Sa­ra­je­vo 1914-Bre­xit 2016

El ma­yor ries­go pa­ra la UE no son los efec­tos eco­nó­mi­cos de per­der al Reino Uni­do, sino la des­truc­ción de la in­te­gra­ción eu­ro­pea.

Pulso - - Opinion - ALE­JAN­DRO FER­NÁN­DEZ BEROŠ

fi­nan­cie­ra, y que los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les han si­do in­ca­pa­ces de re­sol­ver. No es ca­sua­li­dad que el Bre­xit ha­ya si­do apo­ya­do por los más vie­jos y los me­nos edu­ca­dos. Son los que peor lo han pa­sa­do en es­tos años y son pre­sa fá­cil de los po­pu­lis­mos de de­re­cha e iz­quier­da que acu­san a Bru­se­las, los ex­tran­je­ros y los gran­des ca­pi­ta­les de los pro­ble­mas.

Cu­rio­sa­men­te, el apo­yo al Bre­xit vino tan­to de aque­llos que as­pi­ran a re­du­cir las re­gu­la­cio­nes y a in­te­grar­se con el res­to del mun­do de una ma­ne­ra au­tó­no­ma y más com­ple­ta, co­mo tam­bién de aque­llos que pro­mue­ven el pro­tec­cio­nis­mo y el re­cha­zo a lo ex­tran­je­ro en ge­ne­ral. Co­mo nos mues­tra la his­to­ria, am­bos re­sul­ta­dos son po­si­bles, pe­ro los vien­tos so­plan en fa­vor de es­te úl­ti­mo.

La Unión Eu­ro­pea es­tá muy le­jos de ser per­fec­ta y Gran Bre­ta­ña ejer­ció un efec­to mo­de­ra­dor mien­tras es­tu­vo aden­tro, ha­cién­do­la más li­be­ral y me­nos re­gu­la­da. Hoy día, el ejem­plo bri­tá­ni­co, aun­que es­tá por ver­se qué pa­sa con Es­co­cia e Ir­lan­da del Nor­te, lo mi­ran con in­te­rés los par­ti­dos xe­nó­fo­bos y an­ti eu­ro­peos en to­do el con­ti­nen­te. Des­de es­ta pers­pec­ti­va, el ma­yor ries­go pa­ra la UE no son las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de per­der a Gran Bre­ta­ña, sino que el ejem­plo de es­ta lle­ve a la des­truc­ción de la or­ga­ni­za­ción y la idea de una Eu­ro­pa uni­da e in­te­gra­da. Des­de es­ta pers­pec­ti­va, el Bre­xit sí se pa­re­ce a Sa­ra­je­vo 1914 por las con­se­cuen­cias que pue­de traer. Un pro­ce­so de des­truc­ción de la UE ten­dría con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas ne­fas­tas pa­ra el con­ti­nen­te y el mun­do, que no po­drá abs­traer­se de los efec­tos que se pro­duz­can. que se de­ro­gue la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va a tra­vés de un ple­bis­ci­to, por im­po­pu­lar que pue­da ser en al­gún mo­men­to.

Otra re­fle­xión re­le­van­te es que, da­do lo ab­sur­do del Bre­xit, por el da­ño au­to pro­vo­ca­do, no de­be­ría sor­pren­der que un de­fen­sor del Bre­xit, Do­nald Trump, sea ele­gi­do Pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, lo que se­ría par­ti­cu­lar­men­te gra­ve, por­que de­fien­de el mis­mo ti­po de po­lí­ti­cas que con­du­je­ron al ais­la­cio­nis­mo de EEUU y al na­cio­na­lis­mo eu­ro­peo des­pués de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, pre­ten­dien­do be­ne­fi­ciar a un país a cos­ta de los de­más, lo que lle­vó, en­tre otras ra­zo­nes, a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. El odio a lo ex­tran­je­ro es la peor po­lí­ti­ca que pue­de pro­mo­ver­se por­que, a la lar­ga o la cor­ta, ge­ne­ra­rá más con­flic­tos lo­ca­les o glo­ba­les. La ten­den­cia que mar­ca el Bre­xit, en­ton­ces, es muy ne­ga­ti­va y lo se­rá aun más con Trump si lle­ga al po­der. Re­cor­de­mos que ya hay dos paí­ses de la UE con go­bier­nos po­pu­lis­tas-na­cio­na­lis­tas: Hun­gría y Po­lo­nia. En am­bos ca­sos se ha pro­du­ci­do un re­tro­ce­so de la de­mo­cra­cia y re­cha­zo a los ex­tran­je­ros ¿Se­rá Fran­cia la pró­xi­ma con Ma­ri­ne Le Pen? No es al­go que pue­da des­car­tar­se li­ge­ra­men­te.

La ma­yor es­pe­ran­za, aho­ra, es que la reac­ción en Gran Bre­ta­ña re­mue­va a es­te país y al res­to de Eu­ro­pa. Da­vid Ca­me­ron ya es his­to­ria (de la ma­la) y, pro­ba­ble­men­te, le ocu­rri­rá lo mis­mo al lí­der la­bo­ris­ta Je­remy Corbyn, cu­yo equí­vo­co apo­yo al Bre­xit ha pro­vo­ca­do una re­be­lión in­ter­na en el par­ti­do. Si Es­co­cia de­ci­de se­pa­rar­se de Gran Bre­ta­ña, en una de­ci­sión an­tes ab­sur­da (en 2014) y aho­ra más que jus­ti­fi­ca­da, e Ir­lan­da del Nor­te se re­be­la, ello pue­de en­viar las se­ña­les co­rrec­tas a Eu­ro­pa y al mun­do, pe­ro los ries­gos no pue­den me­nos­pre­ciar­se. Las con­se­cuen­cias de Sa­ra­je­vo 1914 to­da­vía pue­den re­pe­tir­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.