San­tia­go, una ciu­dad con el trans­por­te pú­bli­co al de­be

Hoy Me­tro se ha­ce car­go de más de­man­da de que pue­de sos­te­ner, mien­tras el Tran­san­tia­go no con­si­gue su equi­li­brio des­de el pun­to de vis­ta fi­nan­cie­ro. Se­gún ex­per­tos, a la luz de los an­te­ce­den­tes, el sis­te­ma fra­ca­só.

Pulso - - Portada - EFRAÍN MORAGA

¿Qué pa­só? A ca­si 10 años de su pues­ta en mar­cha, el sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co de San­tia­go mues­tra un dé­fi­cit de US$65 mi­llo­nes, con dos de los prin­ci­pa­les ope­ra­do­res en pro­ble­mas fi­nan­cie­ros y un sis­te­ma que, se­gún ex­per­tos, no es efi­cien­te.

¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les pro­ble­mas? A jui­cio de ex­per­tos, la eva­sión de 30%, la de­pen­den­cia de un sis­te­ma de trans­por­tes de sie­te mi­llo­nes de per­so­nas de ma­ne­ra ca­si ex­clu­si­va­men­te en bu­ses y el lan­za­mien­to apre­su­ra­do, son al­gu­nos de los fac­to­res que más pe­san so­bre el sis­te­ma de trans­por­te ca­pi­ta­lino. —Un nue­vo re­co­rri­do noc­turno y cua­tro ex­ten­sio­nes de ser­vi­cio son el nue­vo bál­sa­mo con el que el Mi­nis­te­rio de Trans­por­tes bus­ca apun­ta­lar un sis­te­ma que en­fren­ta pro­ble­mas. A ca­si diez años de la im­ple­men­ta­ción del Tran­san­tia­go, el Go­bierno aún no en­cuen­tra la fór­mu­la pa­ra que el pro­yec­to fun­cio­ne de ma­ne­ra efi­cien­te, mien­tras, Su­bus y Al­sa­cia (dos de los prin­ci­pa­les ope­ra­do­res del sis­te­ma de trans­por­te ca­pi­ta­lino) es­tán en cri­sis fi­nan­cie­ra y acu­san in­cum­pli­mien­to de con­tra­to por par­te del Es­ta­do.

El aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les y ex­per­to en trans­por­te, Louis de Gran­ge, es ca­te­gó­ri­co. “A la luz de los an­te­ce­den­tes ob­je­ti­vos e irre­fu­ta­bles, co­mo la pér­di­da de un 25% de pa­sa­je­ros des­de su ini­cio, du­pli­ca­ción del cos­to de los bu­ses, eva­sión del 30%, re­cha­zo cer­cano al 80%, en­tre otras, creo que es evi­den­te que el sis­te­ma fra­ca­só”, ase­gu­ra.

El ex­per­to sos­tie­ne que el Go­bierno co­me­tió dos erro­res a la ho­ra de la pla­ni­fi­ca­ción del Tran­san­tia­go. El pri­me­ro fue la im­ple­men­ta­ción si­mul­tá­nea en to­da la ciu­dad, y el se­gun­do fue pre­ten­der que una ca­pi­tal de cer­ca de 7 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes pue­de ofre­cer un buen trans­por­te pú­bli­co ba­san­do la ofer­ta prin­ci­pal­men­te en bu­ses. “En to­do el mun­do, las gran­des ciu­da­des con buen trans­por­te pú­bli­co, tie­nen 300 ó 400 km de Me­tro, y en San­tia­go ape­nas te­ne­mos 100”, sos­tie­ne.

En es­ta ma­te­ria, el di­rec­tor del Cen­tro de Da­tos del Ins­ti­tu­to Li­ber­tad y Desa­rro­llo ( LyD), Ro­dri­go Tron­co­so, plan­tea que el Tran­san­tia­go es un sis­te­ma que ope­ra por debajo de las ex­pec­ta­ti­vas ini­cia­les de ser­vi­cio. “Ca­da año pier­de pa­sa­je­ros, tie­ne una al­ta eva­sión y ope­ra con un al­to y cre­cien­te cos­to fis­cal” y agre­ga que “se ha­ce ne­ce­sa­rio ir pla­ni­fi­can­do las pró­xi­mas ex­ten­sio­nes de Me­tro, una vez fi­na­li­za­das las lí­neas 3 y 6. Es­pe­cial­men­te una al­ter­na­ti­va a la Lí­nea 1”.

Se­gún ci­fras ofi­cia­les del Mi­nis­te­rio de Trans­por­tes y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, el Sis­te­ma de Trans­por­te Pú­bli­co de San­tia­go tu­vo un cos­to to­tal de $988.716 mi­llo­nes du­ran­te 2015 y los in­gre­sos ope­ra­cio­na­les to­ta­les du­ran­te el mis­mo pe­rio­do fue­ron de $571.511 mi­llo­nes, lo que re­pre­sen­ta un dé­fi­cit de -$417.205 mi­llo­nes (US$65 mi­llo­nes).

