Pre­ci­sión de Col­bún

Pulso - - Opinion -

El dia­rio se re­ser­va el de­re­cho de se­lec­cio­nar, ex­trac­tar y ti­tu­lar los co­rreos pu­bli­ca­dos. En re­la­ción al ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en PUL­SO el vier­nes 1 de ju­lio ba­jo el tí­tu­lo “Col­bún cues­tio­na que nor­ma gra­ve emi­sio­nes so­lo a las fuen­tes fi­jas”, es­ti­mo ne­ce­sa­rio ha­cer la si­guien­te pre­ci­sión. Del ar­tícu­lo se des­pren­de que Col­bún tie­ne una po­si­ción crí­ti­ca res­pec­to a que el im­pues­to a las emi­sio­nes se apli­que a las fuen­tes fi­jas, lo cual no es el ca­so. En mi pre­sen­ta­ción fui cla­ro en se­ña­lar que da­do que el país ha­bía de­ci­di­do im­ple­men­tar es­te im­pues­to, era im­por­tan­te que su apli­ca­ción con­si­de­ra­se a to­dos los sec­to­res que apor­tan a las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro en Chi­le. En ese mar­co, al­gu­nos de los sec­to­res don­de ve­mos que hay es­pa­cios tam­bién pa­ra ha­cer una con­tri­bu­ción al ob­je­ti­vo de re­du­cir las emi­sio­nes son los de fun­di­cio­nes y trans­por­te, en­tre otros. Tho­mas Ke­ller Ge­ren­te ge­ne­ral Col­bún S.A. con los paí­ses de la OCDE. En el in­ten­to de com­pren­der por qué el país re­tro­ce­de, se apre­cia una fal­ta de de­sa­rro­llo y la ca­ren­cia de una es­tra­te­gia efi­cien­te que per­mi­ta un po­si­cio­na­mien­to de Chi­le co­mo pla­ta­for­ma re­gio­nal de ne­go­cios. El in­te­rés y las bue­nas in­ten­cio­nes exis­ten, pe­ro tam­bién es cier­to que la in­ver­sión ex­tran­je­ra ha caí­do pro­duc­to de po­lí­ti­cas pú­bli­cas que no mo­ti­van al in­ver­sor in­ter­na­cio­nal, afec­tan­do al mer­ca­do laboral, con su im­pac­to en la ce­san­tía sos­te­ni­da. A ello se su­ma la po­ca o nu­la ca­pa­ci­dad de fle­xi­bi­li­dad laboral. Si se re­vi­sa la eva­lua­ción de la in­fra­es­truc­tu­ra que co­mo país se ha desa­rro­lla­do y cons­trui­do pa­ra so­por­tar una pla­ta­for­ma de ne­go­cios in­ter­na­cio­na­les o pa­ra el apo­yo de la in­no­va­ción y el em­pren­di­mien­to, tam­bién la eva­lua­ción es ne­ga­ti­va. El re­tro­ce­so se mar­ca por la in­ca­pa­ci­dad de con­so­li­dar un pro­yec­to cien­tí­fi­co tec­no­ló­gi­co que im­pul­se pro­ce­sos de trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca ha­cia el mer­ca­do. Ello, co­mo fo­men­to a la ge­ne­ra­ción de nue­vos pro­duc­tos y ser­vi­cios con al­to va­lor agre­ga­do y con la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar mo­vi­li­dad del co­no­ci­mien­to. Por­que así se pro­du­cen cam­bios dis­rup­ti­vos y se de­rra­man be­ne­fi­cios ha­cia la so­cie­dad. Hay que atraer la in­ver­sión pri­va­da e in­ter­na­cio­nal, po­ten­ciar una pla­ta­for­ma de ne­go­cios, re­cu­pe­rar y fo­men­tar el pro­ce­so de co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co que im­pul­se la in­no­va­ción, en es­pe­cial el de ti­po tec­no­ló­gi­co. To­das son va­ria­bles crí­ti­cas pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de Chi­le co­mo re­fe­ren­te mun­dial en com­pe­ti­ti­vi­dad, em­pren­di­mien­to e in­no­va­ción. Fer­nan­do Be­na­vi­des Ge­ren­te ge­ne­ral En­no­va­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.