Pe­pe Auth: “Es­ta es la pri­me­ra mu­ni­ci­pal que no será una se­ñal de lo que ocu­rri­rá en la pre­si­den­cial”

—Auth alu­de a que “los li­de­raz­gos pre­si­den­cia­les no es­tán con­so­li­da­dos” de ca­ra a la elec­ción de oc­tu­bre. —“Pre­fie­ro 6 mi­llo­nes vo­tan­do por con­vic­ción, que 8 mi­llo­nes vo­tan­do por obligación”, afir­ma so­bre la abs­ten­ción.

Pulso - - Portada - Una entrevista de JAIME SÁN­CHEZ

ACASI tres me­ses de las mu­ni­ci­pa­les, el dipu­tado y ex­per­to elec­to­ral, Pe­pe Auth, cree que tan­to la Nue­va Ma­yo­ría co­mo Chile Va­mos des­apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad que les da­ban las pri­ma­rias le­ga­les, las que ca­li­fi­ca de “re­du­ci­das”.

Auth cree que por pri­me­ra vez des­de 2004 am­bas coa­li­cio­nes lle­gan sin una fi­gu­ra pre­si­den­cial cla­ra a la elec­ción, por lo que será di­fí­cil que los co­mi­cios mu­ni­ci­pa­les per­mi­tan te­ner un pa­no­ra­ma de lo que pa­sa­rá en la pre­si­den­cial.

Res­pec­to a una de las gran­des ba­ta­llas del pró­xi­mo 23 de oc­tu­bre, San­tia­go, el dipu­tado cree que el es­ce­na­rio cam­bió lue­go que “la de­re­cha de­ci­die­ra dar la pe­lea”, tras los cues­tio­na­mien­tos a Ca­ro­li­na Tohá por los su­pues­tos pa­gos de SQM al PPD durante su man­da­to. Hoy, di­ce, el re­sul­ta­do “es in­cier­to”.

Es­ta es la pri­me­ra prue­ba elec­to­ral des­de que se des­ta­pa­ron los ca­sos de fi­nan­cia­mien­to irre­gu­lar. ¿Qué im­pli­ca­rá pa­ra la cla­se po­lí­ti­ca?

—No es la cla­se po­lí­ti­ca la que se mi­de en es­ta elec­ción, son los go­bier­nos co­mu­na­les los que se po­nen en jue­go. En la prác­ti­ca es­ta no es una elec­ción co­mo po­drían ser las pre­si­den­cia­les. Son 345 elec­cio­nes de al­cal­de y ca­da una de ellas tie­ne su pro­pia ló­gi­ca.

¿Us­ted cree que la mo­les­tia que exis­te de la ciu­da­da­nía con la po­lí­ti­ca no se ve­rá re­fle­ja­da en es­ta elec­ción, a tra­vés de la abs­ten­ción, por ejem­plo?

—Es muy di­fí­cil que al­guien to­me es­ta de­ci­sión res­pec­to de su al­cal- de, que es quien le re­suel­ve sus te­mas de edu­ca­ción, sa­lud, ba­su­ra, etc, por al­go que pa­sa en el mundo de los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Es muy po­ca la re­la­ción que exis­te en­tre un cli­ma na­cio­nal de re­cha­zo a los par­ti­dos con la po­si­ción de un elec­tor res­pec­to a su al­cal­de.

Pe­ro se ha di­cho que la par­ti­ci­pa­ción en las pri­ma­rias fue ba­ja, pre­ci­sa­men­te por es­ta mo­les­tia ciu­da­da­na ¿Po­dría ba­jar más res­pec­to a la mu­ni­ci­pal pa­sa­da?

—No creo que ba­je la par­ti­ci­pa­ción. Las en­cues­tas ha­blan de un po­co más de par­ti­ci­pa­ción, pe­ro yo creo que en­tre quie­nes de­cla­ran que tie­nen in­ten­ción de par­ti­ci­par y quie­nes par­ti­ci­pan efec­ti­va­men­te, siem­pre hay un des­fa­se, pro­duc­to de las di­fi­cul­ta­des que les po­ne el sis­te­ma. No he­mos me­jo­ra­do to­da­vía los me­ca­nis­mos y con­di­cio­nes pa­ra fa­ci­li­tar que los chi­le­nos ejer­zan su de­re­cho a vo­to.

