OPI­NIÓN: El fu­tu­ro de Eu­ro­pa, por Geor­ge So­ros.

La UE es -hay que re­co­no­cer­lo- una crea­ción imperfecta, pe­ro quie­nes creen en ella de­ben unir­se pa­ra re­cons­truir­la por com­ple­to.

Pulso - - Patricio Zapata - El au­tor es pre­si­den­te de So­ros Fund Ma­na­ge­ment y de Open So­ciety Foun­da­tions. Copy­right: Pro­ject Syn­di­ca­te. GEOR­GE SO­ROS

EN MI OPI­NIÓN, Gran Bre­ta­ña te­nía con la UE el me­jor de los arre­glos po­si­bles; era miem­bro del mer­ca­do co­mún sin per­te­ne­cer al eu­ro y ha­bía con­se­gui­do otras exen­cio­nes a las re­glas de la UE. Pe­ro eso no bas­tó pa­ra evi­tar que su elec­to­ra­do vo­ta­ra por la sa­li­da del blo­que.

¿Por qué? La res­pues­ta pue­de ha­llar­se en las en­cues­tas los me­ses pre­vios al re­fe­ren­do por el Bre­xit. La cri­sis mi­gra­to­ria eu­ro­pea y el de­ba­te por el Bre­xit se re­for­za­ron mu­tua­men­te. La cam­pa­ña por el “Lea­ve” (la sa­li­da de la UE) ex­plo­tó el em­peo­ra­mien­to de la si­tua­ción de los re­fu­gia­dos (sim­bo­li­za­do por ate­mo­ri­za­do­ras imá­ge­nes de mi­les de so­li­ci­tan­tes de asi­lo con­cen­tra­dos en Ca­lais y de­ses­pe­ra­dos por en­trar a Gran Bre­ta­ña a cual­quier cos­to) pa­ra ati­zar el te­mor a la in­mi­gra­ción “des­con­tro­la­da” des­de otros paí­ses de la UE. Y las au­to­ri­da­des eu­ro­peas de­mo­ra­ron de­ci­sio­nes im­por­tan­tes so­bre la política de re­fu­gia­dos pa­ra no in­ci­dir ne­ga­ti­va­men­te en el re­fe­ren­do bri­tá­ni­co, lo que per­pe­tuó es­ce­nas de caos co­mo las de Ca­lais.

La de­ci­sión de la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, de abrir las puer­tas de su país a los re­fu­gia­dos fue un ges­to ins­pi­ra­dor, pe­ro sin la su­fi­cien­te re­fle­xión, ya que no tu­vo en cuen­ta el fac­tor de atrac­ción. Una sú­bi­ta afluen­cia de so­li­ci­tan­tes de asi­lo tras­tor­nó la vi­da co­ti­dia­na en to­da la UE.

Ade­más, la fal­ta de con­tro­les ade­cua­dos creó un pá­ni­co que afec­tó a to­dos: a la po­bla­ción lo­cal, las au­to­ri­da­des a car­go de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca y los re­fu­gia­dos mis­mos. Tam­bién fa­ci­li­tó el ve­loz as­cen­so de par­ti­dos xe­nó­fo­bos an­ti­eu­ro­peos co­mo el UKIP, que li­de­ró la cam­pa­ña por el “Lea­ve” mien­tras go­bier­nos nacionales e ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas pa­re­cían in­ca­pa­ces de ma­ne­jar la cri­sis.

Aho­ra el escenario ca­tas­tró­fi­co que mu­chos te­mían se ma­te­ria­li­zó, con lo que la de­sin­te­gra­ción de la UE es prác­ti­ca­men­te irre­ver­si­ble. A la lar­ga pue­de que la sa­li­da de la UE de­je a Gran Bre­ta­ña re­la­ti­va­men­te me­jor que otros paí­ses o no, pe­ro en el cor­to a me­diano pla­zo su economía y su pue­blo van a su­frir con­si­de­ra­ble­men­te. De in­me­dia­to des­pués de la vo­ta­ción la li­bra se hun­dió a su ni­vel más ba­jo en más de tres dé­ca­das, y es pro­ba­ble que la conmoción fi­nan­cie­ra mun­dial se pro­lon­gue mien­tras se desa­rro­lla el lar­go y com­pli­ca­do pro­ce­so de ne­go­cia­ción del di­vor­cio po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co de la UE. Las con­se­cuen­cias pa­ra la economía real se­rán com­pa­ra­bles so­lo a la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2007-2008.

Es se­gu­ro que ese pro­ce­so es­ta­rá car­ga­do de más in­cer­ti­dum­bre y ries­go po­lí­ti­co, por­que lo que es­ta­ba en jue­go nun­ca fue sim­ple­men­te al­gu­na ven­ta­ja real o ima­gi­na­ria pa­ra Gran Bre­ta­ña, sino la su­per­vi­ven­cia mis­ma del pro­yec­to eu­ro­peo. El Bre­xit de­ja la vía li­bre a otras fuer­zas an­ti­eu­ro­peas. Ape­nas se anun­ció el re­sul­ta­do del re­fe­ren­do y en Fran­cia el Fren­te Na­cio­nal pi­dió un “Fre­xit”, mien­tras que el po­pu­lis­ta ho­lan­dés Geert Wil­ders pro­mo­vió un “Ne­xit”.

