Ju­di­cia­li­za­ción: “Una se­ñal cla­ra del re­gu­la­dor re­sol­ve­ría una bue­na par­te”

¿Qué in­ter­pre­ta­ción le dan al he­cho de que el mi­nis­tro de Ha­cien­da se­ña­le que la re­for­ma a las isa­pres no es­tá den­tro de las prio­ri­da­des del Go­bierno?

Pulso - - Empresas & Mercados -

de sa­lud por per­so­na no va­yan a au­men­tar. Es una reali­dad que de­be­mos en­fren­tar y eso lo tie­nen que en­ten­der las cor­tes de nues­tro país.

¿Y có­mo se en­tien­de que ha­ya isa­pres que re­suel­ven no su­bir el cos­to de sus pla­nes ba­se?

—Eso se ha mos­tra­do en el tiem­po que no es sus­ten­ta­ble. No hay nin­gu­na isa­pre, nin­gún ase­gu­ra­dor de sa­lud, en Chi­le ni en mun­do que ha­ya po­di­do man­te­ner sus pre­cios por un ho­ri­zon­te de tiem­po ra­zo­na­ble, ¡nin­guno! Esa evi­den­cia es em­pí­ri­ca y que la ve­mos en nues­tro país des­de el mo­men­to en que en los úl­ti­mos diez años el ajus­te de ma­yor con­su­mo y de ma­yor pre­su­pues­to del sec­tor pú­bli­co es de un 9% real anual y en el sec­tor pri­va­do ha si­do de un 6% real anual. Una co­sa co­yun­tu­ral es que en un año par­ti­cu­lar no se ha­ga un ajus­te, pe­ro en la sus­ten­ta­bi­li­dad del sis­te­ma eso es ab­so­lu­ta­men­te in­via­ble.

Se ha se­ña­la­do que las isa­pres han si­do po­co efi­cien­tes en el ma­ne­jo de sus cos­tos y al­gu­nos crí­ti­cos se apo­yan en que jus­ta­men­te hay al­gu­nas que no suben sus pla­nes ba­se…

—No hay nin­gu­na isa­pre que en un pe­río­do re­le­van­te de tiem­po no ha­ya au­men­ta­do los va­lo­res ba­se de sus pla­nes, nin­gu­na. Nues­tra obli­ga­ción prin­ci­pal tie­ne que ver con ha­cer que es­te au­men­to de cos­tos sea lo me­nor po­si­ble y hay di­fe­ren­tes for­mas de ha­cer eso. La evi­den­cia de Consalud es­tá a la vis­ta de la su­pe­rin­ten­den­cia, en cuan­to a que ha­ce­mos un tre­men­do tra­ba­jo en tra­tar de orien­tar a que las per­so­nas ocu­pen re­des más efi­cien­tes, que resuelvan sus pro­ble­mas de sa­lud pri­me­ro en lu­ga­res en que se dé ga­ran­tías de ca­li­dad y, se­gun­do, que sean cos­to efec­ti­vos. Prue­ba de ello es un tre­men­do ele­men­to de po­lí­ti­ca pú­bli­ca co­mo el GES. Ha­ce­mos un control de cos­tos im­por­tan­tes, a tra­vés de que la gen­te ocu­pa más el GES, y que lo es­tá ha­cien­do. Y lo es­tá ha­cien­do tam­bién al usar una tre­men­da co­ber­tu­ra que tie­ne el sis­te­ma isa­pre que es la co­ber­tu­ra ca­tas­tró­fi­ca.

Eso ha per­mi­ti­do con­tro­lar la ve­lo­ci­dad del au­men­to de los cos­tos, no li­mi­ta que los cos­tos au­men­ten, per­mi­te mo­ri­ge­rar­los. Sin un ele­men­to co­mo el GES, sin la co­ber­tu­ra ca­tas­tró­fi­ca, el cos­to de la sa­lud del sis­te­ma pri­va­do se­ría mu­cho ma­yor.

Un es­tu­dio de la su­per sa­lud se­ña­la que si bien las isa­pres cum­plen los es­tán­da­res fi­nan­cie­ros, hay tres que evi­den­cian un de­te­rio­ro en sus ni­ve­les de li­qui­dez, ¿es una luz ama­ri­lla?

—No por un te­ma con­ta­ble van a ver­se di­fe­ren­cias en el ries­go, és­te va a se­guir sien­do el mis­mo. Lo que sí, el sis­te­ma sí es­tá en ries­go y evi­den­cia de eso es lo mis­mo que se­ña­ló el su­pe­rin­ten­den­te de Sa­lud en la en­tre­vis­ta que us­te­des rea­li­za­ron, en la que se­ña­la que nin­gún sec­tor es pro­yec­ta­ble en el me­diano y lar­go pla­zo con una ju­di­cial co­mo la que es­tá en­fren­tan­do el sis­te­ma isa­pres.

¿En las isa­pres se es­tán en­cen­dien­do las lu­ces ama­ri­llas?

