“Ac­tual­men­te la me­jor es­tra­te­gia es ven­der la li­bra es­ter­li­na”

—El eje­cu­ti­vo des­ta­ca que el ti­po de cam­bio más dé­bil en Reino Uni­do ayu­da­rá en el ajus­te eco­nó­mi­co que vi­vi­rá el país. —Asi­mis­mo, es­ti­ma que el dó­lar con­tra el pe­so chi­leno ce­rra­rá el año en $700.

Pulso - - Trader - Una en­tre­vis­ta de PAU­LI­NA BRESCHI H. En­ten­dien­do que Reino Uni­do tie­ne su pro­pia moneda, ¿cuál es el im­pac­to real de una sa­li­da de la Unión Eu­ro­pea?

AU­NA se­ma­na del Bre­xit los mer­ca­dos ya co­mien­zan a in­ter­na­li­zar sus efec­tos. Tan­to el desem­pe­ño de las mo­ne­das emer­gen­tes co­mo del eu­ro sor­pren­dió de for­ma po­si­ti­va: gran par­te de las di­vi­sas emer­gen­tes se for­ta­le­cie­ron fren­te al dó­lar, a su vez que el eu­ro no ca­yó con la mis­ma in­ten­si­dad que la li­bra es­ter­li­na, al­go que lla­mó la aten­ción de ana­lis­tas e in­ver­sio­nis­tas.

Con to­do, Da­ragh Maher, je­fe de FX Stra­tegy de HSBC, con­si­de­ra que es­te año la li­bra es­ter­li­na con­ti­nua­rá de­bi­li­tán­do­se, lo que apun­ta a que la me­jor es­tra­te­gia es ven­der es­ta di­vi­sa, a la vez que re­co­mien­da com­prar dó­lar, yen o el fran­co sui­zo. Aun­que ad­vier­te que “to­das es­tas mo­ne­das tie­nen hoy a sus ban­cos cen­tra­les que pre­fie­ren no ver un ex­ce­so de for­ta­le­za de sus mo­ne­das”.

¿Cuán fuer­te es la co­rre­la­ción en­tre la li­bra es­ter­li­na y el eu­ro?

—Es fuer­te, tien­den a ir en la mis­ma di­rec­ción, ge­ne­ral­men­te es una cues­tión de mag­ni­tud. Es de­cir, cuan­do la li­bra se de­bi­li­ta has­ta cier­to pun­to, ¿cuán­to se pue­de de­bi­li­tar el eu­ro? Y en es­ta ins­tan­cia lo que vi­mos es que la li­bra fue la que ab­sor­bió la ma­yor par­te de la reac­ción, el eu­ro se de­bi­li­tó pe­ro no fue un shock tan fuer­te co­mo se pen­sa­ba (da­da la fuer­te co­rre­la­ción que tie­ne con la li­bra). El mer­ca­do es­pe­ra­ba que el eu­ro se de­bi­li­ta­ra ca­si de igual for­ma que la li­bra, y no fue así. —Es una ven­ta­ja que ten­ga su pro­pia moneda, por­que le per­mi­te a la di­vi­sa li­diar con el ajus­te. La eco­no­mía de Reino Uni­do atra­ve­sa­rá por un ajus­te sus­tan­cial mien­tras ha­ce la tran­si­ción de sa­lir de la Unión Eu­ro­pea y ten­drá un im­pac­to ne­ga­ti­vo en la ac­ti­vi­dad del país y un ti­po de cam­bio más dé­bil en­tre­ga ayu­da en ese pro­ce­so.

¿Qué se es­pe­ra que su­ce­da en es­ta se­gun­da mi­tad del año en las mo­ne­das?

