Una ma­la ti­po­lo­gía en edu­ca­ción su­pe­rior

Aun­que no sea la in­ten­ción, el so­lo he­cho de vin­cu­lar ins­ti­tu­tos con las uni­ver­si­da­des que no in­ves­ti­gan de­gra­da a la for­ma­ción téc­ni­co pro­fe­sio­nal y re­fle­ja un des­co­no­ci­mien­to de es­te sec­tor.

Pulso - - Opinion - El au­tor es rec­tor Duoc UC.

LA DIS­CU­SIÓN del proyecto de re­for­ma de la edu­ca­ción su­pe­rior se ha da­do a par­tir de ti­po­lo­gías pe­li­gro­sas pa­ra la bue­na po­lí­ti­ca. El Go­bierno ha avan­za­do en su idea de pri­vi­le­giar las uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les, di­fe­ren­cián­do­las de aque­llas de vo­ca­ción pú­bli­ca no-es­ta­ta­les, y de las do­cen­tes no tra­di­cio­na­les.

Des­gra­cia­da­men­te, nin­gu­na de las ca­te­go­rías pre­vias tie­ne cor­tes cla­ros pa­ra los ob­je­ti­vos de una po­lí­ti­ca pú­bli­ca orien­ta­da a edu­car en las cien­cias y hu­ma­ni­da­des, a crear com­pe­ten­cias pa­ra el tra­ba­jo, a desa­rro­llar y des­cen­tra­li­zar la in­ves­ti­ga­ción, o a vin­cu­lar­se con el me­dio, que son los pro­pó­si­tos que se atri­bu­yen a las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior.

Cual­quier me­di­ción de ca­li­dad en ca­da uno de los ob­je­ti­vos se­ña­la­dos mues­tra que las ti­po­lo­gías no per­mi­ten una separación en­tre ins­ti­tu­cio­nes. En in­ves­ti­ga­ción, por ejem­plo, dos uni­ver­si­da­des del CRUCh su­pe­ran lar­ga­men­te a to­do el res­to, pe­ro hay uni­ver­si­da­des pri­va­das fue­ra del CRUCh que in­ves­ti­gan más que otras que per­te­ne­cen a esa agru­pa­ción. Asi­mis­mo, hay uni­ver­si­da­des fue­ra del CRUCh que rea­li­zan mí­ni­ma in­ves­ti­ga­ción, pe­ro cu­ya do­cen­cia de pre­gra­do es su­pe­rior a otras den­tro del CRUCh.

Peor aún, una nue­va suer­te de ti­po­lo­gía, par­ti­cu­lar­men­te erra­da y pe­li­gro­sa, vie­ne emer­gien­do en la dis­cu- se­ñar, pro­du­cir y en­tre­gar ma­te­ria­les es­tan­da­ri­za­dos, de mo­do de ase­gu­rar que los con­te­ni­dos con­du­cen­tes a la for­ma­ción sean en­tre­ga­dos ade­cua­da­men­te y en for­ma ho­mo­gé­nea. Ade­más, la do­cen­cia en lo téc­ni­co pro­fe­sio­nal re­quie­re de prác­ti­ca, de la­bo­ra­to­rios e ins­tru­men­tal mo­derno, vi­gen­te, cos­to­so.

Hoy los re­cur­sos per cá­pi­ta, pro­ve­nien­tes de los aran­ce­les, son pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes TP del or­den de 1/3 de los de uni­ver­si­da­des, in­clu­yen­do el gru­po de las de­no­mi­na­das do­cen­tes. Las ayu­das es­tu­dian­ti­les per cá­pi­ta son tam­bién del or­den de 1/3 en las pri­me­ras. Como los aran­ce­les en el sec­tor TP son fuente (ca­si) úni­ca del fi­nan­cia­mien­to, la di­fe­ren­cia es aun ma­yor con las uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les, que ade­más de apor­tes fis­ca­les di­rec­tos tie­nen una in­fra­es­truc­tu­ra tam­bién fi­nan­cia­da por el Es­ta­do.

La su­ge­ri­da trans­for­ma­ción des­de uni­ver­si­da­des do­cen­tes a ins­ti­tu­cio­nes del sec­tor TP es im­po­si­ble sin una trans­for­ma­ción fun­da­men­tal de pro­fe­so­res, in­fra­es­truc­tu­ra y re­cur­sos. Aun­que no sea la in­ten­ción, el me­ro he­cho de vin­cu­lar ins­ti­tu­tos con las uni­ver­si­da­des que no in­ves­ti­gan de­gra­da a la for­ma­ción TP y re­fle­ja un des­co­no­ci­mien­to de un sub­sec­tor de la edu­ca­ción su­pe­rior que es ba­se del de­sa­rro­llo fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.