ADE­MÁS, es po­si­ble que Reino Uni­do tam­po­co so­bre­vi­va. Es de es­pe­rar que Es­co­cia, don­de el vo­to por la per­ma­nen­cia en la UE ob­tu­vo una ma­yo­ría abru­ma­do­ra, ha­ga otro in­ten­to de in­de­pen­di­zar­se, y al­gu­nos fun­cio­na­rios en Ir­lan­da del Nor­te, cu­yos vo­tan­tes tam­bién res­pal­da­ron el “Re­main”, ya pi­die­ron la uni­fi­ca­ción con la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da. La res­pues­ta de la UE al Bre­xit pue­de con­ver­tir­se en otra tram­pa. Es po­si­ble que los lí­de­res eu­ro­peos, preo­cu­pa­dos por di­sua­dir a otros es­ta­dos de se­guir el ejem­plo bri­tá­ni­co, no es­tén dis­pues­tos a ofre­cer al Reino Uni­do con­di­cio­nes (en par­ti­cu­lar, en re­la­ción con el ac­ce­so al mer­ca­do co­mún eu­ro­peo) que le ha­gan me­nos do­lo­ro­sa la sa­li­da del blo­que. Co­mo la UE su­po­ne la mi­tad del in­ter­cam­bio co­mer­cial bri­tá­ni­co, el im­pac­to en los ex­por­ta­do­res pue­de ser de­vas­ta­dor (aun­que me­jo­re la com­pe­ti­ti­vi­dad del ti­po de cam­bio). Y con la re­ubi­ca­ción de ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras y de su per­so­nal a ciu­da­des de la eu­ro­zo­na en los pró­xi­mos años, la City (y el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio) de Lon­dres acu­sa­rán el gol­pe.

Pe­ro las de­ri­va­cio­nes pa­ra Eu­ro­pa pue­den ser mu­cho peo­res. Las ten­sio­nes en­tre los es­ta­dos miem­bros al­can­za­ron un pun­to crí­ti­co, no so­lo en re­la­ción con los re­fu­gia­dos, sino tam­bién por las di­fi­cul­ta­des ex­cep­cio­na­les en­tre paí­ses deu­do­res y acree­do­res den­tro de la eu­ro­zo­na. Al mis­mo tiem­po, los go­bier­nos de Fran­cia y Ale­ma­nia, de­bi­li­ta­dos, aho­ra es­tán obli­ga­dos a con­cen­trar la aten­ción en los pro­ble­mas lo­ca­les. En Ita­lia, una caí­da bur­sá­til de 10% tras el Bre­xit de­jó en cla­ro su vul­ne­ra­bi­li­dad a una cri­sis ban­ca­ria con to­das las le­tras, al­go que pron­to po­dría lle­var al po­der al po­pu­lis­ta Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (que aca­ba de ob­te­ner la al­cal­día de Ro­ma).

Na­da de es­to es buen pre­sa­gio pa­ra un pro­gra­ma se­rio de re­for­mas en la eu­ro­zo­na, que de­be­ría in­cluir una au­tén­ti­ca unión ban­ca­ria, una unión fis­cal li­mi­ta­da y me­ca­nis­mos de­mo­crá­ti­cos de ren­di­ción de cuen­tas mu­cho más só­li­dos. El tiem­po no es­tá del la­do de Eu­ro­pa, con­for­me pre­sio­nes ex­ter­nas de paí­ses co­mo Tur­quía y Ru­sia (que es­tán sa­can­do pro­ve­cho de la dis­cor­dia) agra­van la com­pe­ten­cia política in­ter­na.

Esa es la si­tua­ción ac­tual. A to­da Eu­ro­pa (Gran Bre­ta­ña in­clui­da) la per­ju­di­ca la pér­di­da del mer­ca­do co­mún y de los va­lo­res co­mu­nes pa­ra cu­ya pro­tec­ción se creó la UE. Pe­ro lo cier­to es que la UE de­jó de fun­cio­nar y de sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des y as­pi­ra­cio­nes de sus ciu­da­da­nos. Va ca­mino de una de­sin­te­gra­ción caó­ti­ca que de­ja­rá a Eu­ro­pa peor que si la UE nun­ca hu­bie­ra exis­ti­do. Pe­ro no de­be­mos aban­do­nar. La UE es, hay que re­co­no­cer­lo, una crea­ción imperfecta. Des­pués del Bre­xit, to­dos los que cree­mos en los va­lo­res y prin­ci­pios que ella en­car­na de­be­mos agru­par­nos pa­ra sal­var­la re­cons­tru­yén­do­la por com­ple­to. Es­toy con­ven­ci­do que a me­di­da que se va­yan re­ve­lan­do las con­se­cuen­cias del Bre­xit, ca­da vez más gen­te se nos uni­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.