Chi­le bus­ca li­de­rar bo­nos de in­ver­sión so­cial en La­tam

In­fra­es­truc­tu­ra, sa­lud, edu­ca­ción e in­te­gra­ción son al­gu­nas deu­das so­cia­les que pue­den ser sal­da­das con es­te ti­po de ins­tru­men­tos. Pe­ro pa­ra eso, hay que con­ven­cer a los in­ver­sio­nis­tas orien­ta­dos a la sus­ten­ta­bi­li­dad.

Pulso - - Patricio Zapata - DA­NIEL FA­JAR­DO CA­BE­LLO

CER­CA del 28% de los ha­bi­tan­tes en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be aún se man­tie­nen en la po­bre­za (164 mi­llo­nes de per­so­nas) y un 11,3% en la ex­tre­ma po­bre­za. En es­te con­tex­to, uno de los gran­des pro­ble­mas que en­fren­tan los paí­ses de la re­gión tie­ne que ver con im­ple­men­tar una in­fra­es­truc­tu­ra ur­ba­na que me­jo­re la ca­li­dad de vi­da.

Con ese ob­je­ti­vo, na­cen en el mun­do los Bo­nos de Im­pac­to So­cial (BIS), un me­ca­nis­mo que per­mi­te fi­nan­ciar pro­gra­mas de ín­do­le so­cial, atra­yen­do a in­ver­sio­nis­tas con un fo­co en sus­ten­ta­bi­li­dad. La se­ma­na pa­sa­da, se reali­zó en Chi­le la Con­fe­ren­cia PPP Amé­ri­cas or­ga­ni­za­da por el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano del Desa­rro­llo (BID), don­de se die­ron a co­no­cer los de­ta­lles de có­mo fun­cio­nan y así em­pe­zar a in­tro­du­cir­los con más fuer­za en nues­tro país, co­mo un “hub” pa­ra la re­gión.

¿Có­mo fun­cio­nan? Un BIS es un acuer­do en que los in­ver­sio­nis­tas de im­pac­to (in­ver­sio- nis­tas que bus­can el im­pac­to so­cial, ade­más de los ren­di­mien­tos fi­nan­cie­ros) y or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les asu­men el ries­go de fi­nan­ciar una so­lu­ción pa­ra un pro­ble­ma so­cial di­fí­cil.

Es­te ti­po de bono per­mi­te fi­nan­ciar por ejem­plo, pro­ble­mas co­mo la vio­len­cia ju­ve­nil (ase­gu­ran­do que los jó­ve­nes per­ma­nez­can en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo), el des­em­pleo ado­les­cen­te, la po­bre­za ur­ba­na e in­ter­ge­ne­ra­cio­nal, o pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la sa­lud.

Una vez que las ONG y las em­pre­sas so­cia­les re­ci­ben el ca­pi­tal de tra­ba­jo de los in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos o de or­ga­ni­za­cio­nes, pue­den tra­ba­jar di­rec­ta­men­te con sus co­mu­ni­da­des pa­ra im­ple­men­tar un ser­vi­cio so­cial efec­ti­vo. Por ejem­plo, un pro­gra­ma de re­in­te­gra­ción pa­ra pre­si­dia­rios re­cien­te­men­te li­be­ra­dos. Si es­tas or­ga­ni­za­cio­nes tie­nen éxi­to, el go­bierno les pa­ga a los in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos por los re­sul­ta­dos so­cia­les po­si­ti­vos.

Se­gún es­te mo­de­lo, los go­bier­nos son ca­pa­ces de trans­fe­rir el ries­go de pro­bar pro­gra­mas inno- va­do­res, pa­gan­do só­lo cuan­do el ob­je­ti­vo es­té cum­pli­do. Por su par­te, las ONG pue­den ac­ce­der a fi­nan­cia­mien­to fle­xi­ble, y los con­tri­bu­yen­tes re­ci­ben más ri­gor, res­pon­sa­bi­li­dad y va­lor por su di­ne­ro. “Es­te ins­tru­men­to ofre­ce la opor­tu­ni­dad de fi­nan­ciar ser­vi­cios so­cia­les pio­ne­ros y, al mis­mo tiem­po, ga­ran­ti­zar que los go­bier­nos y la so­cie­dad re­ci­ban ma­yor va­lor por su ca­pi­tal, pa­gan­do só­lo por aque­llos pro­gra­mas que son ver­da­de­ra­men­te efec­ti­vos”, ex­pli­ca Bri­git Helms, ge­ren­te ge­ne­ral del Fon­do Mul­ti­la­te­ral de In­ver­sio­nes (Fo­min), una de las en­ti­da­des pro­mo­to­ras de es­te ti­po de fon­dos.

La eje­cu­ti­va mues­tra, a tra­vés de un ejem­plo, el im­pac­to de es­tos fon­dos. “Hoy una ca­pa­ci­ta­ción la­bo­ral es con­si­de­ra­da exi­to­sa por­que mil per­so­nas fue­ron ca­pa­ci­ta­das, pe­ro nun­ca sa­be­mos si efec­ti­va­men­te con­si­guie­ron un tra­ba­jo en el fu­tu­ro”. Es­te ti­po de ins­tru­men­tos ya han si­do im­ple­men­ta­dos en paí­ses co­mo In­gla­te­rra, Es­ta­dos Uni­dos e Is­rael. sa­lud, edu­ca­ción, ac­ce­so a agua, ac­ce­so a la ener­gía eléc­tri­ca, en­tre otros. Si el aná­li­sis se desa­rro­lla en ba­se a zo­nas geo­grá­fi­cas, de­be­ría abor­dar­se zo­nas las ale­ja­das del con­fort so­cial, en es­te ca­so es­tán las zo­nas ex­tre­mas del país, zo­nas pe­ri­fé­ri­cas de ciu­da­des, o ciu­da­des con ba­jos ín­di­ces de al­fa­be­ti­za­ción, en­tre otros cri­te­rios”, di­ce Falcón.

