Pre­si­den­tes ver­sus con­gre­sos: las fuer­zas di­ver­gen­tes de la re­gión

Las agen­das re­for­mis­tas de Ar­gen­ti­na y Pe­rú en­fren­ta­rán el obs­tácu­lo de un con­gre­so opo­si­tor, que po­dría in­ten­tar re­mar en con­tra de los cam­bios pro mer­ca­do que im­pul­san los res­pec­ti­vos go­bier­nos. En el ca­so de Bra­sil, la di­fi­cul­tad la im­po­ne un par­la­ment

Pulso - - Actualidad & Politica - Un re­por­ta­je de FRAN­CIS­CA GUE­RRE­RO G.

AUN­QUE los mer­ca­dos ce­le­bran el arri­bo de go­bier­nos pro ne­go­cios en Ar­gen­ti­na, Pe­rú y Bra­sil, lo cier­to es que es­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes en­fren­tan un obs­tácu­lo más du­ro de roer que la opo­si­ción so­cial. El con­gre­so tras­an­dino y el pe­ruano es­tá en ma­nos de la opo­si­ción y en el ca­so de Bra­sil, sim­ple­men­te su­cum­be a las in­ves­ti­ga­cio­nes por co­rrup­ción que sa­cu­den a to­da la cla­se po­lí­ti­ca y que di­fi­cul­tan cual­quier im­pul­so de trans­for­ma­ción es­truc­tu­ral.

“Cuan­do hay mu­cha di­ver­gen­cia en­tre el po­der eje­cu­ti­vo y el po­der le­gis­la­ti­vo re­sul­ta muy di­fí­cil lle­var a ca­bo las di­fe­ren­tes re­for­mas que se tie­nen que ha­cer”, ase­gu­ra a PUL­SO Ma­nuel Res­tre­po, eco­no­mis­ta pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na de XP Se­cu­ri­ties, quien de to­das ma­ne­ras sub­ra­ya que “así fun­cio­na la de­mo­cra­cia”.

Y es que aun­que re­sul­te me­nos efi­cien­te pa­ra el afán re­for­mis­ta, los ac­tua­les con­gre­sos re­pre­sen­tan un equi­li­brio sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra los pre­si­den­cia­lis­mos de la re­gión.

“Es un con­tra­pe­so ne­ce­sa­rio”, afir­ma Juan Car­los Hidalgo, ana­lis­ta de Ca­to Ins­ti­tu­te, aña­dien­do que en ge­ne­ral es una fuer­za aser­ti­va fren­te a un po­der ex­ce­si­vo de los man­da­ta­rios, lo que a su jui­cio siem­pre es el ma­yor ries­go pa­ra nuestros paí­ses. De­ta­lla, eso sí, que “se da la par­ti­cu­la­ri­dad en Amé­ri­ca La­ti­na que son los pre­si­den­tes que tie­nen una agen­da eco­nó­mi­ca re­for­mis­ta los que en­fren­tan a un Con­gre­so en con­tra”.

Fuer­za opo­si­to­ra en Ar­gen­ti­na y Pe­rú En el ca­so de Ar­gen­ti­na, Cam­bie­mos, la alian­za ofi­cia­lis­ta for­ma­da por Coa­li­ción Cí­vi­ca ARI, Coa­li­ción Cí­vi­ca Ra­di­cal y el Par­ti­do Pro­gre­sis­ta, cuen­ta con 16 se­na­do­res y 89 dipu­tados, en cá­ma­ras in­te­gra­das por 72 y 257 le­gis­la­do­res, res­pec­ti­va­men­te. En tan­to, el opo­si­tor Fren­te pa­ra la Vic­to­ria abar­ca mu­cho más en la cá­ma­ra al­ta, don­de al­can­zan a los 42 re­pre­sen­tan­tes.

“El go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri es­tá con­for­ma­do por un equi­po de de­re­cha, pro bu­si­ness, pro li­bre mer­ca­do, pe­ro to­da­vía ve­mos en la ra­ma le­gis­la­ti­va bas­tan­tes ras­gos pro­tec­cio­nis­tas”, ex­pli­ca Res­tre­po. “Pa­ra lle­var a ca­bo las re­for­mas que se ne­ce­si­tan en­fren­ta­rán un ca­mino con bas­tan­tes di­fi­cul­ta­des”, aco­ta.

