Em­pre­sas

Pulso - - Empresas&mercados - Una en­tre­vis­ta de SO­FÍA ERRÁ­ZU­RIZ

SALVADOR Said So­ma­vía es un re­co­no­ci­do em­pre­sa­rio chi­leno, di­rec­tor de Par­que Arauco, BBVA Chi­le y Em­bo­te­lla­do­ra An­di­na, en­tre otras com­pa­ñías, en las que par­ti­ci­pa a tra­vés de In­ver­sio­nes Ca­bur­ga, bra­zo de in­ver­sio­nes del gru­po.

En en­tre­vis­ta con PUL­SO se re­fi­rió al acon­te­cer na­cio­nal y có­mo es­te es­tá re­per­cu­tien­do en sus ne­go­cios. En lo eco­nó­mi­co es cau­to: no ve sig­nos de reac­ti­va­ción y cree que las re­for­mas im­pul­sa­das por el go­bierno tam­po­co ayu­dan pa­ra re­ver­tir la si­tua­ción.

Da­da esa reali­dad, ac­tual­men­te el gru­po se es­tá cen­tran­do en ha­cer cre­cer los ne­go­cios que ya tie­nen, con­so­li­dán­do­se en las in­dus­trias don­de par­ti­ci­pan. “Con las ci­fras ac­tua­les a ni­vel país, el cre­ci­mien­to de las com­pa­ñías no ven­drá por el la­do de los ne­go­cios”, ase­gu­ra.

Por otro la­do, si bien es crí­ti­co res­pec­to a la nueva Ley de Eti­que­ta­do, no te­me un efec­to ma­yor en Co­ca-Co­la An­di­na don­de es­tán po­ten­cian­do ha­ce tiem­po los pro­duc­tos sa­lu­da­bles.

¿Có­mo ve la mar­cha del país ac­tual­men­te?

—Al país lo veo sin apro­ve­char su in­men­so po­ten­cial y creo que mu­cho ha te­ni­do que ver con eso la in­cer­ti­dum­bre que se ha ge­ne­ra­do so­bre los efec­tos y alcances de las úl­ti­mas re­for­mas im­pul­sa­das por el Go­bierno. Creo que mien­tras no ha­ya real con­cien­cia de sus con­se­cuen­cias y di­men­sio­nes el país se­gui­rá vien­do afec­ta­dos sus ín­di­ces de in­ver­sión, em­pleo, con­su­mo, etc. Hoy per­ci­bo un te­mor a lo des­co­no­ci­do y lo na­tu­ral es que ese te­mor se tra­duz­ca en inac­ción.

¿Ve sig­nos de reac­ti­va­ción en el país?

—Ha­ce al­gu­nos días co­no­ci­mos el Ima­cec pa­ra ma­yo, que mos­tró un cre­ci­mien­to de un 1,8% con res­pec­to al 2015, ci­fra que si bien es­ta­ba den­tro de lo es­pe­ra­do, no mues­tra se­ña­les efec­ti­vas de reac­ti­va­ción. Creo que en es­te pe­río­do de ín­di­ces dé­bi­les de nues­tra eco­no­mía te­ne­mos que tra­ba­jar, tan­to el Go­bierno co­mo los em­pre­sa­rios, pa­ra apun­ta­lar el cre­ci­mien­to. Se de­ben to­mar me­di­das que cam­bien las ex­pec­ta­ti­vas de la gen­te y lo­gren ni­ve­les de cre­ci­mien­to más acor­des con nues­tro po­ten­cial co­mo país. Las bue­nas po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les son fun­da­men­ta­les pa­ra im­pul­sar el cre­ci­mien­to. Ne­ce­si­ta­mos po­lí­ti­cas que otor­guen in­cen­ti­vos a la in­ver­sión y a la con­tra­ta­ción de per­so­nal y que per­mi­tan que los pri­va­dos sal­ga­mos de es­te le­tar­go en que es­ta­mos, di­si­pan­do así las in­cer­ti­dum­bres que nos han man- te­ni­do cau­te­lo­sos es­tos úl­ti­mos años.

