“Es ob­tu­so pen­sar que el ac­tual sis­te­ma AFP va­ya a per­du­rar”

En la Co­mi­sión Bra­vo us­ted era vo­to a fa­vor de la pro­pues­ta B, la cual avan­za­ba en un sis­te­ma mix­to que con­tem­pla la co­exis­ten­cia del sis­te­ma de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual con uno de re­par­to, ¿ve fac­ti­ble que el Go­bierno avan­ce en es­ta di­rec­ción en la ho­ja

Pulso - - En Portada - En de­mo­cra­cia, ¿com­par­te es­te jui­cio?

em­pleo for­mal, pe­ro su in­gre­so no le al­can­za pa­ra es­tar so­bre la lí­nea de la po­bre­za. Y por ello se de­be avan­zar pa­ra que cu­bra por lo me­nos las ne­ce­si­da­des de sub­sis­ten­cia de las per­so­nas.

¿Có­mo se pue­de acor­tar esa bre­cha?

—Si bien la di­fe­ren­cia es im­por­tan­te de­be­ría ha­ber un acuer­do pa­ra ir avan­zan­do a un rit­mo ma­yor al que se ha he­cho has­ta el mo­men­to, pa­ra que en una can­ti­dad de años más se pue­da lle­gar a un sa­la­rio mí­ni­mo que es­té más acor­de al ni­vel de la lí­nea de la po­bre­za.

En cuan­to a la Re­for­ma La­bo­ral, fi­nal­men­te el Go­bierno no per­se­ve­ró con la idea de re­po­ner la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal y ex­ten­sión de be­ne­fi­cios, y a la vez si­guió ade­lan­te con el ve­to pre­si­den­cial pa­ra de­ja sin efec­to los pac­tos de adap­ta­bi­li­dad, ¿Có­mo que­dó la pro­pues­ta ori­gi­nal del Go­bierno?

—Ha­bía mu­chas ex­pec­ta­ti­vas de có­mo iba a que­dar la Re­for­ma La­bo­ral, por­que ha­bía una deu­da gran­de con el mun­do la­bo­ral. En el ac­tual mo­de­lo no se fa­vo­re­cen los sin­di­ca­tos fuer­tes, sino más bien el sen­ti­do de que los sin­di­ca­tos no per­ju­di­quen a las em­pre­sas, a la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va. Sin em­bar­go, la la­bor de los sin­di­ca­tos no es so­la­men­te me­jo­rar los sa­la­rios, sino que va mu­cho más allá co­mo el par­ti­ci­par en los pro­ce­sos de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, me­jo­rar la dis­tri­bu­ción de los in­gre­sos al in­te­rior de la em­pre­sa. En de­fi­ni­ti­va, se es­pe­ra que lue­go de es­ta re­for­ma Chi­le se mo­vie­ra ha­cia for­ta­le­cer la ac­ti­vi­dad sin­di­cal.

No se­guir ade­lan­te con la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal y la ex­ten­sión de be­ne­fi­cios, ¿se de­bió a una fal­ta de vo­lun­tad po­lí­ti­ca del Go­bierno o más bien fue un te­ma de rea­lis­mo de que no es­ta­ban los vo­tos pa­ra se­guir?

—Es di­fí­cil eva­luar la vo­lun­tad del Go­bierno, ya que al in­te­rior del Eje­cu­ti­vo hay dis­tin­tas fuer­zas que van pa­ra di­rec­cio­nes opuestas, y en ese con­tex­to, si uno mi­ra la Re­for­ma La­bo­ral és­ta se trans­for­mó en una es­pe­cie de com­bi­na­ción de esas dos fuer­zas. Se com­bi­na­ron las con­tra­dic­cio­nes al in­te­rior del Go­bierno con una Cons­ti­tu­ción que no per­mi­te ma­yo­res cam­bios.

El Go­bierno di­jo que la Re­for­ma La­bo­ral ha si­do el ma­yor avan­ce pa­ra las re­la­cio­nes la­bo­ra­les

—Sí, per­fec­ta­men­te se pue­de avan­zar ha­cia un sis­te­ma mix­to. Pa­ra ello se pue­de im­ple­men­tar un sis­te­ma don­de la po­bla­ción ac­ti­va en­tre­gue un por­cen­ta­je de su co­ti­za­ción a un fon­do so­li­da­rio, pe­ro a la vez se man­ten­ga su cuen­ta in­di­vi­dual. Los sis­te­mas de re­par­to en ge­ne­ral lo que ha­cen es ase­gu­rar un —No com­par­to esa apre­cia­ción. No es­toy tan se­gu­ra que es­to sea así. No hu­bo nin­gún avan­ce sus­tan­ti­vo y el país si­gue te­nien­do una deu­da pen­dien­te con el sec­tor la­bo­ral.

