“Un marciano que vie­ra el de­ba­te en Chi­le pen­sa­ría que es un país a pun­to de es­ta­llar, y no es así” “El mun­do ha que­da­do sor­pren­di­do por la im­plo­sión de Ve­ne­zue­la”

—El ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal di­ce que en cual­quier país que se pro­pon­ga su­bir im­pues­tos o una re­for­ma laboral o edu­ca­cio­nal, se ge­ne­ra­rá una cris­pa­ción. “Yo no es­toy se­gu­ro de que la so­lu­ción sea echar pie atrás”, di­ce.

Pulso - - Portada - MOISÉS NAÍM Ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal

SI­TUA­CIÓN EN CHI­LE “Me preo­cu­pa mu­cho la cris­pa­ción que hay en el país (...) Hay un am­bien­te de ca­tas­tro­fis­mo que no creo que se jus­ti­fi­que”.

PRO­CE­SOS IN­TER­NOS “En cual­quier país del mun­do en que se pro­pon­ga una re­for­ma edu­ca­ti­va ha­brá un de­ba­te se­rio y du­ro”

CI­CLO PO­LÍ­TI­CO EN LA­TAM “En Amé­ri­ca La­ti­na es im­po­si­ble te­ner un go­bierno ne­ta­men­te de de­re­cha”. EX­PEC­TA­TI­VAS EN LA RE­GIÓN “La pa­la­bra de­re­cha o iz­quier­da ya no nos ayu­da a en­ten­der qué co­sas es­pe­rar de los dis­tin­tos go­bier­nos”.

EL EX mi­nis­tro ve­ne­zo­lano y hoy co­lum­nis­ta, Moisés Naím, es­tá sor­pren­di­do por el áni­mo en Chi­le. Por­que, pe­se a que los cam­bios no se han im­ple­men­ta­do de la for­ma co­rrec­ta, al­guien que mi­re des­de fue­ra pen­sa­ría que Chi­le vi­ve un caos, cuan­do él ase­gu­ra que no es así. El co­lum­nis­ta es una voz es­cu­cha­da con aten­ción en to­do el mun­do. Su li­bro “El fin del Po­der” (2013) le va­lió ser re­co­no­ci­do en 2014 co­mo un lí­der del pen­sa­mien­to glo­bal por el Gottlieb Dutt­wei­ler Ins­ti­tu­te (Sui­za), e in­clu­so el fun­da­dor de Facebook, Mark Zuc­ker­berg, nom­bró a ese li­bro co­mo uno de sus 23 re­co­men­da­dos.

Es­te año vol­vió a es­tre­nar un li­bro: “Re­pen­sar el Mun­do”, que com­pi­la una se­rie de 111 de sus co­lum­nas se­ma­na­les en el dia­rio El País, que van des­de la ideo­lo­gía has­ta los dro­nes, y a tra­vés de las cua­les, se­gún ex­pli­ca, siem­pre bus­ca cua­tro ob­je­ti­vos: sor­pren­der, co­nec­tar, re­pen­sar e in­for­mar. “Una de las sor­pre­sas que me lle­vé al leer la com­pi­la­ción es que mu­chas de las co­sas que yo an­ti­ci­pa­ba ocu­rrie­ron. Por ejem­plo, fui el pri­me­ro en aler­tar so­bre la fra­gi­li­dad de Bra­sil, o so­bre el pe­tró­leo, fui de los pri­me­ros en ha­blar de una re­vo­lu­ción pro­fun­da del pe­tró­leo. Y cuan­do to­dos ha­bla­ban de Chi­na co­mo la po­ten­cia del si­glo XXI, em­pe­cé a aler­tar de sus pro­ble­mas”.

Hoy es­tá ana­li­zan­do las in­vi­ta­cio­nes que tie­ne pa­ra vi­si­tar Chi­le es­te año. “Siem­pre ir a Chi­le es al­go a lo que le doy prio­ri­dad”, des­ta­ca al te­lé­fono des­de su ofi­ci­na en Was­hing­ton DC, du­ran­te un break en­tre un via­je y la es­cri­tu­ra de su co­lum­na do­mi­ni­cal.

¿Qué le preo­cu­pa de Chi­le?

— Si­go a Chi­le con bas­tan­te aten­ción. Nun­ca con la gra­nu­la­ri­dad y el de­ta­lle que tie­ne es­tar vi­vien­do ahí to­dos los días, que da una pers­pec­ti­va úni­ca, la mía es más dis­tan­te, pe­ro Chi­le es uno de los paí­ses que mi­ro con aten­ción.

¿Qué co­sas le sor­pren­die­ron de la pri­me­ra mi­tad del año en Chi­le?

