La re­for­ma de la edu­ca­ción su­pe­rior

El pro­yec­to pre­sen­ta­do por el Go­bierno re­co­no­ce, im­plí­ci­ta­men­te, que la gra­tui­dad uni­ver­sal es una en­te­le­quia, a no ser que se suban los im­pues­tos nue­va­men­te.

Pulso - - Opinion -

LA RE­FOR­MA de la edu­ca­ción su­pe­rior pre­sen­ta­da es­ta se­ma­na es “el úl­ti­mo pro­yec­to del ci­clo de re­for­mas edu­ca­ti­vas”, tal co­mo lo ex­pli­có la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let en ca­de­na na­cio­nal el pa­sa­do do­min­go. El dato in­tere­san­te es que, pe­se al tra­ba­jo pre­le­gis­la­ti­vo de ca­si dos me­ses, el Go­bierno nue­va­men­te no cuen­ta con un apo­yo ce­rra­do en una de las lla­ma­das re­for­mas es­truc­tu­ra­les, mien­tras los aná­li­sis del pro­yec­to de ley mues­tran una se­rie de im­per­fec­cio­nes en cuan­to al fon­do (ca­li­dad del sis­te­ma y ac­ce­si­bi­li­dad) y tam­bién en cuan­to al fi­nan­cia­mien­to de la fa­mo­sa gra­tui­dad uni­ver­sal. La ini­cia­ti­va, im­plí­ci­ta­men­te, re­co­no­ce que la gra­tui­dad no so­lo no po­drá ser al­can­za­da en es­te Go­bierno, sino que tam­po­co se lo­gra­rá en el si­guien­te ni el sub­si­guien­te man­da­to. Ob­via­men­te las au­to­ri­da­des tie­nen que de­cir to­do lo con­tra­rio, con frases co­mo que es­te pro­yec­to se en­ca­mi­na a la gra­tui­dad uni­ver­sal, con el fin de cal­mar los re­cha­zos y las pre­sio­nes. No obs­tan­te, los pa­rá­me­tros, los su­pues­tos y los ama­rres no mues­tran otra co­sa que la gra­tui­dad es una en­te­le­quia... A no ser que efec­ti­va­men­te la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción se to­me en se­rio es­to de la gra­tui­dad y de­ter­mi­ne un nue­vo in­cre­men­to en los im­pues­tos. Es así co­mo el pro­yec­to tie­ne una se­rie de ma­te­rias cu­yos al­can­ces aún es­tán por ver­se y po­drían, una vez más, ter­mi­nar per­ju­di­can­do a quie­nes su­pues­ta­men­te se bus­ca be­ne­fi­ciar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.