La pa­ra­do­ja del go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra

El fu­tu­ro pró­xi­mo di­rá si su go­bierno fue el pri­mer ca­pí­tu­lo de una nue­va épo­ca de pro­gre­so o el úl­ti­mo de nues­tros años más fe­li­ces.

Pulso - - Opinion - MAU­RI­CIO RO­JAS del Pre­si­den­te.

de nues­tros años más fe­li­ces, aque­llos ini­cia­dos en 1990.

Es­te es el con­tex­to de mi nue­vo li­bro, “La his­to­ria se es­cri­be ha­cia ade­lan­te: tre­ce pro­ta­go­nis­tas de un go­bierno”, que nos acer­ca, a tra­vés de con­ver­sa­cio­nes con el ex man­da­ta­rio y do­ce de sus co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos, a la his­to­ria in­te­rior de su go­bierno. Ello nos per­mi­te en­ten­der mejor las ra­zo­nes de la pa­ra­do­ja re­cién men­cio­na­da.

La con­clu­sión a la que he lle­ga­do al res­pec­to es que los fac­to­res que ex­pli­can los lo­gros del go­bierno de Pi­ñe­ra son los mis­mos que ex­pli­can sus in­su­fi­cien­cias. Se tra­ta, en lo fun­da­men­tal, de dos fac­to­res que es­tán ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­dos: por una par­te, los cri­te­rios que pri­ma­ron en la elec­ción de las per­so­nas que for­ma­ron el nú­cleo del go­bierno y, por otra, la di­ná­mi­ca o se­llo que el pri­mer man­da­ta­rio le im­pu­so a su ges­tión.

Am­bos he­chos son al­ta­men­te no­ve­do­sos. El pri­me­ro apun­ta a que no fue el cuo­teo ni la ads­crip­ción a un de­ter­mi­na­do par­ti­do lo que pri­mó a la ho­ra de ele­gir al equi­po de go­bierno, sino la pro­fe­sio­na­li­dad y los ras­gos de la per­so­na en cues­tión. Se apos­tó por la me­ri­to­cra­cia y no por la par­ti­do­cra­cia. Es­to es muy cla­ro en la de­sig­na­ción de los mi­nis­tros, don­de pre­do­mi­na­ron per­so­nas con una vi­da pro­fe­sio­nal desa­rro­lla­da al mar­gen de la po­lí­ti­ca par­ti­da­ria. Pe­ro es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca fue aun más mar­ca­da en­tre los cien­tos de pro­fe­sio­na­les jó­ve­nes que se in­te­gra­ron a la ta­rea de go­bierno y for­ma­ron su ver­da­de­ro nú­cleo de ges­tión, pro­du­cién­do­se así un efec­to en cas­ca­da don­de los mis­mos cri­te­rios se­gui­dos por el Pre­si­den­te pa­ra efec­tuar sus de­sig­na­cio­nes más des­ta­ca­das fue­ron re­pli­ca­dos en los es­ca­lo­nes si­guien­tes. acor­da­das di­rec­ta­men­te con el Pre­si­den­te. Es­to se plas­mó en las así lla­ma­das “bi­la­te­ra­les”, don­de el Pre­si­den­te, con el apo­yo de sus ase­so­res, se reunía con ca­da uno de sus mi­nis­tros y sus co­la­bo­ra­do­res un par de ve­ces por mes. Se tra­ta, en su­ma, de un Pre­si­den­te muy pre­sen­te y exi­gen­te, cu­yo es­ti­lo de ges­tión se ubi­ca en las an­tí­po­das de man­da­ta­rios co­mo la ac­tual Pre­si­den­ta.

La fuer­za de es­ta com­bi­na­ción de ex­ce­len­cia pro­fe­sio­nal y ges­tión ri­gu­ro­sa es evi­den­te, pe­ro tam­bién lo son sus po­si­bles de­bi­li­da­des, que en es­te ca­so se ex­pre­sa­ron en ese “dé­fi­cit po­lí­ti­co” tan a me­nu­do se­ña­la­do y re­co­no­ci­do sin am­bi­güe­da­des por mu­chos de los pro­ta­go­nis­tas del go­bierno de Se­bas­tián Pi­ne­ra. Es­to que­da más que cla­ro al leer los tes­ti­mo­nios que re­co­jo en mi li­bro, en es­pe­cial de quie­nes asu­mie­ron ta­reas del más al­to ni­vel sin la me­nor ex­pe­rien­cia del ma­ne­jo de “la co­sa po­lí­ti­ca” ni de sus exi­gen­cias co­mu­ni­ca­ti­vas.

Mu­chos de ellos apren­die­ron a cos­ta­la­zos y en me­dio de la gran ma­rea de mo­vi­li­za­cio­nes de 2011 el ar­te de trans­mi­tir vi­sio­nes y emo­cio­nes. Una du­ra ex­pe­rien­cia les en­se­ñó que un buen go­bierno no so­lo de­be ser­lo sino tam­bién pa­re­cer­lo, pe­ro el “dé­fi­cit po­lí­ti­co” nun­ca fue del to­do sub­sa­na­do.

El des­tino de la cen­tro­de­re­cha pa­sa hoy por apren­der de es­ta ex­pe­rien­cia, cons­tru­yen­do so­bre sus for­ta­le­zas y en­fren­tan­do sus de­bi­li­da­des. Tie­ne a su ha­ber un ca­pi­tal no­ta­ble que de­be sa­ber de­fen­der y reivin­di­car: un go­bierno que hi­zo bien su pe­ga. Pe­ro tie­ne tam­bién ta­reas im­por­tan­tes por rea­li­zar: dar­le un ca­rác­ter más so­cial e in­clu­si­vo a su men­sa­je de li­ber­tad y apos­tar por nue­vos ros­tros y es­ti­los de co­mu­ni­ca­ción que re­fle­jen una ma­yor di­ver­si­dad de ori­gen y de ex­pe­rien­cia so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.