Bra­sil, la eco­no­mía y Cu­ru­pi­ra

Pulso - - Opinion - JOA­QUÍN AGUI­RRE E.

CU­RU­PI­RA es uno de los per­so­na­jes más fa­mo­sos en la mi­to­lo­gía y el fol­clor bra­si­le­ño. Es un duen­de de pe­lo ro­jo y dientes ver­des, pro­tec­tor de la flo­ra y fau­na de la sel­va ama­zó­ni­ca. Se le atri­bu­ye la des­apa­ri­ción de ca­za­do­res y el ex­tra­vío del rum­bo de quie­nes se aden­tran en sus do­mi­nios. Su ca­rac­te­rís­ti­ca fí­si­ca más lla­ma­ti­va es la de te­ner los pies in­ver­ti­dos, lo cual lo trans­for­ma en un bro­mis­ta per­ver­so e in­co­rre­gi­ble al mar­car hue­llas en di­rec­cio­nes errá­ti­cas y opues­tas a la sa­li­da. Cu­ru­pi­ra ha es­ta­do des­pis­tan­do a to­dos los bra­si­le­ños. Hoy de­be es­tar hen­chi­do de sa­tis­fac­ción y ri­sa. No so­lo ha de­ca­pi­ta­do a la Pre­si­den­cia; tam­bién ha de­ja­do a un país con una eco­no­mía que se achi­ca en cer­ca de 4% anual y cu­yos pre­cios cre­cen en 10%. Ha bom­bea­do la deu­da pú­bli­ca has­ta 66% de lo que se pro­du­ce y em­pu­ja­do un dé­fi­cit fis­cal pre­su­pues­ta­rio a 10%. Mi­chel Te­mer, el Pre­si­den­te in­te­ri­no, tie­ne aho­ra la brú­ju­la. El ex vi­ce­pre­si­den­te y em­ble­ma del PMDB im­pul­sa­rá un am­bi­cio­so plan de re­for­mas eco­nó­mi­cas. La tó­ni­ca se­rá la re­duc­ción de la ta­sa de ex­pan­sión del gas­to fis­cal, don­de se in­clu­yen cam­bios a la Cons­ti­tu­ción de 1988, tam­bién re­dac­ta­da por Cu­ru­pi­ra, que hoy es­ta­ble­ce que 90% del gas­to pú­bli­co se exen­te de re­ba­jas. Su ar­se­nal de com­ba­te in­clu­ye a Hen­ri­que Mei­re­lles (Ha­cien­da). Es­te úl­ti­mo con­fía en que “la so­cie­dad bra­si­le­ña es lo bas­tan­te ma­du­ra co­mo pa­ra asu­mir es­tas me­di­das”. Ten­go mis du­das, ya que los re­cor­tes fis­ca­les lle­gan tar­de y son pro­cí­cli­cos, al im­po­ner­le a la po­bla­ción un ajus­te de cin­tu­rón tras la ca­tás­tro­fe. El Con­gre­so de­be­rá ele­gir en­tre dos ca­mi­nos ate­rra­do­res: el im­po­pu­lar, que in­vo­lu­cra la mo­de­ra­ción de los one­ro­sos gas­tos del apa­ra­ta­je es­ta­tal, o el in­sus­ten­ta­ble, que im­pli­ca se­guir con el sta­tu quo y re­zar pa­ra que los tér­mi­nos de intercambio ali­vien el pa­no­ra­ma. Bra­sil se en­cuen­tra atra­pa­do. No tie­ne nin­gu­na ar­ti­cu­la­ción gu­ber­na­men­tal va­li­da­da por la po­bla­ción. Mien­tras tan­to, Cu­ru­pi­ra tra­ba­ja de ma­ne­ra si­gi­lo­sa y di­li­gen­te. Su gran ar­ma es el des­pis­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.