Im­pu­ni­dad,

No es ex­tra­ño lle­gar a la con­clu­sión de que una red de in­tere­ses e in­fluen­cias di­fi­cul­ta en­fren­tar hoy el pro­ble­ma de la co­rrup­ción.

Pulso - - Portada - por Ál­va­ro Pe­zoa

IM­PU­NI­DAD! Sí, la im­pu­ni­dad se en­se­ño­rea an­te la co­rrup­ción en el sec­tor pú­bli­co. La más re­cien­te mues­tra de tan la­men­ta­ble si­tua­ción ha si­do co­no­ci­da la se­ma­na pa­sa­da, cuan­do la ma­gis­tra­da Mi­re­ya Ló­pez so­bre­se­yó tem­po­ral­men­te a 54 par­la­men­ta­rios de la an­ti­gua Con­cer­ta­ción por la emi­sión de más de 6.000 cer­ti­fi­ca­dos a fal­sos exo­ne­ra­dos po­lí­ti­cos. So­lo la pre­si­den­ta del Se­na­do ha­bría fir­ma­do 598 de es­tos do­cu­men­tos. Re­sul­ta­do: los “ho­no­ra­bles” a sal­vo y el ama­go de ver­dad so­fo­ca­do.

Du­ran­te la mis­ma se­ma­na el PPD con­fir­ma­ba que su can­di­da­to a al­cal­de por La Pin­ta­na en las elec­cio­nes de oc­tu­bre se­ría el ac­tual edil de esa co­mu­na y mi­li­tan­te de sus fi­las Jai­me Pa­vez, no obs­tan­te las di­ver­sas de­nun­cias de gra­ves irre­gu­la­ri­da­des en la ad­mi­nis­tra­ción del mu­ni­ci­pio, aso­cia­das a en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal ilí­ci­to, que han si­do no­ti­cia en va­rios me­dios de co­mu­ni­ca­ción ya des­de ha­ce al­gún tiem­po. No ha­bría de­nun­cias com­pro­ba­das, mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra que su co­lec­ti­vi­dad apues­te por la re­elec­ción (el po­der) en des­me­dro de la pro­bi­dad. RN ha­cía otro tan­to con el al­cal­de de Ce­rro Na­via, hom­bre del par­ti­do, cu­ya ges­tión edi­li­cia ha si­do pú­bli­ca­men­te cues­tio­na­da, jun­to con la del al­cal­de de Mai­pú (DC), por mi­llo­na­rios ne­go­cios frau­du­len­tos. Es­ta no se­ría más que la pun­ta del ice­berg se­gún afir­man quie­nes tie­nen ac­ce­so a in­for­ma­ción de bue­na fuen­te sobre la mar­cha de los go­bier­nos co­mu­na­les y las ges­tio­nes mi­nis­te­ria­les.

No se tra­ta de ser in­ge­nuos y pen­sar que el so­borno, la ex­tor­sión y el cohe­cho son ma­les nue­vos en Chi­le, tam­po­co que es­tos fue­ron siem­pre per­se­gui­dos y cas­ti­ga­dos en el pa­sa­do. Lo an­te­rior no obs­ta re­co­no­cer que la co­rrup­ción en el sec­tor pú­bli­co y la po­lí­ti­ca es­tá cre­cien­do y, aún más gra­ve, que ella es­tá que­dan­do con fre­cuen­cia en la to­tal au­sen­cia de san­cio­nes tan­to ju­rí­di­cas co­mo mo­ra­les.

No es fá­cil en­ten­der ca­bal­men­te la ma­ra­ña de he­chos y co­ne­xio­nes que con­fi­gu­ran el es­ce­na­rio des­cri­to. El ori­gen es­tá cla­ro: la de­bi­li­dad y la mi­se­ria hu­ma­nas, a ve­ces po­ten­cia­das por la fal­ta de for­ma­ción mo­ral. Y las con­di­cio­nes de ba­se tam­bién: la con­ni­ven­cia a la que tien­den siem­pre el po­der po­lí­ti­co con el del di­ne­ro. De es­to hay que es­tar pre­ca­vi­dos co­mo so­cie­dad, lo con­tra­rio se­ría de un can­dor ra­yano en la ne­gli­gen­cia. De ahí en más el aná­li­sis obli­ga a pon­de­rar di­ver­sos as­pec­tos. Por una par­te, las le­yes sobre la ma­te­ria pa­re­cen se­guir sien­do in­su- fi­cien­tes, o bien no es­ta­rían sien­do apli­ca­das con la de­ter­mi­na­ción re­que­ri­da, me­nos aún ba­jo la pre­mi­sa de “cai­ga quien ca­ye­re”. La fal­ta de una nor­ma­ti­va ade­cua­da pue­de cau­sar enor­me da­ño por su in­ca­pa­ci­dad pa­ra ser una he­rra­mien­ta efi­caz en el com­ba­te al fla­ge­lo de la co­rrup­ción, pe­ro to­da­vía más per­ni­cio­so es que la exis­ten­te no sea uti­li­za­da con de­ci­sión por las au­to­ri­da­des a las cua­les les com­pe­te.