¿Có­mo se po­dría fa­ci­li­tar la par­ti­ci­pa­ción?

—Ca­si un ter­cio de la po­bla­ción es­tá ins­cri­to en un lu­gar dis­tin­to al que vive y mu­chas ve­ces en una mis­ma fa­mi­lia, to­dos es­tán ins­cri­tos en dis­tin­tos lu­ga­res te­nien­do un cen­tro de vo­ta­ción a 20 me­tros. Eso po­dría re­sol­ver­se, por ejem­plo, con el vo­to elec­tró­ni­co, que per­mi­ti­ría que tú vo­ta­ras en el lu­gar más cer­ca y tu vo­to apa­re­ce don­de es­tás ins­cri­to.

¿Qué otros fac­to­res in­ci­di­rán en la par­ti­ci­pa­ción?

—La par­ti­ci­pa­ción tie­ne mu­cha va­ria­ción in­ter­co­mu­nal, por­que hay cier­tos ras­gos que es­ti­mu­lan la par­ti­ci­pa­ción y otros que la re­du­cen. En las co­mu­nas pequeñas hay más par­ti­ci­pa­ción, por ejem­plo, por­que la gen­te es­tá más cer­ca de los go­bier­nos lo­ca­les. El se­gun­do fac­tor que in­ci­de mu­cho es la in­cer­ti­dum­bre del re­sul- ta­do. Cuan­do tie­nes elec­cio­nes com­pe­ti­ti­vas, au­men­ta la par­ti­ci­pa­ción.

¿Y la ca­pa­ci­dad pa­ra rea­li­zar cam­pa­ñas? Des­de los par­ti­dos cri­ti­can que la nue­va ley res­trin­ge mu­cho la pro­pa­gan­da.

—Los par­ti­dos di­cen eso por la ex­pe­rien­cia de las pri­ma­rias, pe­ro las pri­ma­rias fue­ron una ex­pe­rien­cia frus­tra­da por­que los par­ti­dos de­ja­ron pa­sar la pre­cio­sa opor­tu­ni­dad de con­ver­tir las pri­ma­rias en un hi­to del iti­ne­ra­rio elec­to­ral ha­bi­tual. Es la de­ci­sión po­lí­ti­ca de las dos coa­li­cio­nes la que frus­tró que las pri­ma­rias se con­vir­tie­ran en una ins­tan­cia ma­si­va de par­ti­ci­pa­ción.

¿Pe­ro pue­de afec­tar el cli­ma elec­to­ral de las mu­ni­ci­pa­les que la cam­pa­ña sea re­du­ci­da?

—Los car­te­les van a exis­tir, pe­ro en me­nor can­ti­dad, por­que la in­fluen­cia del di­ne­ro va a ser me­nor. Lo que ha he­cho (la nue­va ley) es tras­la­dar el es­fuer­zo, des­de las cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias a las cam­pa­ñas cuer­po a cuer­po, don­de lo que pri­ma es el con­tac­to di­rec­to. Los par­ti­dos y los can­di­da­tos tie­ne que cam­biar el switch.

Ha sur­gi­do la idea de re­po­ner el vo­to obli­ga­to­rio. Si se man­tie­ne la abs­ten­ción, ¿de­be­ría re­po­ner­se el vo­to obli­ga­to­rio?

—Ha­blar de vo­to obli­ga­to­rio por­que par­ti­ci­pó po­ca gen­te en las pri­ma­rias me pa­re­ce ri­dícu­lo. Es pa­té­ti­co es­cu­char a los mis­mos par­ti­dos que no tu­vie­ron la vo­lun­tad po­lí­ti­ca de ha­cer pri­ma­rias en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal de la­men­tar­se lue­go de que par­ti­ci­pe po­ca gen­te. Yo pre­fie­ro seis mi­llo­nes de per­so­nas vo­tan­do por con­vic­ción, en vez de sie­te mi­llo­nes u ocho mi­llo­nes vo­tan­do por obligación.

