Erra­do de­ba­te res­pec­to del vo­to obli­ga­to­rio

Es in­con­sis­ten­te y po­co se­rio que se co­mien­ce a dis­cu­tir la re­ins­tau­ra­ción del vo­to obli­ga­to­rio por el re­sul­ta­do de so­lo una elec­ción y sin que sea po­si­ble com­pa­rar co­mu­nas.

Pulso - - Opinion -

HA­CE PO­CO más de una se­ma­na se ce­le­bra­ron en 93 co­mu­nas del país elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les pri­ma­rias le­ga­les, las pri­me­ras ba­jo el sis­te­ma po­lí­ti­co ac­tual.

Tras la ba­ja par­ti­ci­pa­ción del elec­to­ra­do en es­te pro­ce­so -es­ti­ma­da en 280 mil per­so­nas, res­pec­to del pa­drón to­tal que lle­ga­ba a ca­si 5 mi­llo­nes de vo­tan­tes- par­ti­dos y ana­lis­tas po­lí­ti­cos co­men­za­ron a cues­tio­nar la vo­lun­ta­rie­dad del vo­to. Es­ta dis­cu­sión pa­re­cie­ra no te­ner sen­ti­do, to­da vez que nos es per­ti­nen­te eva­luar es­te pro­ce­so en tér­mi­nos li­nea­les, pues, al no ha­ber pri­ma­rias en to­das las co­mu­nas el uni­ver­so elec­to­ral no es equi­va­len­te. Un diag­nós­ti­co más acer­ta­do al res­pec­to so­lo se po­dría ob­te­ner tras las pró­xi­mas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les o la pre­si­den­cia­les de 2017, pe­ro es­to no jus­ti­fi­can­do, en nin­gún ca­so, que la ba­ja par­ti­ci­pa­ción sea atri­bui­ble a la vo­lun­ta­rie­dad. Por lo mis­mo, es in­con­sis­ten­te y po­co se­rio que se co­mien­ce a dis­cu­tir la re­ins­tau­ra­ción del vo­to obli­ga­to­rio por el re­sul­ta­do de so­lo una elec­ción sin abor­dar el te­ma de fon­do, que es el es­ca­so in­te­rés de la ciu­da­da­nía en la política.

El aná­li­sis que se de­be ha­cer no tie­ne que ver con las me­di­das re­pre­si­vas a la que se ex­po­nen los elec­to­res que no par­ti­ci­pan en una vo­ta­ción, sino en cuál es la ra­zón de fon­do de­trás de es­te es­ca­so in­te­rés cí­vi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.