Des­em­pleo y pla­nes de emer­gen­cia

Más que pla­ni­fi­car de qué ma­ne­ra se lo­gra con­te­ner el al­za del des­em­pleo, la real preo­cu­pa­ción de la au­to­ri­dad de­be es­tar en có­mo se apor­ta al cre­ci­mien­to y a la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca.

Pulso - - Opinion -

PE­SE A QUE la ci­fra era den­tro de to­do pre­vi­si­ble, el des­em­pleo del tri­mes­tre mar­zo­ma­yo sor­pren­dió al mer­ca­do. El 6,8% ano­ta­do es un al­za de 0,4 pun­tos por­cen­tua­les res­pec­to del tri­mes­tre pre­vio y re­pre­sen­ta 538 mil ce­san­tes. La va­ria­ción le per­mi­ti­ría al Go­bierno ac­ti­var los pla­nes de em­pleo de emer­gen­cia que le con­ce­de la Ley de Res­pon­sa­bi­li­dad Fis­cal al cum­plir­se con­di­cio­nes es­ta­ble­ci­das: si en una zo­na o re­gión so­bre­pa­sa el 10% (9% se­gún la Ley de Pre­su­pues­to 2016) o si el des­em­pleo anua­li­za­do es ma­yor al pro­me­dio de úl­ti­mos cin­co años. Pe­ro es­te pro­ce­di­mien­to de­be ser cui­da­do­so. La ex­pe­rien­cia de­ja de ma­ni­fies­to que es­tos pla­nes son de com­ple­jo tér­mino, to­da vez que ge­ne­ran des­in­cen­ti­vo en la bús­que­da au­tó­no­ma de opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les, y tam­po­co con­tri­bu­yen a la au­to­rre­gu­la­ción del mer­ca­do laboral, crean­do un es­ce­na­rio fic­ti­cio que no per­mi­te trans­pa­ren­tar la com­ple­ja si­tua­ción eco­nó­mi­ca. Por lo mis­mo, sin des­co­no­cer que par­te de la des­ace­le­ra­ción se ex­pli­ca por fac­to­res ex­ter­nos, par­te im­por­tan­te tam­bién se en­tien­de por el cli­ma eco­nó­mi­co local, que po­co con­tri­bu­ye a ge­ne­rar in­ver­sio­nes y em­pleo. Así, más que pla­ni­fi­car de qué ma­ne­ra se lo­gra con­te­ner el al­za del des­em­pleo, la preo­cu­pa­ción de­be ser de qué ma­ne­ra se apor­ta al cre­ci­mien­to y cuál es la agen­da pa­ra lo­grar una pro­fun­da y sos­te­ni­ble re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.