¿Van a per­mi­tir estos re­sul­ta-

dos ha­cer una lec­tu­ra de lo que ocu­rri­rá en las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les? —Es­ta será la pri­me­ra elec­ción mu­ni­ci­pal des­de 2004 que no será una se­ñal de lo que va a ocu­rrir en la pre­si­den­cial. En la elec­ción de 2004 era evi­den­te que es­ta­ba ins­ta­la­do La­vín en la de­re­cha y por el la­do nues­tro era evi­den­te que era Bachelet o Al­vear. Y el triun­fo del 2004 de la Con­cer­ta­ción pre­fi­gu­ró el triun­fo pos­te­rior de Bachelet. El 2008 el li­de­raz­go pre­si­den­cial de Pi­ñe­ra en la de­re­cha era evi­den­te. A la de­re­cha le fue ex­tre­ma­da­men­te bien en esa elec­ción de al­cal­des y Pi­ñe­ra ga­nó des­pués la pre­si­den­cial. El 2012 pa­só lo mis­mo. Bachelet fue can­di­da­ta en las 345 co­mu­nas de Chile. Hoy día por pri­me­ra vez no tie­nes de­fi­ni­do quié­nes van a ser los can­di­da­tos o si­quie­ra si va ver un só­lo can­di­da­to.

¿Cuál cree que van a ha­cer las prin­ci­pa­les ba­ta­llas?

—Las ba­ta­llas de­pen­den de los ba­ta­lla­do­res. Hay que sa­ber quié­nes son los con­ten­do­res y co­mo to­da­vía eso no es­tá re­suel­to…las gran­des ba­ta­llas son las que tie­nen ma­yor in­cer­ti­dum­bre.

¿Au­men­tó la in­cer­ti­dum­bre en San­tia­go con la en­tra­da de Joa­quín La­vín a la ca­rre­ra?

—Siem­pre he te­ni­do in­cer­ti­dum­bre en San­tia­go por­que his­tó­ri­ca­men­te en San­tia­go hay un elec­to­ra­do muy equi­li­bra­do. Nin­gún sec­tor le ha ga­na­do am­plia­men­te la elec­ción al otro sec­tor.

¿Cuán­to pue­de com­pli­car a Tohá la vin­cu­la­ción con SQM?

—Ca­ro­li­na Tohá te­nía una po­si­ción muy con­so­li­da­da y lo que pa­só abrió el ape­ti­to de la de­re­cha. La de­re­cha de al­gu­na ma­ne­ra ha­bía en­tre­ga­do la ore­ja y aho­ra de­ci­de dar la pe­lea. Yo no ima­gino una elec­ción con re­sul­ta­do ga­ran­ti­za­do, tie­ne un re­sul­ta­do in­cier­to.

En al­gu­nos sec­to­res se ha cues­tio­na­do la per­ma­nen­cia de la NM co­mo pac­to. ¿Cuán­to po­dría in­fluir en la con­ti­nui­dad del con­glo­me­ra­do un re­sul­ta­do ne­ga­ti­vo en oc­tu­bre?

—Yo creo que es al re­vés, por­que pa­ra go­ber­nar ne­ce­si­tas ma­yo­ría. Mien­tras más mal te va­ya en las mu­ni­ci­pa­les, más ur­gen­te será am­pliar tu ba­se de apo­yo. En cam­bio, si ga­nas muy am­plia­men­te tú pue­des dar­te el lu­jo de se­pa­rar­te.

¿Si se gana con mu­cha ven­ta­ja po­dría au­men­tar en al­gu­nos par­ti­dos la idea de no se­guir con al­gu­nos so­cios de la coa­li­ción?

—Por su­pues­to. Es un ries­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.