Uber y el mo­vi­mien­to im­pre­sio­nis­ta,

Mo­net y sus ami­gos hi­cie­ron con el Sa­lón ofi­cial de la pin­tu­ra fran­ce­sa lo mis­mo que Uber con los ta­xis­tas: de­jar ob­so­le­to un mo­de­lo.

Pulso - - Portada - por Ar­tu­ro Ci­fuen­tes

EL MES an­te­pa­sa­do mi­les de ta­xis­tas san­tia­gui­nos or­ga­ni­za­ron una pro­tes­ta con­tra Uber. Si bien en Chi­le el ni­vel de agre­sión con­tra los cho­fe­res de Uber no ha lle­ga­do a los ex­tre­mos vis­tos en In­dia, Bra­sil o Mi­chi­gan -don­de al­gu­nos con­duc­to­res han si­do ase­si­na­dos-, el enojo de los ta­xis­tas chi­le­nos es gran­de. Y tam­bién es en­ten­di­ble, a un ni­vel emo­cio­nal, por su­pues­to, pe­ro no ra­cio­nal: a na­die le gus­ta que un com­pe­ti­dor efec­ti­vo y que da un me­jor ser­vi­cio en­tre en su te­rri­to­rio. Lo con­cre­to es que a pe­sar del apo­yo de al­gu­nas au­to­ri­da­des en Chi­le y otros paí­ses (en Argentina Ma­cri ma­ni­fes­tó que Uber era ile­gal y que los ta­xis eran un sím­bo­lo de Bue­nos Ai­res que ha­bía que de­fen­der), la cau­sa de los ta­xis­tas es per­de­do­ra a to­das lu­ces. Uber sim­ple­men­te cam­bió las re­glas del jue­go al cam­biar el mo­de­lo del ne­go­cio. Y ya no hay vuel­ta atrás.

En es­te con­tex­to el ca­so del mo­vi­mien­to im­pre­sio­nis­ta es ilus­tra­ti­vo. Nor­mal­men­te, el im­pre­sio­nis­mo se aso­cia a un gru­po de jó­ve­nes re­vo­lu­cio­na­rios (Mo­net, Re­noir, Pi­sa­rro, Mo­ri­sot, et­cé­te­ra) que a fi­nes del si­glo 19 irrum­pie­ron con vio­len­cia en el mun­do el ar­te y cam­bia­ron to­dos los pa­rá­me­tros. En vez de con­ti­nuar pin­tan­do enor­mes cua­dros con te­mas his­tó­ri­cos, y eje­cu­ta­dos en es­tu­dios, los im­pre­sio­nis­tas (un ape­la­ti­vo que ini­cial­men­te te­nía una con­no­ta­ción ne­ga­ti­va) fa­vo­re­cie­ron una pin­tu­ra más es­pon­tá­nea y al ai­re li­bre, con te­mas más mun­da­nos y lle­na de co­lo­res lla­ma­ti­vos, y pri­vi­le­gia­ron los efec­tos de la luz más que los de­ta­lles. Pe­ro eso no fue to­do. En 1874 Mo­net (que so­lo te­nía 34 años) y sus com­pin­ches cam­bia­ron ade­más la es­truc­tu­ra del mer­ca­do del ar­te pa­ra siem­pre.

Has­ta ese mo­men­to, el go­bierno fran­cés con­tro­la­ba el mer­ca­do del ar­te a tra­vés de un mo­no­po­lio ejer­ci­do por me­dio del Sa­lón. El Sa­lón, una ex­hi­bi­ción que se rea­li­za­ba ca­da dos años y cu­ya par­ti­ci­pa­ción la de­ci­día un ju­ra­do cer­cano al go­bierno, dic­ta­ba, en el fon­do, qué ar­tis­tas po­dían ser exi­to­sos o no: el Sa­lón era el úni­co vehícu­lo que le per­mi­tía es­ta­ble­cer­se a un pin­tor jo­ven. Y los sa­lo­nis­tas exi­to­sos ob­te­nían pre­mios y co­mi­sio­nes, que nor­mal­men­te cre­cían en fun­ción de la edad del ar­tis­ta, lo que en reali­dad los con­ver­tía en una suer­te de fun­cio­na­rios pú­bli­cos con in­gre­sos re­la­ti­va­men­te es­ta­bles. No ha­bía nin­gún otro me­ca­nis­mo de va­li­da- ción y re­co­no­ci­mien­to -ni mu­cho me­nos de fi­nan­cia­mien­to- pa­ra un ar­tis­ta, más allá del Sa­lón. Has­ta que lle­gó el año 1874. Ese año Mo­net y sus ami­gos or­ga­ni­za­ron la pri­me­ra ex­hi­bi­ción im­pre­sio­nis­ta. Arren­da­ron un lo­cal con sus pro­pios fon­dos y so­bre­pa­san­do a los bu­ró­cra­tas que ma­ne­ja­ban el Sa­lón in­vi­ta­ron di­rec­ta­men­te al pú­bli­co a ver y juz­gar sus obras. Es­tas ex­hi­bi­cio­nes fue­ron pro­gre­si­va­men­te re­ci­bien­do una bue­na aco­gi­da por par­te del pú­bli­co, y even­tual­men­te la crí­ti­ca. En to­tal hu­bo ocho ex­hi­bi­cio­nes im­pre­sio­nis­tas -la úl­ti­ma en 1886- y los sa­lo­nes im­pre­sio­nis­tas se con­vir­tie­ron en una al­ter­na­ti­va vá­li­da al Sa­lón ofi­cial.

