¿Y có­mo an­da­mos por ca­sa?,

Pulso - - Portada - por Jo­sé To­más Va­len­te.

ES­CU­CHAR A AL­GUIEN bur­lar­se de los es­ta­dou­ni­den­ses por­que gran par­te de su po­bla­ción vo­ta por Trump o de los in­gle­ses por vo­tar por el Bre­xit, se ha vuel­to un tó­pi­co en el úl­ti­mo tiem­po. A los pri­me­ros los til­dan de po­co in­te­li­gen­tes por apo­yar po­lí­ti­cas exó­ti­cas -co­mo el mu­ro que los se­pa­ra­ría de Mé­xi­coy a los se­gun­dos los con­si­de­ran re­tró­gra­dos e ig­no­ran­tes, por ser in­ca­pa­ces de dar­se cuen­ta de las con­se­cuen­cias de sa­lir­se de la Unión Eu­ro­pea. En el ca­so del Bre­xit, pa­ra ar­gu­men­tar que es irra­cio­nal ha­ber vo­ta­do “Lea­ve”, ci­tan los in­for­mes del Ban­co de In­gla­te­rra, FMI y la OCDE, en­tre mu­chos otros. Sin em­bar­go, an­tes de se­guir la bur­la, creo que es im­por­tan­te de­te­ner­se en dos te­mas. Pri­me­ro, las me­di­cio­nes in­ter­na­cio­na­les tien­den a coin­ci­dir en que los ciu­da­da­nos del Reino Uni­do y Es­ta­dos Uni­dos son más edu­ca­dos que los chi­le­nos, por lo cual ten­dría cui­da­do an­tes de tra­tar de ig­no­ran­tes a esas po­bla­cio­nes y reírme de sus exó­ti­cas pro­pues­tas de po­lí­ti­cas pú­bli­cas. En Chi­le a ve­ces no lo ha­ce­mos tan­to me­jor, bas­ta leer­se el pro­yec­to de ley “an­ti­ta­reas”, que en sus tres pla­nas y sin evi­den­cia re­le­van­te, bus­ca prohi­bir que los co­le­gios en­víen ta­reas a la ca­sa. El eco­no­mis­ta Ser­gio Ur­zúa til­dó es­te pro­yec­to co­mo “una de las co­sas más ri­dí­cu­las que ha vis­to el país en ma­te­ria de po­lí­ti­cas edu­ca­cio­na­les”. Yo los in­vi­to a que lean us­te­des mis­mos las tres pá­gi­nas del pro­yec­to y las ci­tas que lo res­pal­dan. Se­gun­do, en los pro­ce­sos elec­cio­na­rios son una mi­no­ría los vo­tan­tes que rea­li­zan un aná­li­sis so­fis­ti­ca­do de los pros y con­tras de ca­da una de las op­cio­nes. En el ca­so del Bre­xit, fue­ron me­nos los ciu­da­da­nos que vo­ta­ron con una pla­ni­lla de Ex­cel en mano, que los que lo hi­cie­ron con su in­tui­ción, fal­ta de in­for­ma­ción e idea­lis­mo so­bre lo que po­drían lo­grar fue­ra de la UE. Y en Chi­le se bur­lan de ello, no en­ten­dien­do có­mo no pon­de­ra­ron las con­se­cuen­cias ad­ver­ti­das por el FMI, el Ban­co de In­gla­te­rra y va­rios ga­lar­do­na­dos con el No­bel de Eco­no­mía, pe­ro… ¿es­ta­mos se­gu­ros que pa­ra nues­tras re­for­mas he­mos se­gui­do las re­co­men­da­cio­nes in­ter­na­cio­na­les? ¿Cree­mos que los chi­le­nos vo­ta­mos eva­luan­do las con­se­cuen­cias de los pro­gra­mas de go­bierno? Qui­zá, des­pués de to­do, no so­mos muy dis­tin­tos que aque­llos de los que tan­to se bur­lan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.