Ha­rald Be­yer: “No veo un pro­yec­to pa­ra los pró­xi­mos 18 me­ses que en­tu­sias­me a la Nue­va Ma­yo­ría. De­ben te­ner una carta de na­ve­ga­ción cla­ra”

“La mano del mi­nis­tro Val­dés tie­ne que hacerse no­tar en el im­pac­to fis­cal del pro­yec­to de edu­ca­ción su­pe­rior”.

Pulso - - Portada - Una entrevista de MI­RIAM LEI­VA P.

PRAG­MÁ­TI­CA es la for­ma en que Ha­rald Be­yer ob­ser­va el desen­la­ce de es­te Go­bierno. El di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios Pú­bli­cos (CEP) no es­pe­ra gran­des re­me­zo­nes que cam­bien la ru­ta de la eco­no­mía, y só­lo cru­za los de­dos pa­ra que el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ro­dri­go Val­dés, lo­gre con­te­ner las ten­ta­cio­nes de ma­yor gas­to.

No lo cri­ti­ca por sus ac­tua­cio­nes, e in­clu­so con­si­de­ra que el 10,4% de re­ajus­te del sa­la­rio mí­ni­mo en 18 me­ses, no es dra­má­ti­co.

¿Có­mo ob­ser­vó la per­for­man­ce del mi­nis­tro Val­dés durante las úl­ti­mas se­ma­nas, pri­me­ro lo del ve­to en re­for­ma la­bo­ral y des­pués lo del sa­la­rio mí­ni­mo?

—Pa­ra eva­luar al mi­nis­tro no só­lo hay que mi­rar la úl­ti­ma se­ma­na sino que el pe­río­do más pro­lon­ga­do por­que cuan­do asu­mie­ron él y Jor­ge Burgos, es­to era un ca­mión sin fre­nos, con una se­rie de de­ci­sio­nes to­ma­das que te­nían mal pro­nós­ti­co en la ma­te­ria que le co­rres­pon­de co­mo es la si­tua­ción fis­cal. En­ton­ces, a él le to­có ata­jar, or­de­nar ese desafío que si­gue es­tan­do pen­dien­te y la prue­ba de fue­go será la dis­cu­sión pre­su­pues­ta­ria. Al mis­mo tiem­po, en una eco­no­mía de­pri­mi­da, él te­nía que vol­ver a ge­ne­rar con­fian­zas pa­ra evi­tar que si­guie­ra en rum­bo ne­ga­ti­vo y even­tual­men­te pu­die­se re­cu­pe­rar­se.

¿Y có­mo lo ha he­cho, en­ton­ces?

—Es­ta es una coa­li­ción com­ple­ja, no co­noz­co nin­gu­na coa­li­ción en el mundo que ten­ga la di­ver­si­dad ideo­ló­gi­ca de la Nue­va Ma­yo­ría (NM) y eso ha he­cho es­pe­cial­men­te di­fí­cil su tra­ba­jo, y lo he­mos no­ta­do en lo la­bo­ral. Di­cho eso, lo que de­be ha­cer un mi­nis­tro de Ha­cien­da es ir des­pe­jan­do in­cer­ti­dum­bre y en­ca­rri­lan­do la agen­da, y creo que lo ha lo­gra­do sa­tis­fac­to­ria­men­te, no es que sea per­fec­to pe­ro las ano­ta­cio­nes po­si­ti­vas son me­jo­res que las ne­ga­ti­vas.

¿Có­mo en­ca­rri­ló la re­for­ma la­bo­ral?

—Ese es un te­ma don­de la di­ver­si­dad ideo­ló­gi­ca se ha­ce mu­cho más pa­ten­te, en­ton­ces tam­po­co uno pue­de pe­dir mi­la­gros. Se op­tó por un ca­mino que pro­ba­ble­men­te él no hu­bie­ra pre­fe­ri­do, pe­ro se des­pe­jó el te­ma. Ha­brá que bus­car en otra opor­tu­ni­dad, no creo en es­te Go­bierno, la posibilidad de in­tro­du­cir ma­yor fle­xi­bi­li­dad.

¿Era un mal ca­mino dar­le pre­emi­nen­cia a los sin­di­ca­tos a tra­vés de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal?

—No creo que ha­ya si­do un buen ca­mino, pe­ro no es­ta­ban los vo­tos, y ese era el te­ma cen­tral. El Go­bierno fue bas­tan­te prag­má­ti­co y de­ci­dió po­ner­le fin a la in­cer­ti­dum­bre, y ter­mi­nar con una ley que le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.