La fuer­za kirch­ne­ris­ta que­dó plas­ma­da con la apro­ba­ción de la po­lé­mi­ca ley an­ti­des­pe­di­dos. La ini­cia­ti­va, se­gún la cual un tra­ba­ja­dor despedido sin cau­sa po­día so­li­ci­tar su re­in­cor­po­ra­ción in­me­dia­ta o re­ci­bir do­ble in- La pri­me­ra de­rro­ta del pre­si­den­te de Ar­gen­ti­na fue la apro­ba­ción de la ley an­ti­des­pi­dos, im­pul­sa­da por el kirch­ne­ris­mo.

dem­ni­za­ción, con­tó con la apro­ba­ción de 49 se­na­do­res y el re­cha­zo de 15, mien­tras que en la cá­ma­ra ba­ja 145 dipu­tados vo­ta­ron a fa­vor, so­lo 3 en con­tra y 90 se abs­tu­vie­ron.

Aun­que re­ci­bió rá­pi­da­men­te el ve­to del pre­si­den­te, el epi­so­dio mar­có la pri­me­ra de­rro­ta del man­da­ta­rio tras­an­dino en el par­la­men­to.

De to­das ma­ne­ras, Hidalgo ase­gu­ra que no hay so­lo dispu­tas y que en la ma­yor par­te de las oca- sio­nes pri­ma la cor­du­ra.

“En Ar­gen­ti­na ve­mos que los gran­des te­mas es­tán pa­san­do sin ma­yo­res pro­ble­mas”, in­di­có el ana­lis­ta, apun­tan­do co­mo ejem­plo el pro­yec­to que pu­so tér­mino al de­fault.

En esa oca­sión, la pro­pues­ta del eje­cu­ti­vo con­si­guió el vis­to bueno de 54 se­na­do­res y 16 se opu­sie­ron.

Por otra par­te, el sis­te­ma uni­ca­me­ral de Pe­rú, de un to­tal de 130 con­gre­sis­tas, 35 son de Fuer­za Po­pu­lar, el par­ti­do de Kei­ko Fu­ji­mo­ri, y otros 27 de Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta Pe­ruano del ac­tual pre­si­den­te Ollan­te Hu­ma­la. Así, Pe­dro Pa­blo Kuczynski en­ca­ra un di­fí­cil desafío.

Aun­que am­bos par­ti­dos opo­si­to­res son pro mer­ca­dos, Res­tre­po ase­gu­ra que “de to­das ma­ne­ras las di­ver­gen­cias en­tre eje­cu­ti­vo y le­gis­la­ti­vo en Pe­rú di­fi­cul­tan la rea­li­za­ción de las di­fe­ren­tes re­for­mas”. Bra­sil y Ve­ne­zue­la: des­or­den En el ca­so de Bra­sil, las di­fi­cul­ta­des se pre­sen­tan por las in­ves­ti­ga­cio­nes por co­rrup­ción que pe­san so­bre 59% del par­la­men­to.

En ese am­bien­te de caos, que tam­bién ha to­ca­do a mi­nis­tros, el pre­si­den­te in­te­ri­no, Mi­chel Te­mer, en­fren­ta una du­ra ta­rea a la ho­ra de con­ven­cer al po­der le­gis­la­ti­vo de avan­zar en cam­bios es­truc­tu­ra­les que el país re­quie­re con ur­gen­cia.

“La cre­di­bi­li­dad de su go­bierno se mi­nó por los ca­sos de co­rrup­ción que to­ca­ron a su ga­bi­ne­te y le res­tan ca­pa­ci­dad de go­ber­nar cuan­do en­fren­ta al con­gre­so. Aun­que pro­po­ne una agre­si­va agen­da de re­for­mas, di­fí­cil­men­te po­drá avan­zar”, in­di­ca Hidalgo.

En me­dio de una cri­sis eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca mu­cho más agu­da, Ve­ne­zue­la tam­bién tie­ne en­fren­ta­dos a pre­si­den­te y par­la­men­to.

“Ve­ne­zue­la es el ca­so que nos in­di­ca que de­be­mos ser con­sis­ten­tes y res­pe­tar es­te equi­li­brio de fuer­zas. El Con­gre­so de opo­si­ción, en teo­ría re­for­mis­ta, es blo­quea­do por el eje­cu­ti­vo, plas­man­do que el real ries­go en Amé­ri­ca La­tino es el ex­ce­si­vo po­der del Pre­si­den­te”, di­ce Hidalgo.

Ve­ne­zue­la tam­bién tie­ne en­fren­ta­dos al pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro y a la Asam­blea Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.