De he­cho, el Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas es una de las en­ti­da­des gu­ber­na­men­ta­les más in­tere­sa­das en es­ta mo­da­li­dad, pa­ra lo­grar rea­li­zar cier­tos pro­yec­tos de en­fo­que so­cial en va­rios pun­tos del país.

Tam­bién de­be­rían en­fo­car­se en cier­tas in­dus­trias que po­seen ope­ra­cio­nes que se vi­si­bi­li­zan en ma­yor me­di­da en su en­torno, de­bi­do a sus im­pac­tos. Por ejem­plo, la mi­ne­ría. “De­be ser con­si­de­ra­do co­mo una

Una vez que las ONGs re­ci­ben el ca­pi­tal, pue­den tra­ba­jar di­rec­ta­men­te con sus co­mu­ni­da­des.

opor­tu­ni­dad pa­ra la ge­ne­ra­ción de va­lor com­par­ti­do y trans­fe­ren­cia de ha­bi­li­da­des ha­cia aque­llas po­bla­cio­nes ale­da­ñas, di­na­mi­za­ción de eco­no­mías lo­ca­les, mi­ti­ga­ción de asun­tos me­dioam­bien­ta­les, en­tre otros”, agre­ga Falcón.

Pa­ra es­to, ob­via­men­te se ne­ce­si­ta de in­ver­sio­nis­tas real­men­te in­te­re­sa­dos, tan­to por una vo­ca­ción sus­ten­ta­ble, co­mo pa­ra ob­te­ner una ga­nan­cia. En es­te as­pec­to, Clark Ains­worth, bu­si­ness de­ve­lop­ment ma­na­ger pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na de Mor­nings­tar, cree que al me­nos, en el ám­bi­to de los fon­dos mu­tuos, aún no es­tán con­tem­pla­dos en las car­te­ras de in­ver­sión lo­cal. “To­da­vía no he­mos visto un in­te­rés fuer­te por par­te de las AGF (ad­mi­nis­tra- do­ras ge­ne­ra­les de fon­dos) de lan­zar es­te ti­po de pro­duc­to. Sin em­bar­go, en Bra­sil he­mos visto el lan­za­mien­to de va­rios aso­cia­dos con sos­te­ni­bi­li­dad”, di­ce Ains­worth.

De he­cho, se­gún da­tos de Mor­nings­tar, a ni­vel mun­dial los fon­dos so­cial­men­te res­pon­sa­bles o Fon­dos de In­ver­sión So­cial (FIS) se ubi­can en su ma­yo­ría en Eu­ro­pa, con Lu­xem­bur­go a la ca­be­za, con 1.602 ins­tru­men­tos de es­te ti­po, re­pre­sen­tan­do un 32% del to­tal. Lue­go le si­guen Fran­cia (718), Es­ta­dos Uni­dos (612), Reino Uni­do (295) y Co­rea del Sur con 227 fon­dos.

Se­gún un es­tu­dio de JPMor­gan, a ni­vel mun­dial, los fon­dos de in­ver­sión so­cial ha­brían in­ver­ti­do cer­ca de US$12.000 mi­llo­nes du- ran­te el año pa­sa­do en el mun­do. In­clu­so, el BID es­ti­ma que es­tos ins­tru­men­tos po­drían crear un mer­ca­do de US$ 500.000 mi­llo­nes pa­ra la pró­xi­ma dé­ca­da.

Jus­ta­men­te, la idea de la Con­fe­ren­cia PPP Amé­ri­cas es atraer in­ver­sio­nis­tas so­cia­les a Amé­ri­ca La­ti­na. “Chi­le es ex­ce­len­te co­mo ini­cio pa­ra lle­gar a to­da La­ti­noa­mé­ri­ca, ya que fun­cio­na co­mo un efec­to do­mi­nó pa­ra los otros paí­ses de la re­gión”, apun­ta Helms.

Por su par­te, Falcón cree que si bien los fon­dos de in­ver­sión so­cial son ca­da día más ne­ce­sa­rios, Chi­le tie­ne que avan­zar aún más en crear ins­tan­cias que ge­ne­ren ma­yo­res im­pac­tos so­cia­les po­si­ti­vos sin ne­ce­si­dad de una cap­tu­ra de

fon­dos pa­ra es­tos fi­nes. “La gran de­bi­li­dad de Chi­le es la ba­ja ba­te­rías de pro­yec­tos dis­po­ni­bles pa­ra es­co­ger, por lo ge­ne­ral se in­vier­te muy geo­grá­fi­ca­men­te en San­tia­go, o en sec­to­res co­mo edu­ca­ción. Pe­ro exis­ten mu­chas otras ne­ce­si­da­des, en sa­lud, ne­ce­si­da­des bá­si­cas y en igual­dad de ser­vi­cios pa­ra las zo­nas ex­tre­mas”, con­clu­ye el di­rec­tor de sus­ten­ta­bi­li­dad de De­loit­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.