A una se­ma­na del Bre­xit

Me­no­res ta­sas de in­te­rés a ni­vel glo­bal en un es­ce­na­rio con un dó­lar me­nos apre­cia­do, en un cua­dro ge­ne­ral de in­cer­ti­dum­bre, son al­gu­nas de las con­se­cuen­cias que de­ja el Bre­xit.

Pulso - - Portada -

HA TRANS­CU­RRI­DO una se­ma­na des­de que en Reino Uni­do ga­nó la op­ción del Bre­xit y si bien se ha ob­ser­va­do una re­la­ti­va nor­ma­li­za­ción en la bol­sa lon­di­nen­se, hay efec­tos que han per­du­ra­do y de­fi­ni­ti­va­men­te cam­bia­ron el pa­no­ra­ma. Qui­zá el más im­por­tan­te es que con­di­cio­nó la tra­yec­to­ria que la Re­ser­va Fe­de­ral (Fed) de Es­ta­dos Uni­dos se apres­ta­ba a se­guir. Dos al­zas de ta­sas de in­te­rés pa­ra es­te año -in­clu­so ha­bía al­gu­nos go­ber­na­do­res de la en­ti­dad que apun­ta­ban a cua­tro in­cre­men­tos- eran las pro­yec­cio­nes a ini­cios de año.

Sin em­bar­go, con el rui­do de Chi­na, pri­me­ro, y aho­ra el de la sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea, el mer­ca­do ha in­ter­na­li­za­do que no ha­brá au­men­tos en los ti­pos de in­te­rés prác­ti­ca­men­te en dos años. Es de­cir, el mun­do con­ti­nua­rá sien­do tes­ti­go del ex­ten­so pe­río­do de ba­jas ta­sas de in­te­rés. Las con­se­cuen­cias de es­te cam­bio son múl­ti­ples. Pri­me­ro, el dó­lar, pe­se a ser vis­to co­mo un re­fu­gio na­tu­ral, per­dió fuer­za al no con­tar ya con el prin­ci­pal mo­tor que jus­ti­fi­ca­ba su apre­cia­ción: el al­za de in­te­rés. Eso tam­bién im­pul­só la cotización de al­gu­nas ma­te­rias pri­mas co­mo el co­bre. Se­gun­do, ha ayu­da­do a los mer­ca­dos de paí­ses co­mo Amé­ri­ca La­ti­na a ga­nar tiem­po, da­do que es­ta­ban sien­do apre­mia­dos por el ma­yor ti­po de cam­bio. Es­to se no­tó en que los pre­cios de las ac­cio­nes re­gio­na­les en el ne­to es­tán po­si­ti­vos en la úl­ti­ma se­ma­na. Por úl­ti­mo, otro gran efec­to es que la Unión Eu­ro­pea de­fi­ni­ti­va­men­te pa­re­ce ser la que más pier­de con la sa­li­da del Reino Uni­do, se­gún se des­pren­de del va­lor de las ac­cio­nes que tran­san en esos mer­ca­dos. Pa­ra el blo­que el im­pac­to es do­ble. El más co­men­ta­do y evi­den­te es que se in­cre­men­tó fuer­te­men­te el ries­go de que pue­da ini­ciar­se un pun­to de no re­torno en re­la­ción con la de­sin­te­gra­ción del blo­que tal co­mo lo co­no­ce­mos, a raíz de que más paí­ses op­ten por un ca­mino si­mi­lar al del Reino Uni­do. Otro efec­to, qui­zá me­nos ní­ti­do, es que la UE pier­de un miem­bro cla­ve pa­ra Ale­ma­nia, pues en tér­mi­nos ge­ne­ra­les es­ta y Reino Uni­do han si­do con­si­de­ra­dos un di­que de con­ten­ción a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. De es­ta for­ma, los paí­ses de la UE po­drían in­cli­nar­se al­go más ha­cia po­lí­ti­cas me­nos or­to­do­xas o de­re­cha­men­te po­pu­lis­tas, al no es­tar ya el eje de dis­ci­pli­na fis­cal Lon­dres-Ber­lín en la UE.

Ha­cia ade­lan­te es cier­to que aún que­da bas­tan­te in­cer­ti­dum­bre acer­ca de có­mo se lle­va­rá a ca­bo el pro­ce­so de des­co­ne­xión, por lo cual es muy pro­ba­ble que se ob­ser­ven pe­río­dos de vo­la­ti­li­dad ele­va­da y de stress en los mer­ca­dos. No obs­tan­te, no de­be­ría pro­du­cir­se al­gún cam­bio en el cua­dro cen­tral: las ta­sas per­ma­ne­ce­rán ba­jas y eso ayu­da a los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, so­bre to­do en un cua­dro en que se ha es­ta­do con­cre­tan­do un cam­bio de signo po­lí­ti­co ha­cia uno más pro mer­ca­do en paí­ses co­mo Argentina y Pe­rú, con la res­pec­ti­va lle­ga­da de Mau­ri­cio Ma­cri y Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki a las pre­si­den­cias de di­chos paí­ses.

La Unión Eu­ro­pea pier­de un alia­do cla­ve pa­ra Ale­ma­nia, pues en tér­mi­nos ge­ne­ra­les Reino Uni­do ha si­do con­si­de­ra­do un di­que de con­ten­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.