Em­pre­sa y so­cie­dad: pa­sar a la ma­du­rez

Pulso - - Opinion - CARLOS ABOGABIR O.

LOS CHI­LE­NOS es­ta­mos har­tos, irri­ta­bles, de­silu­sio­na­dos y desafian­tes, al igual que un jo­ven con sus pa­dres cuan­do en­tra en la ado­les­cen­cia. Co­mo di­ría­mos co­lo­quial­men­te, es­ta­mos trans­for­ma­dos en una so­cie­dad “pú­ber” y li­dian­do con to­do lo que eso sig­ni­fi­ca. Es­ta­mos en un es­pi­ral de des­con­ten­to so­cial, de agre­si­vi­dad y des­tem­plan­za, ha­cien­do oí­dos sor­dos a to­da nor­ma de dis­ci­pli­na o de tra­di­ción. Las re­glas im­pues­tas des­de afue­ra que tan bien aca­ta­mos años atrás, hoy no nos ha­cen sen­ti­do. En de­fi­ni­ti­va, ne­ce­si­ta­mos en­trar en una fa­se de ma­du­rez y vol­ver a con­fiar en aque­llos que al­gu­na vez fue­ron nues­tros re­fe­ren­tes. Al igual que en la eta­pa adul­ta, po­de­mos re­co­no­cer los erro­res de nues­tros pro­ge­ni­to­res, pe­ro tam­bién mi­rar con cier­to apre­cio y res­pe­to aque­llo que nos en­tre­ga­ron. Ne­ce­si­ta­mos mi­rar con pers­pec­ti­va los erro­res del pa­sa­do de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes y cons­truir de ma­ne­ra con­jun­ta una mi­ra­da de fu­tu­ro.

En es­te nue­vo es­ce­na­rio, es ur­gen­te y ne­ce­sa­rio que las em­pre­sas cam­bien la for­ma de re­la­cio­nar­se con sus gru­pos de in­te­rés: in­ver­sio­nis­tas, pro­vee­do­res, clien­tes, tra­ba­ja­do­res y ve­ci­nos. Se de­be po­ten­ciar un círcu­lo vir­tuo­so, don­de se for­ta­lez­can los ob­je­ti­vos del ne­go­cio, agre­gan­do va­lor a ca­da uno de los gru­pos de in­te­rés, lo­gran­do que pa­ra to­dos sea mejor es­tar con la em­pre­sa que sin ella. De es­to se tra­ta la sos­te­ni­bi­li­dad, de ha­cer un buen ne­go­cio, pe­ro pa­ra to­dos y en el lar­go pla­zo. La sos­te­ni­bi­li­dad de­be ser par­te in­te­gral de la es­tra­te­gia de ne­go­cios, que in­vo­lu­cre trans­ver­sal­men­te a to­da la com­pa­ñía. La em­pre­sa no pue­de de­jar de ser un mo­tor de desa­rro­llo so­cial y eco­nó­mi­co, pe­ro pa­ra ello de­be par­tir re­fun­dan­do sus re­la­cio­nes y po­ten­ciar la co­mu­ni­dad so­bre el in­di­vi­dua­lis­mo; la li­ber­tad so­bre la obli­ga­ción; la co­la­bo­ra­ción so­bre la com­pe­ten­cia; la con­fian­za so­bre la sus­pi­ca­cia; la em­pa­tía so­bre la in­di­fe­ren­cia; y el amor so­bre el te­mor. La em­pre­sa de­be hu­ma­ni­zar­se pa­ra trans­for­mar esa có­le­ra ado­les­cen­te en ener­gía ace­le­ra­do­ra del desa­rro­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.