— Me preo­cu­pa mu­cho la cris­pa­ción que hay en el país, me preo­cu­pa mu­cho es­ta con­ver­gen­cia per­fec­ta de la cri­sis eco­nó­mi­ca con la cri­sis po­lí­ti­ca, me preo­cu­pa mu­cho el am­bien­te. Lo he di­cho an­tes: hay un am­bien­te de ca­tas­tro­fis­mo que no creo que se jus­ti­fi­que. El país tie­ne pro­ble­mas, y los co­no­ce­mos, pe­ro no es el fin del mun­do. De he­cho, com­pa­ra­do con el res­to del ve­cin­da­rio es­tá mu­cho me­jor, tie­ne una ins­ti­tu­cio­na­li­dad más fuer­te que en otros la­dos, así que yo no soy tan pe­si­mis­ta co­mo mu­chos otros. Un marciano que vie­ra el de­ba­te de Chi­le, pen­sa­ría que es un país a pun­to de es­ta­llar, y no es así. Por su­pues­to que es di­fe­ren­te a la si­tua­ción de al­tos pre­cios del co­bre, cuan­do la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let pa­sa­ba por una lu­na de miel po­lí­ti­ca con la gen­te, y no es­ta­ban exa­cer­ba­das las ape­ten­cias elec­to­ra­les de di­fe­ren­tes can­di­da­tos. Y las re­for­mas de la Pre­si­den­ta Ba­che­let inevi­ta­ble­men­te han cris­pa­do el am­bien­te.

¿Pe­ro qué es­tá en el fon­do de es­ta si­tua­ción? ¿Hay una co­sa más cul­tu­ral, co­mo que nos cues­ta ver el va­so me­dio lleno?

— Eso lo he oí­do de ami­gos chi­le­nos, pe­ro yo no me atre­vo a ha­cer jui­cios cul­tu­ra­les, por­que es muy pe­li­gro­so. Creo más en in­cen­ti­vos, en de­ci­sio­nes de la gen­te. Lo que es­tá pa­san­do es que la eco­no­mía es­ta­ba bien y aho­ra va peor. Hay cam­bios po­lí­ti­cos e ins­ti­tu­cio­na­les, y en cual­quier país del mun­do en que se pro­pon­ga una re­for­ma edu­ca­ti­va ha­brá un de­ba­te se­rio, du­ro y pro­fun­do. En cual­quier país que pro­pon­ga su­bir im­pues­tos tam­bién es im­po­si­ble que no se ge­ne­re eso. Lo mis­mo con los in­ten­tos de cam­biar las con­di­cio­nes la­bo­ra­les. En cual­quier país del mun­do una so­la de es­tas re­for­mas ge­ne­ra una cris­pa­ción y pug­na­ci­dad po­lí­ti­ca. Ima­gí­na­te en un país don­de es­tán to­dos es­tos cam­bios a la vez y ade­más hay una si­tua­ción eco­nó­mi­ca em­peo­ra­da y la Pre­si­den­ta es­tá muy de­bi­li­ta­da por pro­ble­mas po­lí­ti­cos que co­no­ce­mos.

¿Por qué la Pre­si­den­ta pe­se a to­do in­sis­te?

— Eso hay que pre­gun­tár­se­lo a ella. Yo no es­toy se­gu­ro de que la so­lu­ción sea echar pie atrás en las re­for­mas.

¿Por qué?

— Por­que al­gu­nas de es­tas re­for­mas, o to­das, son ne­ce­sa­rias. Unas fue­ron muy mal di­se­ña­das y peor im­ple­men­ta­das. Tam­bién hay di­fi­cul­ta­des con la re­for­ma de educación. Creo que mu­chas de ellas te­nían de­fec­tos de di­se­ño y de eje­cu­ción po­lí­ti­ca. Creo que en Chi­le na­die du­da y de he­cho la Pre­si­den­ta fue ele­gi­da pa­ra lle­var a ca­bo las re­for­mas. Ella en su cam­pa­ña elec­to­ral nun­ca es­con­dió y de he­cho, la ba­se de su pro­pues­ta era la re­for­ma fis­cal, y la gen­te vo­tó a fa­vor. Era una re­for­ma laboral, y la gen­te vo­tó a fa­vor de eso. Era ha­cer una re­for­ma edu­ca­ti­va, y tam­bién. Hu­bo un con­sen­so na­cio­nal en su mo­men­to de que era sano que el país tu­vie­ra es­tos cam­bios. Lue­go los lle­va­ron a ca­bo con erro­res, los di­se­ña­ron de­fec­tuo­sa­men­te, ma­ne­ja­ron mal el pro­ce­so po­lí­ti­co de la crea­ción de alian­zas ne­ce­sa­rias pa­ra apro­bar le­yes tan com­ple­jas y tan con­tro­ver­ti­das co­mo es­tas y aho­ra se ha da­do to­do el am­bien­te, pe­ro la Pre­si­den­ta ga­nó elec­cio­nes con ba­se en es­tas pro­pues­tas.

