El Bre­xit se que­da huér­fano

Una vez que co­men­zó la ca­rre­ra en­tre los con­ser­va­do­res pa­ra su­ce­der a Da­vid Ca­me­ron en el car­go de pri­mer mi­nis­tro, las am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas de al­gu­nos pa­re­cen ha­ber­se des­va­ne­ci­do.

Pulso - - Opinion -

AL PA­RE­CER, na­die quie­re car­gar con el Bre­xit. Pri­me­ro, mu­chos lí­de­res con­ser­va­do­res e in­de­pen­den­tis­tas abo­ga­ban por una sa­li­da de Reino Uni­do des­de la Unión Eu­ro­pea, pe­ro una vez que ese ob­je­ti­vo se lo­gró, tras la vo­ta­ción del 23 de ju­nio, y co­men­zó la ca­rre­ra por su­ce­der a Da­vid Ca­me­ron en el car­go de pri­mer mi­nis­tro, las am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas de al­gu­nos pa­re­cen ha­ber­se des­va­ne­ci­do.

El pri­me­ro en ha­cer­lo fue el ex al­cal­de de Lon­dres, el con­ser­va­dor Bo­ris John­son, quien era vis­to co­mo uno de los prin­ci­pa­les im­pul­so­res y ga­na­do­res del Bre­xit. Ayer fue el turno del lí­der del na­cio­na­lis­ta Par­ti­do de la In­de­pen­den­cia del Reino Uni­do (UKIP), Ni­gel Fa­ra­ge, quien anun­ció que su mi­sión ya es­ta­ba cum- pli­da, por­que su úni­ca am­bi­ción era que se lo­gra­ra la sa­li­da de la UE. Con es­to, que­da el ca­mino re­la­ti­va­men­te des­pe­ja­do pa­ra que asu­ma el po­der la ac­tual mi­nis­tra del In­te­rior, The­re­sa May, quien, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, es­ta­ba a fa­vor de que­dar­se en la Unión Eu­ro­pea.

Pe­se a que la an­gus­tia ini­cial en los mer­ca­dos ha da­do pa­so a una es­ta­bi­li­za­ción, cre­cen las du­das sobre el fu­tu­ro po­lí­ti­co del Reino Uni­do. In­clu­so al­gu­nos, me­dio en bro­ma y me­dio en se­rio, sos­tie­nen que el úni­co li­de­raz­go cla­ro aho­ra es el del Banco de In­gla­te­rra. ¿Se­rá que na­die quie­re pa­sar a la his­to­ria co­mo el pre­mier que con­cre­tó la sa­li­da? Co­mo sea, el Bre­xit se es­tá que­dan­do “huér­fano”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.