Dis­cul­pas a ca­ra des­cu­bier­ta,

Pulso - - Portada - por Al­ber­to López-Her­mi­da

HA­CE DOS se­ma­nas, en es­te mis­mo es­pa­cio, pu­bli­qué una co­lum­na ba­jo el tí­tu­lo “La pre­si­den­ta en­ca­pu­cha­da”. En ella ex­pu­se los peo­res de­fec­tos que tie­nen los an­ti­so­cia­les que se­ma­na tras se­ma­na se to­man las ca­lles de las ma­yo­res ciu­da­des del país y con­cluí que la Pre­si­den­ta Bachelet com­par­tía mu­chos de esos vi­cios. Las reac­cio­nes no se hi­cie­ron es­pe­rar en­tre co­le­gas, ami­gos y, des­de lue­go, las re­des so­cia­les y los pas­qui­nes di­gi­ta­les siem­pre ham­brien­tos de po­lé­mi­cas de ba­ja mon­ta re­ves­ti­das de pre­jui­cios fa­ci­lis­tas. Una frac­ción de esos co­men­ta­rios eran es­pe­ra­bles y, per­fu­ma­dos con te­mo­res re­ve­ren­cia­les y pri­sio­ne­ros de cier­tos es­te­reo­ti­pos, cri­ti­ca­ron mi comentario sin mu­cho ar­gu­men­to más que con un “eso no se ha­ce. ¿Por qué? Por­que no”. Aho­ra bien, una bue­na par­te de los co­men­ta­rios re­ci­bi­dos, in­clu­so en la pren­sa de iz­quier­da que re­pli­có la co­lum­na, aplau­die­ron mis ideas e in­clu­so la ra­di­ca­li­za­ron. Fue pre­ci­sa­men­te eso lo que me hi­zo re­con­si­de­rar lo es­cri­to. En ese sen­ti­do, si­go pen­san­do bue­na par­te de lo que es­cri­bí, pe­ro hay cier­tas opi­nio­nes que pu­bli­car­las no apor­ta ab­so­lu­ta­men­te na­da. ¿Sir­ve de al­go pu­bli­car por enési­ma vez que la Pre­si­den­ta en­ca­be­za el peor Go­bierno des­de que se re­cu­pe­ró la de­mo­cra­cia? Re­pe­tir­lo pa­ra ga­nar aplau­so fá­cil no es pro­pio de al­guien que tra­ba­ja en la aca­de­mia. Por otro la­do, el im­pac­to que co­mo pe­rio­dis­ta y pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio uno pue­de lle­gar a te­ner en la opi­nión y el ac­tuar de un por­cen­ta­je de quie­nes en­ca­be­za­rán Chile a me­diano pla­zo es un fac­tor a con­si­de­rar. Mi co­lum­na, en efec­to, so­lo in­vi­tó a la bron­ca y a jus­ti­fi­car la inac­ción. Eso es un da­ño a Chile y una coope­ra­ción tor­pe a ese cli­ma de po­la­ri­za­ción que per­ma­nen­te­men­te cri­ti­co. Una con­tra­dic­ción pu­ra. Por úl­ti­mo, co­no­cien­do a la Pre­si­den­ta Bachelet, par­ti­cu­lar­men­te por­que mi te­sis doc­to­ral y pos­te­rior tra­ba­jo ha tra­ta­do de su pri­mer Go­bierno y su mag­ní­fi­ca ca­pa­ci­dad de ajus­tar es­te­reo­ti­pos fe­me­ni­nos y mas­cu­li­nos en la con­duc­ción del país, es in­jus­to com­pa­rar­la con quie­nes bus­can di­rec­ta y ex­plí­ci­ta­men­te da­ñar a la na­ción. Así, la co­lum­na pu­bli­ca­da ha­ce una quin­ce­na en es­te mis­mo lu­gar la con­si­de­ro in­ne­ce­sa­ria, con­tra­dic­to­ria e in­jus­ta, por lo que pi­do mis más sin­ce­ras dis­cul­pas, con el ros­tro des­cu­bier­to y aver­gon­za­do. Y aho­ra, a re­to­mar la crí­ti­ca cons­truc­ti­va y co­la­bo­rar con la re­vo­lu­ción de la ale­gría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.