ALA LUZ de la reali­dad ob­ser­va­da en Chi­le los úl­ti­mos años, que­da la im­pre­sión de que exis­ten mo­ti­vos so­bra­dos pa­ra du­dar de la pres­te­za de los lí­de­res po­lí­ti­cos en de­nun­ciar y con­de­nar efec­ti­va­men­te he­chos de es­ta na­tu­ra­le­za, así co­mo de los jue­ces pa­ra ha­cer va­ler con im­par­cia­li­dad y fir­me­za las fa­cul­ta­des que les otor­gan sus mi­nis­te­rios cuan­do los ca­sos pa­san a sus res­pec­ti­vos ám­bi­tos ju­ris­dic­cio­na­les. En la es­fe­ra po­lí­ti­ca los af­fai­res se co­no­cen y se ca­llan. Y, por des­gra­cia, cuan­do se los des­en­mas­ca­ra ca­si siem­pre es por mo­ti­va­cio­nes es­pu­rias: con afán par­ti­dis­ta y bus­can­do ob­te­ner ré­di­tos po­lí­ti­cos mez­qui­nos y de cor­to pla­zo. Los si­len­cios pa­re­cie­ran in­di­car que las fal­tas éti­cas cru­zan to­do el es­pec­tro po­lí­ti­co par­ti­dis­ta, “ama­rran­do de ma­nos” a sus ac­to­res pa­ra em­pren­der ac­cio­nes en es­ta área sin co­rrer el con­si­guien­te ries­go de que ellas re­tor­nen con­ver­ti­das en un pe­li­gro­so “boo­me­rang” pa­ra sus co­lo­res. En el sec­tor ju­di­cial las in­ves­ti­ga­cio­nes se alar­gan en de­ma­sía, las cau­sas no siem­pre son lle­va­das con el ce­lo y la pru­den­cia re­que­ri­dos, y trans­cu­rri­do el tiem­po los fa­llos de­fi­ni­ti­vos sue­len ser be­nig­nos pa­ra los acu­sa­dos, ade­más de tar­díos pa­ra ser­vir de al­gún ejem­plo a la so­cie­dad. En el trans­cur­so de los úl­ti­mos días, sir­va de bo­tón de mues­tra, se ha ce­rra­do el de­no­mi­na­do ca­so MOP-GA­TE, des­pués de tre­ce años y con fa­llo ab­so­lu­to­rio pa­ra la ma­yo­ría de los impu­tados. En el se­gui­mien­to de las cau­sas por co­rrup­ción pú­bli­ca ha que­da­do de ma­ni­fies­to en reite­ra­das opor­tu­ni­da- des la di­fi­cul­tad que en­fren­ta el Po­der Ju­di­cial pa­ra que real­men­te im­pe­re la tan men­ta­da in­de­pen­den­cia de los tri­bu­na­les en la apli­ca­ción de la ley.

Así el es­ta­do de las co­sas, no re­sul­ta ex­tra­ño arri­bar a la con­clu­sión de que la red de in­tere­ses e in­fluen­cias que en­vuel­ve a los ac­to­res de los tres po­de­res del Es­ta­do ha­ce que las más de las ve­ces no pue­dan o no quie­ran abor­dar de­re­cha­men­te la so­lu­ción de la co­rrup­ción que, por la mis­ma ra­zón, cre­ce co­mo un cán­cer que da­ña ca­da vez más pro­fun­da­men­te el te­ji­do de la vi­da pa­tria. En fin, la ins­ti­tu­cio­na­li­dad no es­ta­ría fun­cio­nan­do co­mo es desea­ble (y la po­bla­ción lo per­ci­be). La pro­xi­mi­dad de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y pre­si­den­cia­les y par­la­men­ta­rias abre cier­ta es­pe­ran­za de que el te­ma en co­men­to sea abor­da­do con se­rie­dad por las di­fe­ren­tes op­cio­nes po­lí­ti­cas, aun­que no ha­ya in­di­cios pa­ra de­ma­sia­do op­ti­mis­mo al res­pec­to. Y, sobre to­do, cons­ti­tu­ye una opor­tu­ni­dad cla­ra pa­ra que la ciu­da­da­nía sal­ga de la apa­tía en que se ha­lla es­ta­cio­na­da pa­ra vo­tar por ca­ras nue­vas y ma­nos lim­pias, que se com­pro­me­tan de­ci­di­da­men­te a lu­char contra la co­rrup­ción. Es de es­pe­rar que así sea. Chi­le lo ne­ce­si­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.