ga la ca­pa­ci­dad de ex­traer da­tos y se­ña­les cla­ras del en­torno, se de­be ser ca­paz de pro­yec­tar y agre­gar va­lor so­bre ellas pa­ra una ade­cua­da to­ma de de­ci­sio­nes.

En los di­ver­sos di­se­ños de es­ce­na­rios que po­de­mos cons­truir y re­vi­sar de ca­ra a los pró­xi­mos cin­co años, tan­to la in­cer­ti­dum­bre como la confianza tien­den a au­men­tar su pe­so re­la­ti­vo en los in­for­mes cons­trui­dos pa­ra di­ver­sas in­dus­trias, pe­ro por sig­ni­fi­ca­ti­vos que sean sus in­puts, sa­be­mos que ellos so­lo pue­den ge­ne­rar va­lor en las men­tes de es­tra­te­gas pre­pa­ra­dos. Y aun cuan­do los es­tra­te­gas pue­dan rea­li­zar apro­pia­das mo­de­li­za­cio­nes de fu­tu­ro pa­ra sus go­bier­nos u or­ga­ni­za­cio­nes, siem­pre la ta­rea de eje­cu­tar­los re­si­de en quie­nes di­ri­gen o go­bier­nan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.