Chi­na se alis­ta pa­ra un ate­rri­za­je controlado

Son po­co me­nos de 12 me­ses des­de el des­plo­me de la bol­sa en Chi­na. Hoy ron­da un te­mor cons­tan­te fren­te a la po­si­bi­li­dad de un co­lap­so en la eco­no­mía, pe­ro los ex­per­tos lla­man a la cal­ma.

Pulso - - Portada - CA­TA­LI­NA GÖPEL

—Jus­to cuan­do se acer­ca la fe­cha en que se cum­ple un año des­de que el pá­ni­co bur­sá­til hi­zo caer las bol­sas chi­nas, y se hi­zo inevi­ta­ble la co­rre­la­ción con las me­no­res ta­sas de cre­ci­mien­to de la se­gun­da ma­yor eco­no­mía del mun­do, hoy los ex­per­tos ven po­co pro­ba­ble una caí­da abrup­ta o for­zo­sa de la eco­no­mía.

Ocu­rrió el año pa­sa­do que tras una eta­pa de ex­pan­sión eco­nó­mi­ca, Chi­na se des­ace­le­ró a un mí­ni­mo his­tó­ri­co de 25 años y jus­to es­ta­lló una bur­bu­ja bur­sá­til. Ese des­plo­me arras­tró a otros mer­ca­dos, pro­vo­can­do las ma­yo­res pér­di­das des­de la cri­sis glo­bal de 2008. La caí­da de la bol­sa de Shang­hái con­ta­gió a Wall Street, Frankfurt y Pa­rís, en­tre otras. En Chi­le, el im­pac­to lle­gó a la bol­sa de San­tia­go afec­tan­do al IPSA, y tam­bién al pe­so chi­leno, ade­más de pro­fun­di­zar la des­gra­cia en la in­dus­tria na­cio­nal del co­bre.

Y hoy en día, si bien el len­to pro­gre­so en la lu­cha con­tra las de­bi­li­da­des es­truc­tu­ra­les de Chi­na ha he­cho que la mi­ra­da eco­nó­mi­ca so­bre ese país sea bas­tan­te pre­ca­ria en el me­diano y lar­go pla­zo, los ex­per­tos des­ta­can que me­no­res ta­sas de cre­ci­mien­to sí ten­drían es­pa­cio. Y es que el pro­ce­so de cam­bios que se en­cuen­tran desa­rro­llan­do las au­to­ri­da­des re­sul­ta­ría ser al­go po­si­ti­vo pa­ra la eco­no­mía local, im­pul­san­do ta­sas más sus­ten­ta­bles, aun­que no se­ría tan fa­vo­ra­ble pa­ra la de­man­da de com­mo­di­ties.

Pa­ra Wal­ter Mo­lano, eco­no­mis­ta se­nior de BCP Se­cu­ri­ties, un ate­rri­za­je controlado has­ta cre­cer a un rit­mo cer­cano al 6%, sin ma­yor de­va­lua­ción, con una de­man­da si­mi­lar a la que se ha vis­to es­te año, es el es­ce­na­rio más pro­ba­ble pa­ra Chi­na. “Des­pués de to­da la cri­sis (2015) el mer­ca­do se com­pro­me­tió a no per­ju­di­car la eco­no­mía y eso lle­vó a que se cam­bia­ra con ajus­tes en la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria” se­ña­ló.

EL TE­MOR DE LOS ANA­LIS­TAS. Chi­na ini­ció una am­plia­ción ré­cord del cré­di­to en el pri­mer tri­mes­tre, me­di­da que jun­to a la for­ta­le­za del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio y un re­pun­te de los pre­cios de los com­mo­di­ties, fa­vo­re­ció a es­ta­bi­li­zar el rit­mo du­ran­te es­te año. Sin em­bar­go, da­tos más re­cien­tes mues­tran una pér­di­da del im­pul­so, que hi­cie­ron a los ana­lis­tas te­mer por el ac­tuar de los fun­cio­na­rios asiá­ti­cos so­bre una apli­ca­ción opor­tu­na y ne­ce­sa­ria de las me­di­das que pro­vo­quen un es­tí­mu­lo adi­cio­nal.

Y es que co­mo se vio en 2015, la vir­tud de Chi­na fue la ca­pa­ci­dad de res­pon­der a las cri­sis eco­nó­mi­cas y esa ven­dría a ser la cla­ve pa­ra aven­tu­rar un ate­rri­za­je controlado cer­cano al 6,5% que mu­chos ex­per­tos es­pe­ran, ya que ten­dría las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias en ca­so de que la si­tua­ción em­peo­ra­ra.