En es­ta ma­te­ria, Rai­mun­do Cru­zat, ex di­rec­tor del Tran­san­tia­go y Mas­ter en pla­ni­fi­ca­ción del MIT, sos­tie­ne que el “ni­vel de sub­si­dio que te­ne­mos (ma­yor al 40% de los

cos­tos) no se con­di­ce con la ca­li­dad de ser­vi­cio que ofre­ce. Ese esel pro­ble­ma real del sis­te­ma”. Sin em­bar­go, agre­ga que la po­lí­ti­ca de sub­ven­cio­nes es­ta­ta­les ha fun­cio­na­do des­de el pun­to de vis­ta es­tric­ta­men­te ope­ra­cio­nal, “por­que se ha ase­gu­ra­do la pro­vi­sión del ser­vi­cio”.

En cuan­to a las com­pli­ca­cio­nes del sis­te­ma, el ex di­rec­tor del Tran­san­tia­go, ase­gu­ra que “el ma­yor pro­ble­ma de im­ple­men­ta­ción fue sim­ple­men­te la fe­cha. El sis­te­ma no es­ta­ba lis­to pa­ra par­tir cuan­do par­tió, y se em­pu­jó a ha­cer­lo sim­ple­men­te pa­ra no pa­gar in­dem­ni­za­cio­nes a los con­ce­sio­na­rios, las que sin du­da se­rían in­sig­ni­fi­can­tes res­pec­to a los ma­yo­res cos­tos que ha te­ni­do el sis­te­ma por ha­ber si­do im­ple­men­ta­do en un mal mo­men­to”.

Cru­zat es más en­fá­ti­co y sos­tie­ne que “fue ne­fas­to ha­ber di­se­ña­do el sis­te­ma des­de un pun­to de vis­ta tan aca­dé­mi­co, muy apo­ya­do en mo­de­los que usa­ron supuestos irrea­les, co­mo la de­man­da re­fe­ren­cial, la can­ti­dad de in­fra­es­truc­tu­ra dis­po­ni­ble, etc., ti­rán­do­se prác­ti­ca­men­te por la bor­da to­da la ex­pe­rien­cia re­co­pi­la­da en años de ope­ra­ción de un sis­te­ma, que si bien te­nía múl­ti­ples y gra­ves fa­len­cias, te­nía una co­ber­tu­ra no­ta­ble en la ciu­dad”.

A su vez, sos­tie­ne que el Tran­san­tia­go tu­vo una “con­cep­ción muy ideo­lo­gi­za­da y cen­tra­li­za­da en el di­se­ño del sis­te­ma. De he­cho, por ejem­plo, la de­ci­sión de usar bu­ses ar­ti­cu­la­dos no fue de los con­ce­sio­na­rios, sino que fue una obli­ga­ción de la au­to­ri­dad, lo que ob­via­men­te es ri­dícu­lo. Ca­da em­pre­sa de­be­ría ha­ber de­ter­mi­na­do qué ti­po de bus le con­ve­nía usar en su pro­pia ope­ra­ción”.

Ade­más, el ex di­rec­tor del Tran­san­tia­go ma­ni­fies­ta que es­te Go­bierno “no ha he­cho na­da con­cre­to ni efec­ti­vo pa­ra com­ba­tir la eva­sión del sis­te­ma, la que ha lle­ga­do a ca­si al 30%, a pe­sar de que la ta­ri­fa ha au­men­ta­do ape­nas un 5% en los úl­ti­mos dos años” y agre­ga que tam­bién “fue un error muy gra­ve -y ha­bi­tual­men­te inad­ver­ti­do­la cam­pa­ña de mar­ke­ting que se le hi­zo al sis­te­ma an­tes de ope­rar, por­que ge­ne­ró unas ex­pec­ta­ti­va al­tí­si­mas que eran im­po­si­bles de cum­plir”.

Es­ta vi­sión es com­ple­men­ta­da por el di­rec­tor de Li­ber­tad y Desa­rro­llo, quien ma­ni­fies­ta que los bu­ses “han mos­tra­do cos­tos cre­cien­tes de ope­ra­ción y una al­ta eva­sión. A eso se su­ma el de­te­rio­ro que pre­sen­ta una par­te im­por­tan­te de la flo­ta” y que Cru­zat re­ma­ta al afir­mar que “la gen­te to­da­vía se pre­gun­ta cuán­do Tran­san­tia­go cum­pli­rá su promesa. La res­pues­ta es que nun­ca, pe­ro prin­ci­pal­men­te por­que la promesa era fal­sa”. Los cre­cien­tes cos­tos de ope­ra­ción, jun­to a la al­ta eva­sión y el de­te­rio­ro de la flo­ta, son al­gu­nos de los pro­ble­mas que hoy en­fren­ta el sis­te­ma de trans­por­te.

FO­TO AR­CHI­VO CO­PE­SA

A ca­si 10 años de su ini­cio, no exis­te me­di­ción que va­li­de la sa­tis­fac­ción de los usua­rios res­pec­to del Tran­san­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.