El es­pe­jis­mo su­rrea­lis­ta del FUT

Pulso - - Opinion - CLAU­DIO BUS­TOS A.

PRO­BA­BLE­MEN­TE, lo que más se re­cuer­da de la ini­cia­ti­va de Re­for­ma Tri­bu­ta­ria, cuan­do es­ta­ba en sus al­bo­res en el oto­ño de 2014, es aque­lla pro­me­sa de que se aca­ba­ría el FUT (Fon­do de Uti­li­da­des Tri­bu­ta­bles), aquel re­gis­tro o sis­te­ma que per­mi­tía a los due­ños de una em­pre­sa di­fe­rir in­de­fi­ni­da­men­te su tri­bu­ta­ción a ni­vel per­so­nal, en tan­to no re­ti­ra­ran las uti­li­da­des del ne­go­cio. Con ello, se pre­ten­día au­men­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la re­cau­da­ción im­po­si­ti­va y con­tri­buir a una ma­yor equi­dad en­tre los con­tri­bu­yen­tes. Aho­ra que la re­for­ma de­jó de ser un pro­yec­to y ha pa­sa­do a ser reali­dad, ca­be pre­gun­tar­se si se ha cum­pli­do el tan an­he­la­do pro­pó­si­to de po­ner fin al FUT, es­to es, evi­tar que los due­ños de em­pre­sa pue­dan di­fe­rir dis­cre­cio­nal­men­te su tri­bu­ta­ción a ni­vel per­so­nal has­ta que re­ti­ren las uti­li­da­des.

Si se mi­ra so­lo el ré­gi­men de ren­ta atri­bui­da, di­cho ob­je­ti­vo se cum­ple ca­bal­men­te, pues la tri­bu­ta­ción so­bre la uti­li­dad de­ven­ga­da se con­so­li­da anual­men­te a ni­vel de la em­pre­sa y sus due­ños, lle­gan­do a un im­pues­to mar­gi­nal to­tal de 35%. Sin em­bar­go, cla­ra­men­te no su­ce­de lo mis­mo con el sis­te­ma par­cial­men­te in­te­gra­do, en el cual la uti­li­dad so­lo que­da afec­ta a tri­bu­ta­ción a ni­vel de la em­pre­sa, en tan­to no sea re­ti­ra­da por los due­ños. ¿Re­mi­nis­cen­cia del FUT? Más que eso. Si se con­si­de­ra que la gran ma­yo­ría de las em­pre­sas es­tá op­tan­do por el ré­gi­men par­cial­men­te in­te­gra­do, la re­for­ma del im­pues­to a la ren­ta, al me­nos en lo in­me­dia­to, se tra­du­ce en un al­za del im­pues­to a las em­pre­sas a un 27%, pe­ro no en ter­mi­nar con el di­fe­ri­mien­to de im­pues­to a ni­vel per­so­nal. Por otra par­te, el ré­gi­men de ren­ta atri­bui­da se­rá, en gran me­di­da, apli­ca­do y/o es­co­gi­do por las py­mes, las cua­les, en mu­chos ca­sos, es­ta­rán le­jos de lle­gar a una tri­bu­ta­ción fi­nal del 35%. Por lo tan­to, quié­ra­lo la au­to­ri­dad o no, se­gui­re­mos ba­jo un sis­te­ma de FUT o, al me­nos, un es­pe­jis­mo del mis­mo (pues­to que los re­gis­tros ten­drán otra de­no­mi­na­ción), pe­ro, sin du­da, un sis­te­ma de di­fe­ri­mien­to de im­pues­to ter­mi­nal. Y qué bueno que así sea, pues cla­ra­men­te, un ré­gi­men de di­fe­ri­mien­to de im­pues­to fo­men­ta la in­ver­sión, el em­pren­di­mien­to y el aho­rro, prin­ci­pa­les mo­to­res de nues­tra eco­no­mía en los úl­ti­mos 30 años.

El au­tor es abo­ga­do Bus­tos & Cía. Abo­ga­dos Tri­bu­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.