Pa­ra el je­fe de mer­ca­dos emer­gen­tes de XP Se­cu­ri­ties, Al­ber­to Ber­nal, la apues­ta es que, de ser ne­ce­sa­rio, no ha­bría otro país en el mun­do más pre­pa­ra­do pa­ra reac­cio­nar que Chi­na. A jui­cio de Ber­nal, de te­ner un aprie­to que ame­ri­te un es­ti­mu­lo mo­ne­ta­rio “lo van a ha­cer. Es­ta es la gé­ne­sis de la es­ta­bi­li­dad y el pro­gre­so, por­que las eco­no­mías de con­su­mo tien­den a ser me­nos vo­lá­ti­les y Chi­na es­tá apos­tan­do por es­to”, di­jo.

Por es­tos días, una me­di­ción a la in­dus­tria de la cons­truc­ción au­men­tó po­si­ti­va­men­te tras la de­ci­sión de las au­to­ri­da­des asiá­ti­cas de ele­var el gas­to en in­fra­es­truc­tu­ra, mien­tras que en otros sec­to­res la si­tua­ción co­men­zó a es­tan­car­se des­pués de un pro­me­te­dor ini­cio de año. Chi­na ade­más po­see un sec­tor de ser­vi­cios fir­me que sub­sa­na las caí­das del sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro, mien­tras desa­rro­lla el cam­bio de mo­de­lo ha­cia uno me­nos de­pen­dien­te de las ex­por­ta­cio­nes. En es­te ca­mino, el pri­mer mi­nis­tro chino, Li Ke­qiang, ha in­ten­ta­do apa­gar los te­mo­res so­bre el ele­va­do en­deu­da­mien­to y las fre­na­das de la eco­no­mía de su país, des­ta­can­do que no se su­fri­rá un ate­rri­za­je for­zo­so.

El cre­ci­mien­to del gi­gan­te asiá­ti­co pa­re­ce man­te­ner­se es­ta­ble den­tro de su con­di­ción en los úl­ti­mos do­ce me­ses, por lo que se­gún ex­per- tos in­clu­so la dis­cu­sión so­bre una de­va­lua­ción de la moneda, el yuan, tam­po­co se­ría tan alar­man­te.

So­bre el efec­to en la de­man­da de co­bre, el eco­no­mis­ta de Ban­co San­tan­der, Ál­va­ro Gon­zá­lez Mag­nol­fi, des­ta­có que hay más opor­tu­ni­da­des ya que “con un país más em­po­de­ra­do en el con­su­mo, se abre el es­pa­cio pa­ra que otras ex­por­ta­cio­nes co­mo agrí­co­las y pe­cua­rias sean más atrac­ti­vas”.

PRO­CE­SO DE AJUS­TES. Chi­na hoy en­fren­ta un pro­ce­so de re­for­mas es­truc­tu­ra­les en el que es­tá pa­san­do de ser una eco­no­mía ba­sa­da en la in­ver­sión y ex­por­ta­cio­nes, a un mo­de­lo cen­tra­do en el con­su­mo in­terno, si­tua­ción que ha lle­va­do a una dis­mi­nu­ción del rit­mo de cre­ci­mien­to, en es­pe­cial de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra. Se­gún lo re­fle­ja­do en un son­deo ofi­cial, du­ran­te ju­nio el cre­ci­mien­to en ese sec­tor se es­tan­có, lo que se­gún los ex­per­tos au­men­ta las ex­pec­ta­ti­vas de que Bei­jing apli­que pron­to nue­vas me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra es­ti­mu­lar e im­pul­sar a una eco­no­mía de­pri­mi­da.

El Ín­di­ce de Ge­ren­tes de Com­pras ( PMI) ofi­cial del sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro fue de 50 pun­tos en ju­nio, com­pa­ra­do con la ci­fra de ma­yo de 50,1. Pe­se a que la pro­duc­ción subió en ju­nio a 52,5 des­de 52,3 en ma­yo, las ór­de­nes de nue­vas ex­por­ta­cio­nes se con­tra­je­ron, aun­que mar­gi­nal­men­te.

En ju­nio el co­bre ce­rró al al­za y al­can­zó nue­vos má­xi­mos en cer­ca de do­ce me­ses. El me­tal ro­jo ter­mi­nó las ope­ra­cio­nes a US$2,18949, la li­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.