Re­cien­te­men­te se ha vis­to un vuel­co de la re­gión a la de­re­cha, con PPK, Ma­cri, Te­mer, en­tre otros. ¿Qué tan sos­te­ni­ble es ese vuel­co?

— No es­toy se­gu­ro de que la me­jor ma­ne­ra de ca­rac­te­ri­zar­lo sea de un

vuel­co a la de­re­cha. En Amé­ri­ca La­ti­na es im­po­si­ble te­ner un go­bierno ne­ta­men­te de de­re­cha. Chi­le ba­jo el go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra fue un buen ejem­plo de es­to. Ha­bía co­sas que ha­cía Pi­ñe­ra que eran im­po­si­bles de ca­li­fi­car co­mo de de­re­cha, y al mis­mo tiem­po hay ini­cia­ti­vas de la Pre­si­den­ta Ba­che­let que son im­po­si­bles de ca­li­fi­car co­mo de iz­quier­da. Lo mis­mo va­le pa­ra go­bier­nos co­mo el de Lu­la, que eran cla­ra­men­te de de­re­cha y co­sas que es­tá ha­cien­do Ma­cri que son cla­ra­men­te de iz­quier­da. En­ton­ces la pa­la­bra de­re­cha o iz­quier­da en Amé­ri­ca La­ti­na y creo que en el mun­do ya no nos ayu­da a en­ten­der qué co­sas es­pe­rar de los dis­tin­tos go­bier­nos.

Es­pe­ro que PPK cier­ta­men­te ten­ga po­lí­ti­cas que pue­den ser ca­li­fi­ca­das no de de­re­cha. Tie­ne que go­ber­nar con un par­la­men­to don­de él tie­ne mi­no­ría (18 dipu­tados de 130). Re­cor­de­mos que él lle­gó al po­der gra­cias al apo­yo de Ve­ró­ni­ka Men­do­za (iz­quier­da), en­ton­ces lla­mar a Pe­dro Pa­blo Kuczynski de de­re­cha es pre­ma­tu­ro. Él va a te­ner que ha­cer un es­fuer­zo. Lo más im­por­tan­te es no de­jar­se lle­var por de­re­cha o iz­quier­da, por­que en es­tos días esos son con­cep­tos que con­fun­den más que acla­ran la si­tua­ción.

Pe­ro, ¿ha­blan­do de go­bier­nos que son más ami­ga­bles pa­ra los mer­ca­dos ver­sus otros que no lo son?

— Es que to­do es re­la­ti­vo. Lo que sí pue­do an­ti­ci­par es que mu­chos de es­tos go­bier­nos -si son res­pon­sa­bles- ten­drán que to­mar de­ci­sio­nes de ajus­te que van a ser im­po­pu­la­res y que, pa­ra com­pen­sar­las, van a te­ner que to­mar de­ci­sio­nes que es­tos mis­mos em­pre­sa­rios que aplau­den, van a ca­li­fi­car de po­pu­lis­tas. Y eso va a ser ver­dad en Chi­le, en Ar­gen­ti­na, en Bra­sil, etc. Se es­tá vien­do en to­das par­tes.

¿Qué ti­po de me­di­das, por ejem­plo?

— Una muy pe­que­ña, pe­ro muy re­ve­la­do­ra es lo que hi­zo Ma­cri con los due­ños de ta­xi, les dio to­do ti­po de reivin­di­ca­cio­nes. Esa es una cla­se que tie­ne in­fluen­cia po­lí­ti­ca por­que tie­ne un efec­to mul­ti­pli­ca­dor en sus opi­nio­nes muy al­to. Es un pe­que­ño ejem­plo, pe­ro es muy re­ve­la­dor.

A pro­pó­si­to de la di­fi­cul­tad que po­dría te­ner PPK te­nien­do mi­no­ría en el Con­gre­so, en la re­gión la ma­yo­ría de los go­bier­nos en­fren­ta a un con­gre­so opo­si­tor. ¿Qué di­fi­cul­ta­des re­pre­sen­ta­rán?

— Eso lo que quie­re de­cir es que son go­bier­nos nor­ma­les en el mun­do. En mi li­bro “El fin del po­der”, des­cri­bo es­ta cir­cuns­tan­cia: pa­ra el mo­men­to en que fue pu­bli­ca­do, de los 34 paí­ses de la OCDE, 30 eran así. Lo nor­mal en el mun­do del si­glo XXI es que un go­bierno en­fren­te un po­der le­gis­la­ti­vo do­mi­na­do por la opo­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.