Be­llo­lio pre­pa­ra ci­ta con nue­vos mi­li­tan­tes UDI en agos­to don­de lan­za­rá ejes pro­gra­má­ti­cos

El dipu­tado, quien sue­na co­mo car­ta pa­ra su­ce­der al ti­mo­nel Hernán La­rraín, ha re­co­rri­do va­rias re­gio­nes mo­ti­van­do a ex di­ri­gen­tes y jó­ve­nes a tra­ba­jar por un nue­vo pro­yec­to pa­ra el par­ti­do.

Pulso - - Actualidad & Politica - NA­TA­LIA OLI­VA­RES

—Pe­se a que las elec­cio­nes in­ter­nas de la UDI se­rán a me­dia­dos de no­viem­bre y por aho­ra co­rre vir­tual­men­te so­lo, el dipu­tado Jai­me Be­llo­lio se to­ma su as­pi­ra­ción a con­du­cir el par­ti­do de ca­lle Sue­cia en se­rio y ha re­co­rri­do va­rias re­gio­nes de for­ma pa­ra­le­la al pro­ce­so de re­fi­cha­je que lle­va ade­lan­te la co­lec­ti­vi­dad.

La apues­ta del dipu­tado por San Ber­nar­do es a dar el se­llo de una re­no­va­ción me­dian­te el in­gre­so ma­si­vo de nue­vos mi­li­tan­tes y ge­ne­rar, jun­to a ellos, el pro­yec­to pa­ra una nue­va eta­pa. El hi­to cúl­mi­ne de es­ta se­rie de reunio­nes que Be­llo­lio ha te­ni­do con mi­li­tan­tes y miem­bros de las res­pec­ti­vas ju­ven­tu­des de ca­da zo­na –en ciu­da­des co­mo La Se­re­na, Te­mu­co, Val­pa­raí­so y va­rias co­mu­nas de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na– se­rá un en­cuen­tro, en un lu­gar aún por de­fi­nir, la pri­me­ra quin­ce­na de agos­to.

La idea es ge­ne­rar un hi­to en es­te tra­ba­jo me­dian­te la pre­sen­ta­ción de cer­ca de 300 nue­vos mi­li­tan­tes, en­tre ex di­ri­gen­tes re­fi­cha­dos y co­la­bo­ra­do­res que no se ha­bían su­ma­do al par­ti­do, su­ma­do a la ho­ja de ru­ta de lo que es­pe­ra sea una nue­va eta­pa del par­ti­do, de los cua­les ya lle­va­rían a más de la mi­tad. Uno de ellos se­ría el ex pre­si­den­te de la FEUC, Ri­car­do Sande.

“A no­so­tros nos in­tere­sa ha­cer un pro­yec­to po­lí­ti­co de fu­tu­ro. Y por eso, aun­que pa­re­cie­se pa­ra­dó­ji­co, es par­tir in­vo­lu­cran­do a esos cien­tos de jó­ve­nes, di­ri­gen­tes, que por dis­tin­tas ra­zo­nes no ha­bían in­gre­sa­do a la UDI y que son cer­ca­nos a nues­tras con­vic­cio­nes y a nues­tras ideas”, ex­pli­ca el par­la­men­ta­rio a PUL­SO, res­pec­to del tra­ba­jo que ha rea­li­za­do en las úl­ti­mas se­ma­nas.

Al me­nos cua­tro ejes es­pe­ran pre­sen­tar en di­cho en­cuen­tro, así co­mo los in­te­gran­tes de ca­da una de di­chas co­mi­sio­nes. “Quie­nes se su­ma­rán no lo ha­rán con un che­que en blan­co, sino que con un pro­yec­to con­cre­to, un pro­yec­to co­lec­ti­vo de cam­bio”, ex­pli­ca.

Pa­ra el dipu­tado es fun­da­men­tal que una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios del par­ti­do se des­li­gue de un he­cho con­tin-

gen­te, co­mo lo es en la ac­tual redacción la alu­sión al Gol­pe Mi­li­tar (“Ac­ción li­ber­ta­do­ra del 11 de sep­tiem­bre de 1973”, alu­de la ac­tual redacción). Asi­mis­mo, afir­ma que ade­más del tra­ba­jo que es­tá rea­li­zan­do, el do­cu­men­to ge­ne­ra­do tras el con­se­jo ge­ne­ral y doc­tri­na­rio de mar­zo pa­sa­do, “La Nue­va UDI”, se­rá sí o sí un in­su­mo so­bre el cual avan­zar.

“Dig­ni­dad hu­ma­na, pe­ro en to­das las eta­pas de la vi­da”. Esa es la idea ma­triz que Be­llo­lio ha pro­fun­di­za­do su pro­yec­to.

Es­to in­clu­ye co­mo eje la am­plia­ción del con­cep­to de li­ber­tad más allá de la re­la­ción ins­tan­tá­nea que se rea­li­za al par­ti­do con la de­fen­sa al de­re­cho a la vi­da, sino con otras ma­te­rias. Es­to in­clu­ye abor­dar te­má­ti­cas co­mo vi­vien­da,

edu­ca­ción, y sa­lud, en­tre otros de­re­chos, co­mo ba­se de di­cha dig­ni­dad, ade­más de tra­tar te­mas co­mo ciu­dad y me­dioam­bien­te.

En el ám­bi­to eco­nó­mi­co, de­fen­der un sis­te­ma de eco­no­mía li­bre y no un “mo­de­lo” eco­nó­mi­co. Así tam­bién po­der des­per­cu­dir al par­ti­do de la li­ga­zón que ac­tual­men­te tie­ne an­te la ciu­da­da­nía de que es un co­lec­ti­vi­dad li­ga­da al em­pre­sa­ria­do. “Sal­van­do el ca­pi­ta­lis­mo de los ca­pi­ta­lis­tas”, del eco­no­mis­ta ita­liano Lui­gi Zin­ga­les, ser­vi­rá de ba­se pa­ra es­te eje.

Res­pec­to a pro­bi­dad y trans­pa­ren­cia, va­rios es­tán­da­res mí­ni­mos: mi­li­tan­te for­ma­li­za­do, mi­li­tan­te con mi­li­tan­tes sus­pen­di­da. Y si se lle­ga a ge­ne­rar una con­de­na se de­ben es­ta­ble­cer san­cio­nes in­ter­nas. Tam­bién se plan­tea una ren­di­ción de cuen­tas por par­te de sus au­to­ri­da­des y un com­pro­mi­so de és­tas de alla­nar­se a un lí­mi­te a la re­elec­ción en car­gos de elec­ción po­pu­lar.

Un úl­ti­mo eje apun­ta a desa­rro­llar la di­ver­si­dad so­cie­dad ci­vil y des­cen­tra­li­za­ción co­mo apor­te a la cons­truc­ción del bien pú­bli­co.

Si bien has­ta aho­ra el dipu­tado es el úni­co que ha ex­pli­ci­ta­do su dis­po­si­ción a to­mar el man­da­to UDI, lo cier­to es que en el par­ti­do se asu­me que tras las mu­ni­ci­pa­les se pue­de sin­ce­rar la com­pe­ten­cia. La se­na­do­ra por el Bio­bío, Jac­que­li­ne Van Rys­sel­berg­he, ha re­co­rri­do lo­ca­li­da­des en las re­gio­nes de O’Hig­gins y el Mau­le.

“Que­re­mos ha­cer­nos car­go del pro­yec­to de “La Nue­va UDI” que no que­re­mos que se que­de só­lo en el pa­pel”. JAI­ME BE­LLO­LIO Dipu­tado UDI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.