Us­ted era par­ti­da­ria de un derecho a huel­ga efec­ti­va, y pa­ra ello no po­dría ha­ber re­em­pla­zo in­terno, pe­ro el Go­bierno es­ta­ble­ció el con­cep­to de ade­cua-

mí­ni­mo con­tri­bu­ti­vo y una pen­sión so­li­da­ria pa­ra la ve­jez. —Es­ta­mos en un pun­to don­de el sis­te­ma de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual tie­ne po­cas sa­li­das fa­vo­ra­bles. Ca­da vez tie­ne me­nos le­gi­ti­mi­dad en­tre los ciu­da­da­nos, y en una de­mo­cra­cia no es sano te­ner po­lí­ti­cas pú­bli­cas ile­gi­ti­mas. Por lo de­más es muy ob­tu­so pen­sar que es­to va­ya a per­du­rar en el tiem­po, y tar­de o tem­prano es­to va a ter­mi­nar mal, por­que la reali­dad di­ce otra co­sa. Ade­más veo a la in­dus­tria de la AFP ca­da vez más de­fen­so­ra de sus pro­pios in­tere­ses.

cio­nes ne­ce­sa­rias, ¿hu­bo po­ca cla­ri­dad en es­ta ma­te­ria por par­te del Eje­cu­ti­vo?

—Con la in­tro­duc­ción de las ade­cua­cio­nes ne­ce­sa­rias no sé si es lo mis­mo o peor, por­que si bien se di­ce que no ha­brá re­em­pla­zo in­terno, los em­pre­sa­rios pue­den de­ci­dir qué son ade­cua­cio­nes ne­ce­sa­rias.

¿Có­mo que­da Chi­le en ma­te­ria de legislación la­bo­ral con es­ta re­for­ma? ¿Cuál es el ma­yor ries­go de man­te­ner la ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual?

—El ma­yor pro­ble­ma que tie­ne la ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual es el ries­go que tie­ne el sis­te­ma fi­nan­cie­ro, ya que es un sis­te­ma de aho­rro, que es­tán sien­do usa­dos por las em­pre­sas pa­ra in­ver­tir en dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas y ahí hay un tre­men­do ries­go. Por otro la­do, la pen­sión y des­con­tan­do el ries­go fi­nan­cie­ro de­pen­de de lo que pa­se en el mer­ca­do la­bo­ral y en los mer­ca­dos la­bo­ra­les son muy vo­lá­ti­les. No exis­ten los tra­ba­ja­do­res que es­tán to­da la vi­da en un mis­mo tra­ba­jo y que tie­ne una tra­yec­to­ria en esas mis­mas em­pre­sas. Eso es­tá en los li­bros, y no en la vi­da real, en­ton­ces lo que se acu­mu­la pa­ra una pen­sión de­pen­de de fac­to­res ex­ter­nos aje­nos a los tra­ba­ja­do­res.

“Se es­pe­ra mu­cho de la ne­go­cia­ción de sa­la­rio mí­ni­mo por­que a ni­vel de ne­go­ción co­lec­ti­va la ta­sa de par­ti­ci­pa­ción es ba­ja”.

“Si uno mi­ra la RL se trans­for­mó en una es­pe­cie de com­bi­na­ción de las dos fuer­za al in­te­rior de la NM”.

“Con la in­tro­duc­ción de las ade­cua­cio­nes ne­ce­sa­rias no sé si es lo mis­mo o peor”.

¿Ve que es­te te­ma se­rá un te­ma de cam­pa­ña pre­si­den­cial 2018?

—Es una preo­cu­pa­ción gran­de de la po­bla­ción y por lo tan­to de­be­ría es­tar en la dis­cu­sión de la pró­xi­ma cam­pa­ña pre­si­den­cial. —Se es­pe­ra­ba que hu­bie­ra una re­for­ma más sus­tan­ti­va y con un ob­je­ti­vo más cla­ro res­pec­to al for­ta­le­ci­mien­to de los tra­ba­ja­do­res. En­tien­do que es di­fí­cil por­que el Go­bierno tie­ne con­tra­dic­cio­nes y ade­más por­que te­ne­mos una Cons­ti­tu­ción que aún con una re­for­ma que no era sus­tan­ti­va fa­lló en con­tra de lo mí­ni­mo que se po­día avan­zar que era la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.