ACOMIENZOS del si­glo 20, el mer­ca­do del ar­te, prin­ci­pal­men­te el ar­te con­tem­po­rá­neo, con­ti­nuó trans­for­mán­do­se con la apa­ri­ción de múl­ti­ples ga­le­rías, in­ter­me­dia­rios, co­lec­cio­nis­tas e in­ver­sio­nis­tas. Y el mo­no­po­lio del go­bierno no so­lo co­mo ár­bi­tro de mé­ri­tos ar­tís­ti­cos, sino que co­mo fuen­te de fi­nan­cia­mien­to, ter­mi­nó. Los im­pre­sio­nis­tas le cam­bia­ron la es­truc­tu­ra al mer­ca­do del ar­te. Es de­cir, Mo­net y sus ami­gos hi­cie­ron con el Sa­lón lo mis­mo que Uber ha he­cho con los ta­xis­tas con­ven­cio­na­les: lo de­ja­ron ob­so­le­to y des­co­lo­ca­do.

La si­tua­ción de los ta­xis­tas por su­pues­to que no es úni­ca. Otros dos ca­sos en que la tec­no­lo­gía ha cam­bia­do en for­ma irre­ver­si­ble el mo­de­lo de ne­go­cios son el co­rreo y los en­víos de di­ne­ro. La de­ca­den­cia de la car­ta -con so­bre y es­tam­pi­lla- a raíz de la irrup­ción del e-mail ha si­do dra­má­ti­ca. El ser­vi­cio pos­tal de EEUU tu­vo pér­di­das por US$1.500 mi­llo­nes el se­gun­do se­mes­tre de 2015 (aun­que au­men­tó el vo­lu­men de pa­que­tes en­via­dos de­bi­do al in­cre­men­to de com­pras on­li­ne, dis­mi­nu­yó el vo­lu­men de car­tas). Si­mi­lar­men­te, Wes­tern Union, que has­ta ha­ce po­co do­mi­na­ba el mer­ca­do de los en­víos de di­ne­ro, hoy su­fre se­rias ame­na­zas, des­de las mo­ne­das di­gi­ta­les (bit­coin) has­ta las trans­fe­ren­cias por me­dio de te­le­fo­nía ce­lu­lar e in­ter­net.

La lis­ta de ne­go­cios en que el mo­de­lo bá­si­co de ope­ra­ción ha si­do trans­for­ma­do por la tec­no­lo­gía es, des­de lue­go, más ex­ten­sa. In­clu­ye a las agen­cias de tu­ris­mo, co­rre­do­res de pro­pie­da­des, edu­ca­ción (cur­sos on­li­ne), y a la pro­fe­sión más an­ti­gua del mun­do.

Si las em­pre­sa­rias del de­seo y la car­ne han po­di­do so­bre­vi­vir por tan­tos si­glos sir­vien­do a los va­ro­nes so­li­ta­rios y ne­ce­si­ta­dos, ha si­do gra­cias a su fle­xi­bi­li­dad y po­der de adap­ta­ción. Hoy día nin­gu­na fa­ci­li­ta­do­ra se­xual se pa­ra en una es­qui­na a es­pe­rar clien­tes. Han en­con­tra­do mé­to­dos más efec­ti­vos acor­des con los pro­gre­sos in­for­má­ti­cos. Aquí hay una lec­ción pa­ra los ta­xis­tas: adap­tar­se o mo­rir. Y por úl­ti­mo, una ad­ver­ten­cia más de­ci­do­ra: el ve­re­dic­to del mer­ca­do. El va­lor del per­mi­so pa­ra ope­rar un ta­xi en Nue­va York (me­da­llion) era de US$1,3 mi­llo­nes ha­ce dos años. Hoy día so­lo va­le US$600 mil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.