—Pa­ra la li­bra creo que la de­bi­li­dad con­ti­nua­rá, el pro­ble­ma pa­ra el Reino Uni­do es que una vez que el dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te ne­ce­si­te fi­nan­cia­mien­to, ne­ce­si­ta­rá flujos de ca­pi­tal y si ese flu­jo de ca­pi­ta­les co­mien­za a des­ace­le­rar­se (ya sea flujos de por­ta­fo­lios o fon­dos de in­ver­sión). Sig­ni­fi­ca que la moneda ne­ce­si­ta de­bi­li­tar­se pa­ra po­der pro­veer el ajus­te. Creo que esa se­rá la ten­den­cia que se­gui­rá la moneda pa­ra lo que que­da del año y en­tran­do a 2017. Pa­ra otras mo­ne­das de­pen­de de có­mo evo­lu­cio­na­rá el di­vor­cio en­tre Reino Uni­do y la Unión Eu­ro­pea. Si el di­vor­cio en­tre am­bos es ami­ga­ble, tien­de a te­ner un efec­to en las mo­ne­das (en tér­mi­nos de ape­ti­to de ries­go) que pue­de que no sea tan ma­lo, pe­ro si el di­vor­cio es pro­ble­má­ti­co y con­fron­ta­cio­nal po­dría ser un pro­ble­ma que ge­ne­re un de­bi­li­ta­mien­to de mo­ne­das.

¿Cuál es la me­jor es­tra­te­gia a se­guir?

—Ac­tual­men­te la me­jor es­tra­te­gia es ven­der la li­bra es­ter­li­na, que es­tá al cen­tro de la tor­men­ta, por lo me­nos has­ta que el ajus­te es­té com­ple­to. ¿Y qué moneda com­prar? Creo que el dó­lar dis­fru­ta­rá al­go de for­ta­le­za, pro­ba­ble­men­te el yen tam­bién y el fran­co sui­zo, pe­ro to­das es­tas mo­ne­das tie­nen hoy a sus ban­cos cen­tra­les que pre­fie­ren no ver un ex­ce­so de for­ta­le­za de sus mo­ne­das.

¿Cuál cree que se­rá la es­tra­te­gia del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo?

—Es­pe­rar a ver cuál se­rá el efec­to en la eco­no­mía real, por­que ese es su man­da­to, man­te­ner la in­fla­ción cer­ca o no muy le­jos de 2%. Y quie­ren ver có­mo los fun­da­men­tos eco­nó­mi­cos evo­lu­cio­nan, si ven que pue­den ale­jar­se del ob­je­ti­vo, pue­de que bus­quen ma­yor fle­xi­bi­li­za­ción mo­ne­ta­ria, pue­den ex­pan­dir su pro­gra­ma de com­pras de bo­nos, pue­den fle­xi­bi­li­zar al­gu­nas de las res­tric­cio­nes que tie­nen pa­ra com­prar bo­nos, pue­de re­cor­tar ta­sas de in­te­rés.

¿Y la de­ci­sión de la Fed?

—Un es­ce­na­rio de me­nor cre­ci­mien­to glo­bal re­tra­sa un al­za de ta­sas y re­du­ce el nú­me­ro de even­tua­les al­zas de ta­sas que la Fed bus­que en­tre es­te año y el pró­xi­mo.

¿In­clu­so si los da­tos de EEUU son bue­nos?

—Es to­do par­te la de­ci­sión. Si las ci­fras de EEUU son me­jor de lo es­pe­ra­do ten­drá un im­pac­to en sus tác­ti­cas. Pe­ro tam­bién van a to­mar en con­si­de­ra­ción el gol­pe de la in­cer­ti­dum­bre de Reino Uni­do y ner­vio­sis­mo de la Unión Eu­ro­pea.

En mer­ca­dos emer­gen­tes, ¿las mo­ne­das fun­cio­na­ron co­mo re­fu­gio?

—En ge­ne­ral las di­vi­sas de mer­ca- dos emer­gen­tes lo hi­cie­ron me­jor de lo que se es­pe­ra­ba. Ha­bía de­bi­li­dad en un co­mien­zo, pe­ro las ven­tas no con­ti­nua­ron, al igual que en los mer­ca­dos ac­cio­na­rios, vi­mos es­ta­bi­li­za­ción e in­clu­so una re­cu­pe­ra­ción mo­des­ta.