—Creo que hoy día hay va­rios de los ase­gu­ra­do­res que es­tán con sus in­di­ca­do­res en el lí­mi­te y eso sin du­da que es un mo­ti­vo de aler­ta, por­que por al­gún mo­ti­vo ocu­rren au­men­tos de cos­tos que son ines­pe­ra­dos, ocu­rren me­ca­nis­mos de mi­gra­ción de clien­tes que son ines­pe­ra­dos, es­ta­mos hoy en­fren­tan­do una si­tua­ción de cre­ci­mien­to de la ce­san­tía, que va a im­pac­tar en los in­gre­sos de la com­pa­ñía y que eso evi­den­te­men­te pue­de te­ner re­per­cu­sio­nes en los re­sul­ta­dos de la mis­ma com­pa­ñía. Hoy, la uti­li­dad del sec­tor y en par­ti­cu­lar de al­gu­nas isa­pres, es su­ma­men­te es­tre­cho. El año pa­sa­do hu­bo com­pa­ñías que tu­vi­mos re­sul­ta­dos ope­ra­cio­na­les ne­ga­ti­vos y eso lo es­ta­mos re­vir­tien­do por­que pu­di­mos ha­cer una ajus­te de ta­ri­fas y lo es­ta­mos en­fren­tan­do tam­bién con ma­yo­res efi­cien­cias que he­mos ido in­cor­po­ran­do. Cuan­do es­ta­mos vien­do los in­di­ca­do­res en ni­ve­les mí­ni­mos co­mo los que es­ta­mos vien­do hoy día, si son mo­ti­vo de aler­ta y son mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción res­pec­to de qué pa­sa en el even­to de que al­gu­na de es­tas com­pa­ñías no pue­da sus­ten­tar sus in­di­ca­do­res de li­qui­dez prin­ci­pal­men­te.

¿Qué de­be­ría ha­cer la su­pe­rin­ten­den­cia an­te ello? ¿Los in­di­ca­do­res son muy la­xos?

— Los in­di­ca­do­res son bas­tan­te es­tric­tos y hay que cum­plir­los.

En­ton­ces, el pro­ble­ma no es el in­di­ca­dor sino que el con­tex­to que es­tá lle­van­do a que és­tos se de­te­rio­ren…

— El pro­ble­ma no es el in­di­ca­dor, el pro­ble­ma es que pa­ra cum­plir esos in­di­ca­do­res uno de­be te­ner he­rra­mien­tas que per­mi­ta ase­gu­rar la sus­ten­ta­bi­li­dad del tra­ba­jo que uno ha­ce. Y en el tra­ba­jo que uno ha­ce una va­ria­ble que es cen­tral, y que lo podemos ha­cer una vez al año, es el ajus­te de pre­cios. Cual­quier sec­tor en que se va­ya a la fi­ja­ción de pre­cios, no es sus­ten­ta­ble. Cuan­do se lle­ga al lí­mi­te de que un por­cen­ta­je muy im­por­tan­te de los clien­tes van a so­li­ci­tar que se les fi­je el pre­cio, esa em­pre­sa no va a ser sus­ten­ta­ble por­que su di­ná­mi­ca de au­men­to de cos­tos va a se­guir pre­sen­te. En esa lí­nea, el su­pe­rin­ten­den­te tie­ne las he­rra­mien­tas pa­ra va­li­dar los ajus­tes que ha­cen ca­da una de las com­pa­ñías. —Creo que se es­tá omi­tien­do una reali­dad de lo que es­tá pa­san­do con los tri­bu­na­les de jus­ti­cia. Hoy el pro­ble­ma de la ju­di­cia­li­za­ción es una reali­dad, va­mos a lle­gar se­gu­ra­men­te a fin de es­te año con un sis­te­ma ju­di­cial que va a ha­ber re­ci­bi­do cer­ca de 500 mil recursos de pro­tec­ción en los úl­ti­mos cua­tro años, que han ge­ne­ra­do cos­tas ju­di­cia­les de cer­ca de US$150 mi­llo­nes en ho­no­ra­rios a un gru­po pe­que­ño de ho­no­ra­rios. Los tri­bu­na­les es­tán so­bre­pa­sa­dos y pa­ra re­sol­ver eso una se­ñal ad­mi­nis­tra­ti­va cla­ra del re­gu­la­dor re­sol­ve­ría una bue­na par­te. Por­que en­tre­ga­ría una se­ñal cla­ra del sus­ten­to téc­ni­co que es­tán so­li­ci­tan­do tam­bién los tri­bu­na­les.

RE­FOR­MA NO ES PRIO­RI­DAD “Creo que se es­tá omi­tien­do una reali­dad de lo que es­tá pa­san­do con los tri­bu­na­les de jus­ti­cia”.

Pe­ro cuan­do el juez es­tá con­ven­ci­do de que el al­za es in­jus­ta, hay un pro­ble­ma…

—Sí, pe­ro los jue­ces di­cen que se de­be en­tre­gar más in­for­ma­ción más por­me­no­ri­za­da res­pec­to al ajus­te que se rea­li­za.

Por tan­to, el pro­ce­so de al­za que se aca­ba de ini­ciar va a ser una prue­ba de fue­go pa­ra ver su efec­ti­va­men­te los tri­bu­na­les es­tán usan­do la in­for­ma­ción…

—Pa­ra ver có­mo si­gue pa­ra ade­lan­te y qué rol to­ma tam­bién la su­pe­rin­ten­den­cia en las re­so­lu­cio­nes que ellos reali­cen, que no se cuel­guen de una re­so­lu­ción ju­di­cial por­que ellos sí tie­nen atri­bu­cio­nes téc­ni­cas de re­sol­ver tam­bién los re­cla­mos res­pec­to a los ajus­tes de pre­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.