¿Qué otros ne­go­cios es­tá mi­ran­do?

—Por el mi­nu­to, es­ta­mos en­fo­ca­dos en nues­tros ne­go­cios ac­tua­les, tra­ba­jan­do pa­ra ha­cer­los más efi­cien­tes, cen­tran­do nues­tros es­fuer­zos en la pro­duc­ti­vi­dad, ya que he­mos per­ci­bi­do que, con las ci­fras ac­tua­les a ni­vel país, el cre­ci­mien­to de las com­pa­ñías no ven­drá por el la­do de los in­gre­sos. El desafío ac­tual es­tá en nues­tra fi­lo­so­fía de ser em­pre­sas in­no­va­do­ras, em­pren­de­do­ras y efi­cien­tes, que lo­gren ob­te­ner ven­ta­jas dis­mi­nu­yen­do los cos­tos, pe­ro evi­tan­do to­mar la de­ci­sión más do­lo­ro­sa: ge­ne­rar des­em­pleo. Sin per­jui­cio de lo an­te­rior, nun­ca nos he­mos ce­rra­do co­mo gru­po a eva­luar ne­go­cios en otras áreas, pe­ro la preo­cu­pa­ción hoy en día es­tá en se­guir cre­cien­do y con­so­li­dan­do en las in­dus­trias en que par­ti­ci­pa­mos.

¿Có­mo cree que es­tá hoy la ima­gen del em­pre­sa­ria­do a ni­vel ge­ne­ral?

—Creo que hay una cri­sis de con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes a ni­vel país, y den­tro de es­ta cri­sis la ima­gen del em­pre­sa­ria­do se ha vis­to fuer­te­men­te gol­pea­da. Lo an­te­rior es muy preo­cu­pan­te, por­que un país, o más que un país, una so­cie­dad, ne­ce­si­ta te­ner con­fian­za en sus ins­ti­tu­cio­nes pa­ra cre­cer. De­be­mos re­ver­tir lo an­te­rior, de­jar de la­do el pe­si­mis­mo y no ha­cer eco de to­do lo que se se­ña­le, o de­nun­cie, en las re­des so­cia­les o por cau­di­llos que só­lo bus­can “tor­pe­dear” el sis­te­ma. De­be­mos ser res­pon­sa­bles en cui­dar el enor­me pres­ti­gio que Chi­le se ha ga­na­do en los úl­ti­mos años. Co­mo di­je en otra en­tre­vis­ta ha­ce un tiem­po: so­mos un país que en tér­mi­nos de ta­ma­ño es muy me­nor, pe­ro pe­se a eso so­mos res­pe­ta­dos en to­do el mun­do. ¿Por qué? Por­que nues­tras ins­ti­tu­cio­nes fun­cio­nan, por­que res­pe­ta­mos las re­glas y por­que he­mos desa­rro­lla­do co­sas que otros paí­ses han tratado de imi­tar. Me preo­cu­pa de so­bre­ma­ne­ra que se pon­ga en ries­go de for­ma irres­pon­sa­ble ese tre­men­do ca­pi­tal que tie­ne Chi­le.

¿Ve op­cio­nes de in­ver­tir en Ar­gen­ti­na, con la lle­ga­da de Ma­cri?

—No­so­tros es­ta­mos en Ar­gen­ti­na ha­ce mu­chos años con Co­ca Co­la An­di­na, don­de so­mos el pri­mer em­bo­te­lla­dor de ese país. Na­tu­ral­men­te, la lle­ga­da de Ma­cri ge­ne­ra op­ti­mis­mo y eso es muy re­le­van­te pa­ra no­so­tros, ya que nues­tras ope­ra­cio­nes en Ar­gen­ti­na son muy im­por­tan­tes. Es­ta­mos en el lar­go pla­zo en Ar­gen­ti­na y le te­ne­mos mu­cha con­fian­za a ese país.

¿Có­mo ve la ley de Eti­que­ta­do?

—Co­mo con­cep­to no me pa­re­ce mal, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te es me-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.