¿Es­ta re­cu­pe­ra­ción es só­lo tem­po­ral?

—Es di­fí­cil de­cir­lo, el pa­no­ra­ma pa­ra es­tos mer­ca­dos es­tá muy in­ter­co­nec­ta­do. Has­ta aho­ra no he­mos vis­to gran pre­sión en los spread de deu­da y en yield, y di­vi­sas del mer­ca­do emer­gen­te, pe­ro el sen­ti­mien­to pue­de cam­biar y cla­ra­men­te to­dos es­tos ele­men­tos son vul­ne­ra­bles. Pe­ro creo que si se to­ma la evi­den­cia de es­ta pri­me­ra se­ma­na, no tie­ne sen­ti­do pen­sar en un pá­ni­co de da­ño in­me­dia­to.

¿Con­ti­nua­rá la vo­la­ti­li­dad?

—Ve­re­mos to­da­vía mu­chos sig­nos de in­te­rro­ga­ción pro­ve­nien­tes de los mer­ca­dos, con fac­to­res que de­fi­ni­rán el com­por­ta­mien­to de los mer­ca­dos a lo lar­go del año. Co­mo el desem­pe­ño de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na, el cre­ci­mien­to de Chi­na, los com­mo­di­ties, o que su­ce­de­rá en la po­lí­ti­ca a ni­vel mun­dial.

¿Qué pa­sa­rá con el pe­so chi­leno?

— Es­pe­ra­mos al­go de de­bi­li­dad pa­ra fin del año, nues­tras pro­yec­cio­nes son de $700. Par­te de lo que de­ter­mi­na­rá lo que pa­se en Chi­le se­rá el pre­cio del co­bre, en tér­mi­nos de lo que es­tá pa­san­do en Chi­na. Si me­jo­ra el cre­ci­mien­to des­de Chi­na, en­ton­ces el pe­so chi­leno po­dría ha­cer­lo me­jor de lo que es­ta­mos su­gi­rien­do. Creo que en ge­ne­ral hay ape­ti­to de ries­go por di­vi­sas de mer­ca­dos emer­gen­tes.

REAC­CIÓN EU­RO POST BRE­XIT “El mer­ca­do es­pe­ra­ba que el eu­ro se de­bi­li­ta­ra ca­si de igual for­ma que la li­bra, y no fue así”.

Tam­bién vi­mos una fuer­te co­rre­la­ción en­tre el pe­so me­xi­cano y la li­bra...

PE­SO CHI­LENO “Es­pe­ra­mos al­go de de­bi­li­dad pa­ra fin de año, nues­tras pro­yec­cio­nes son de $700”.

—El pe­so me­xi­cano es uno de los prin­ci­pa­les ba­ró­me­tros que mi­de el ape­ti­to de ries­go en di­vi­sas de mer­ca­dos emer­gen­tes. Cuan­do el Bre­xit se hi­zo re­le­van­te la co­rre­la­ción en­tre el pe­so y la li­bra fue re­la­ti­va­men­te al­ta. En­ton­ces esa co­rre­la­ción pue­de per­ma­ne­cer al­ta por aho­ra, pe­ro si los mer­ca­dos co­mien­zan a ob­ser­var otras co­sas (co­mo las elec­cio­nes en EEUU, la de­ci­sión de la Fed, y otros fac­to­res que afec­tan al pe­so me­xi­cano), si hay bue­nas no­ti­cias en es­tos ele­men­tos, el pe­so me­xi­cano lo ha­rá bien.

APE­TI­TO DE RIES­GO “El pe­so me­xi­cano es uno de los prin­ci­pa­les ba­ró­me­tros que mi­de el ape­ti­to de ries­go en di­vi­sas de mer­ca­dos emer­gen­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.